La lectura alcanzó su máximo histórico durante el confinamiento en España

Madrid Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

El confinamiento tuvo, al menos, algún efecto positivo en nuestras vidas. El índice de lectura en España creció a lo largo de todo el año pasado, pero lo hizo especialmente durante los meses de encierro a los que nos condujo la pandemia. Es una de las principales, y más positivas, conclusiones del ‘Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2020’, presentado por el Ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, y Patrici Tixis, presidente en funciones de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE). El informe pone además en evidencia, con datos, algo que ya intuíamos, y es cómo la lectura ha ayudado a la sociedad a sobrellevar un año complicado, lo que, a juicio del gremio de editores, refleja «claramente que el libro es un bien considerado de primera necesidad para muchas personas».

Según las cifras del estudio, en 2020, el 68,8% de los españoles leyó libros: un 64% lo hizo por ocio (este porcentaje acumula una subida de 7 puntos en los últimos diez años) y el 23,1%, por trabajo o estudios (porcentaje que, por contra, cae con respecto a 2019 un 27,5%). Aunque el informe refleja, igualmente, que el 36% de la población española nunca, o casi nunca, lee libros.

Lectores frecuentes

Muy significativo fue el aumento de los lectores frecuentes (a diario o, al menos, una vez por semana), que el año pasado pasó del 50% al 52,7%. Pero, sin duda, uno de los mejores datos del estudio es el máximo histórico de frecuencia lectora (57% de la población) que dejó el confinamiento en España, incremento que se mantuvo al empezar la desescalada, siendo los menores de 35 años quienes lo capitalizaron. Por comunidades autónomas, el aumento en el número de lectores por ocio fue generalizado, siendo Cataluña y Andalucía las que registraron un mayor incremento (2,3 puntos).

Antes del confinamiento, los españoles dedicábamos 6 horas y 55 minutos a la lectura de media semanal, tiempo que durante la pandemia se ha elevado hasta las 7 horas y 25 minutos (durante el confinamiento, fueron 8 horas y 25 minutos semanales). En ese sentido, la lectura tuvo un efecto positivo a la hora de sobrellevar el confinamiento: el 81% de los entrevistados en el ‘Barómetro’ reconocieron que los libros les ayudaron a lidiar con la situación.

Formato digital y edad

Con respecto a la lectura en formato digital, esta sigue creciendo: el 30,3% de los españoles lee en e-book, y lo hace al menos una vez al trimestre. Sin embargo, la piratería sigue lastrando a la industria editorial española, ya que el 70% de los españoles que lee en ese formato reconoce que no paga por esos libros (sólo el 39,8% accede a los libros electrónicos legalmente).

En cuanto a la edad, el tramo con mayor población lectora se sitúa entre los 14 y los 24 años (73,8%). A partir de los 25 años caen los índices de lectura (64,2%), que se recuperan hacia los 35 años, para volver a caer significativamente entre los mayores de 65 años (49,2% de la población). La lectura en niños es generalizada, pero preocupa la caída (10%) en los hogares en los que se lee a los menores de 6 años. Y las mujeres siguen siendo, en todos los grupos de edad, quienes más tiempo dedican a la lectura en su tiempo libre.

Las librerías, sin duda uno de los eslabones de la cadena del libro que más ha sufrido como consecuencia de la crisis económica derivada de la pandemia, siguen siendo los lugares preferidos por los españoles para acceder a los libros. En este sentido, la librería tradicional se mantiene como el principal canal de compra de libros: un 71,1% de los españoles las eligieron para la adquisición de algún ejemplar, mientras que el 38,4% se decantó por internet (incluidas las plataformas de las librerías). Descienden, sin embargo, debido al confinamiento y a las restricciones de movilidad, las visitas a las bibliotecas un 23,2%.

Ventas

Por último, y a pesar de que el gremio de editores nunca hace públicas las cifras de ventas de libros en España (tampoco las editoriales, que manejan datos internos que raramente salen a la luz, proporcionados por consultoras), el ‘Barómetro’ refleja que el 51,7% de los españoles compró libros el año pasado, lo que supone un incremento del 1,3% con respecto a 2019. Preguntado al respecto, Patrici Tixis, presidente en funciones del gremio, reconoció que en 2020 «la actividad exportadora de las editoriales ha sufrido muchísimo, y ahí hay caídas alrededor del 40% de la facturación», pero aseguró que el sector ha conseguido «pasar este periodo, lo que llevamos de pandemia, con éxito». Y es que los editores se temían que 2020 sería su particular ‘annus horribilis’.

Como cierre de la presentación del informe, el ministro de Cultura anunció que la escritora Elvira Lindo será la próxima presidenta del Patronato de la Biblioteca Nacional de España (BNE), en sustitución de Soledad Puértolas. Rodríguez Uribes aprovechó para manifestar el compromiso de su Ministerio con el fomento de la lectura, y adelantó que antes del verano presentarán un nuevo plan, que deberá ir parejo a una «necesaria reforma orgánica del Observatorio de la Lectura». «El valor curativo del libro es indiscutible, leer nos hace libres, y la libertad nos hace verdaderos, dignos. El reto es cómo mantener a los nuevos lectores que se han interesado por la lectura durante el confinamiento. La lectura es un dercho de los ciudadanos y, por tanto, la obligación de los poderes públicos es fomentarla», remató el titular de Cultura.

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/libros/abci-lectura-alcanzo-maximo-historico-durante-confinamiento-espana-202102261444_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/libros/abci-lectura-alcanzo-maximo-historico-durante-confinamiento-espana-202102261444_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *