La Hiroshima pierde su sala y Barcelona intentará que continúe

Al sector teatral barcelonés se le acumulan las complicaciones. Si la covid-19 ha obligado a meses de cierre y, tras la reapertura, a aforos reducidos, además va a llevar a que una de sus salas más nuevas y de mayor proyección internacional, la Sala Hiroshima, tenga que bajar la persiana a finales del 2021. La propiedad de la sala del Poble Sec, que cobraba un alquiler reducido a este espacio dedicado a la creación escénica contemporánea más innovadora, ha decidido ante la actual situación recuperar el local para su venta. Y el responsable de la Hiroshima, Gastón Core, había decidido ya bajar directamente la persiana del teatro este diciembre cuando el Ayuntamiento de Barcelona ha contactado con él.

Una imagen del exterior de la Sala Hiroshima
Una imagen del exterior de la Sala Hiroshima (Sala Hiroshima)

“Hemos recibido la llamada del equipo de Cultura de Barcelona preocupados por la situación de la sala y buscando un futuro para el proyecto, estamos en sus manos para ver cómo puede ser viable”, señala Core, lo que ha motivado que decida aguantar en el actual espacio hasta diciembre del 2021. Mientras se dan “un año de conversaciones para imaginar e investigar, ver de qué maneras podemos continuar, y para que el Ayuntamiento y las administraciones nos apoyen de manera más definitiva. Porque afrontar financieramente el 2021 sin apoyo real de las administraciones es un suicidio”, afirma el director.

La sala que tiene un 50% de programación internacional y la pandemia le ha ido desmontando el programa de este año

Será sin duda un año complicado para una sala que tiene un 50% de programación internacional y a la que la pandemia le ha ido desmontando totalmente el programa. “La apertura de temporada era con una compañía portuguesa cuya líder embarazada no quiso venir a España en estas circunstancias”, explica, y el último que ha anulado ha sido el belga Louis Vanhaverbeke, que actuaba este fin de semana con Mikado Remix, un montaje que explora los límites de la normalidad.

Los protagonistas de 'The national body', que se verá en noviembre en la Hiroshima
Los protagonistas de ‘The national body’, que se verá en noviembre en la Hiroshima (Sala Hiroshima)

“El proyecto ha de repensarse constantemente”, señala Core, que aún así presentó ayer las dos coproducciones locales que si la pandemia no lo impide podrán verse este noviembre: The national body, de Pau Masaló, y Calle sombra , de David Espinosa.

Una imagen de 'Calle Sombra', de David Espinosa, que se verá en noviembre en la Hiroshima
Una imagen de ‘Calle Sombra’, de David Espinosa, que se verá en noviembre en la Hiroshima (Sala Hiroshima)

Core señala que en los seis años de vida del proyecto han logrado gran proyección internacional y ser sede de festivales como el Grec, pero que el apoyo de las administraciones ha sido “tímido y muchas veces incierto, alguna vez sabíamos lo que nos iban a dar para la temporada justo cuando acababa, y eso hace difícil trabajar y proyectar”. Por eso aspira a lograr subvenciones plurianuales para saber con qué dinero cuenta antes de empezar y lograr un nuevo espacio con un anexo para acoger artistas residentes y producciones propias que permita hacer crecer el proyecto de Hiroshima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *