La mirada actual de Lluís Homar toma la Compañía Nacional de Teatro Clásico

0

No sólo Lope de Vega y Calderón de la Barca, sino también Molière, Shakespeare e incluso Séneca. Muchas directoras. Y una amplia colaboración de Xavier Albertí, el director saliente del Teatre Nacional de Catalunya. La primera temporada de Lluís Homar al frente de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) ha presentado sus señas de identidad. Y apagada ya la agria polémica que siguió a su nombramiento cuando declaró que no era un erudito del teatro del Siglo de Oro español pero que llegaba con voluntad de aprender –“siempre quieres sentir que todos te quieren y esperan y no siempre es así”, sonríe–, Homar, que acaba de recibir el Max al mejor actor del año por La neta del senyor Linh, ha hecho pública una temporada en la que busca alejarse de “la idea museística de que el teatro del Siglo de Oro es material del pasado” y acercarse con una mirada actual.

“Se trata de mirar desde el presente, de ver que estos grandes autores son presente, de un diálogo continuo entre lo clásico y lo contemporáneo”, señala Homar

“Se trata de mirar desde el presente, de ver que estos grandes autores son presente, de un diálogo continuo entre lo clásico y lo contemporáneo”, insiste. Un objetivo que, dice el actor y director, ha trasladado a la reforma del vestíbulo del Teatro de la Comedia de Madrid, sede de la institución, y a la imagen gráfica de la compañía. Y a los autores de las obras de este año, donde, explica, se conjugan clásicos como Calderón, Lope y Ana Caro con contemporáneos como Alberto Conejero, Lluïsa Cunillé y el uruguayo Sergio Blanco. Además de una incursión en los clásicos grecolatinos de los que, señala, bebe el Siglo de Oro: Las troyanas de Séneca, una obra sobre los vencidos que dirigirá una gran actriz forjada en la CNTC, Adriana Ozores.

Lluís Homar y Adriana Ozores en el montaje Alma y palabra. San Juan de la Cruz, que han protagonizado juntos
Lluís Homar y Adriana Ozores en el montaje Alma y palabra. San Juan de la Cruz, que han protagonizado juntos (Sergio Parra)

“Todo viene de ahí, de los clásicos grecolatinos, son una fuente común a Calderón, Lope, Tirso, Shakespeare, Molière, Marivaux, Racine, Corneille… creo que es importante ir a las raíces, no hacer como si no un existiera un antes, y eso sin quitar valor a la tradición medieval y renacentista”, apunta. Y sin quitar valor, añade, a la obra en sí misma: “Las troyanas habla de vencedores y vencidos y de qué supone esta realidad tan horrorosa que vivimos. Como en África, donde se supone que han perdido. O en los campos de refugiados. Es un autor increíble al descubrir al ser humano y sus impulsos primarios y retrata la situación desde los más desfavorecidos, niños, mujeres, cómo afrontan la irracionalidad del poder masculino”. Y, añade, será la primera dirección de Ozores en “su casa” y con la ex ministra y cineasta Ángeles González-Sinde encargándose de la dramaturgia.

El enfermo imaginario, dirigida por Josep Maria Flotats
El enfermo imaginario, dirigida por Josep Maria Flotats (marcosgpunto)

Más allá de Séneca, en la temporada convivirán montajes programados por la anterior directora de la compañía, Helena Pimenta, que saltaron por el confinamiento, como El enfermo imaginario de Molière dirigido por Josep Maria Flotats, El vergonzoso en palacio , de Tirso de Molina y dirigido por Natalia Menéndez, o el Sueño de una noche de verano de Shakespeare dirigido por Bárbara Lluch, con las propuestas elegidas por Homar. Como la tragedia de amor adolescente Castelvines y Monteses de Lope de Vega que dirigirá el siempre enérgico Sergio Peris-Mencheta.

Xavier Albertí dirigirá ‘El príncipe constante’ de Calderón con Homar como protagonista y además será el dramaturgo de la obra que dirige el propio Homar

Y en la misma sala principal de la Comedia en la que ya triunfó con su innovadora mirada al auto sacramental El gran mercado del mundo , Xavier Albertí volverá a enfrentarse a Calderón de la Barca con El príncipe constante , una pieza protagonizada por Lluís Homar sobre la libertad, el amor y lo trascendente de la que Goethe dijo que si desapareciera la poesía en el mundo se podría reconstruir a partir de ella. Una obra sobre cuyos temas Alberto Conejero estrenará otro texto muy personal, Esta primavera fugitiva.

Pero además Albertí, aún director del Teatre Nacional de Catalunya, también creará la dramaturgia y los arreglos musicales de la pieza que dirigirá este año el propio Homar, La comedia de las maravillas . En ella Lluïsa Cunillé –autora muy ligada a Albertí– coserá unos divertidos sainetes del XVIII del gran Ramón de la Cruz que muestran las compañías de teatro por dentro

Una imagen de El gran mercado del mundo, de Calderón, dirigida por Xavier Albertí
Una imagen de El gran mercado del mundo, de Calderón, dirigida por Xavier Albertí (May Zircus/TNC)

Y además, la CNTC adoptará una de las políticas de Albertí en el Teatre Nacional: los espectadores podrán adquirir a tres euros los textos de las obras con prólogos de creadores actuales. Homar explica que están acabando de perfilar el estatus concreto que tendrá Albertí en la CNTC tras su “enorme labor en el Nacional”. “Hemos hecho un largo recorrido juntos pero si está aquí es por méritos propios, como demostró el éxito de El gran mercado del mundo que mostraba que se podía hacer un auto sacramental de la manera contemporánea en que lo hizo y aún así desde el respeto”, señala Homar.

Sara Beer en Richard III redux or Sara Beer [is/not] Richard III
Sara Beer en Richard III redux or Sara Beer [is/not] Richard III (panocticphotography)

Por el Teatre Nacional de Catalunya pasó además en diciembre una de las propuestas internacionales que Homar propone esta temporada: Richard III redux or Sara Beer [is/not] Richard III, una pieza en la que la actriz Sara Beer, que padece escoliosis, revisa con humor las interpretaciones de grandes actores sobre el Ricardo III que Shakespeare dibujó con esa malformación pese a que investigaciones recientes han descubierto que no la tenía. La otra propuesta internacional será el teatro autobiográfico del uruguayo Sergio Blanco con Divina invención, donde el creador repasa el amor a través de la historia de la pintura.

“No me presenté a este puesto por carrera personal sino por lo que he intentado siempre, acercar al público un teatro de arte”

Homar recuerda que se presentó a dirigir la Compañía Nacional de Teatro Clásico “no por carrera personal sino por hacer lo que he intentado siempre, acercar al público un teatro de arte, como decía el maestro Strehler”. “Me presenté con un espíritu de servicio y eso me dio tranquilidad frente a la polémica inicial. No soy de piedra, me podía afectar, pero tenía tranquilidad de fondo”, remata.

Lluís Homar en su nombramiento con la directora del Inaem, Amaya de Miguel, y la anterior directora de la CNTC Helena Pimenta
Lluís Homar en su nombramiento con la directora del Inaem, Amaya de Miguel, y la anterior directora de la CNTC Helena Pimenta (Eduardo Candel Reviejo)

Menos tranquilidad, reconoce, le ha traído la pandemia. “A mediados de marzo tuvimos que parar máquinas y cambiarlo si no todo, muchísimo. Nos inventamos una programación online. E hicimos un festival de Almagro que no era el que teníamos previsto. Pero estamos orgullosos de las cosas que han aparecido, como En otro reino extraño, de David Boceta, con la joven compañía del teatro. de David Boceta. No hubiéramos imaginado esta travesía, pero nos ha consolidado como equipo. Eso sí, ahora tendremos que convivir con la incertidumbre, como suspender 15 días los ensayos si aparece un positivo”.

Pero a la vez, concluye, “tenemos la convicción de que somos más necesarios que nunca, que debemos abrir estos espacios de luz, de reflexión, de vida, y que tenemos un patrimonio que nos ayuda y se reinventa en función de las situaciones que nos tocan vivir”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *