La nueva vida del viejo Conde Duque: un centro de cultura contemporánea como espacio de encuentro

El Ayuntamiento de Madrid convierte el antiguo Cuartel del Conde Duque en su centro cultural de referencia con una apuesta por la creatividad contemporánea y…

El antiguo cuartel del Conde Duque, que durante la última década ha sido el hermano pequeño de otros espacios culturales del Ayuntamiento de Madrid como Matadero y Centro Centro, quiere ser el nuevo kilómetro 0 de la cultura contemporánea de la capital y abrir así un nuevo capítulo en la larga historia de unos muros construidos hace más de 300 años y que también albergan el Archivo de la Villa y la Hemeroteca Municipal.

«Queríamos que el proyecto tuviese una identidad propia. Eso ayuda a comunicar de una forma clara al usuario quiénes somos y qué pueden encontrar», explica Natalia Álvarez Simó, su directora. «De ahí nace la nueva denominación de Centro de Cultura Contemporánea Condeduque». Con el equipo al completo trabajando desde casa, la puesta a punto ha estado marcada por la incertidumbre, pero también por el entusiasmo.

«Queríamos que el proyecto tuviese una identidad propia. Eso ayuda a comunicar de una forma clara al usuario quiénes somos y qué pueden encontrar», explica Natalia Álvarez Simó, su directora. «De ahí nace la denominación de Centro de Cultura Contemporánea Condeduque». Con el equipo al completo trabajando desde casa, la puesta a punto ha estado marcada por la incertidumbre, pero también por el entusiasmo.

Bajo su batuta, en la agenda convivirán las artes escénicas, la palabra, la música, el cine y el arte con la mediación y el pensamiento, pero siempre hilvanados a través de unas líneas temáticas que cada temporada darán coherencia y sentido a toda la apuesta. Esta variedad en su oferta es la que anima a Álvarez Simó a trazar ciertos paralelismos con el centro multidisciplinar Centquatre, en París, o el Barbican, en Londres. «Esta es una programación de urgencias, en el sentido de cuidar al sector y al espectador», prosigue. «Tenemos que dar la mano a ambos y mantener la vocación pública de lugar de encuentro y de ser los responsables de crear las bisagras entre artistas y ciudadanos. La cultura se ha convertido en alimento durante el confinamiento. De repente, cuando no quedaba nada, estaba la necesidad de tenerla como sustento».

Algo parecido opina la delegada de Cultura de Madrid, Andrea Levy. A su juicio, pocos espacios conjugan mejor que Conde Duque la historia patrimonial de la capital con el mensaje transgresor que quieren lanzar. «Esta es la apuesta más arriesgada que asumo como responsable de Cultura en esta legislatura», asegura. «Queremos ofrecer un arte transversal en un barrio tan sugerente como es Malasaña y en un espacio tan singular como es el Conde Duque. Madrid tiene todos los elementos para ser cuna de la cultura contemporánea más ecléctica. Tiene todo para que seamos transgresores, pero sin caer en el esnobismo».

La osadía del proyecto contrasta con lo insólito del momento. En un instante en el que el tejido cultural sigue luchando por recomponerse, muchas son las miradas que se posan sobre el incierto futuro de teatros, cines o salas de conciertos. «Tenemos que hacer mucha pedagogía para hacer ver que la cultura es segura. No hay que estigmatizarla. La cultura no contagia. Es una parte sanadora en esta recuperación. Poco a poco, hay que ir perdiendo el miedo», añade Levy. «España es uno de los países con mayor patrimonio cultural, pero sacamos poco pecho de ello. Hay una tendencia a pensar que la cultura es sólo una alfombra roja, y eso no es cierto. Detrás de ella hay 700.000 personas. Por eso la reivindico como una cuestión de Estado, porque nos da esa identidad común, interpretándola cada uno a su manera».

Es en este punto en el que su discurso vuelve a confluir con el de la directora del Centro de Cultura Contemporánea Condeduque que, a modo de aperitivo, ya ha confirmado apariciones como la de Dora Postigo en el plano musical o la compañía La Veronal, dentro de las artes escénicas. «Lo primero que hicimos fue trazar unas líneas generales, donde muchas de las cuestiones que aparecen se han generado durante el confinamiento. Queremos poder trabajar esos temas a lo largo de toda la programación, independientemente de la disciplina que sea, construyendo una programación poliédrica. Los temas marcan las líneas, y cada disciplina aporta una disciplina distinta».

Además, junto al fortalecimiento institucional, el desarrollo de públicos y la accesibilidad son las otras dos grandes intenciones que laten bajo este proyecto. De ahí la importancia que cobran aquí las actividades de mediación. Junto a varias coproducciones, dentro que las iniciativas que buscan brindar apoyo a los artistas, destacan especialmente las residencias, a través de las cuales el centro les invita a ser parte del equipo, favoreciendo así que sus proyectos «sean la energía que active las nuevas dinámicas» y, al mismo tiempo, «animando a habitarlo desde una multitud de poéticas y lenguajes artísticos». En esta ocasión, la «apabullante» respuesta se ha redondeado en casi 300 solicitudes presentadas para seis plazas.

Otro de los apartados a reseñar es la Escuela de Invierno, dirigida a quienes estén desarrollándose en el ámbito de la creación artística en cualquiera de sus disciplinas, y que contará con invitados como Carla Simón, Pablo Gisbert (El Conde de Torrefiel), Bárbara Lennie, Pucho (Vetusta Morla), Jonás Trueba, Juan Domínguez y María Salgado. «Era necesario que planteáramos un centro donde poder reflexionar sobre todo lo que estamos viviendo», concluye Álvarez Simó.»Tenemos ya los hilos. Ahora queda coserlos y entretejerlos entre todos».

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

CulturaLas recomendaciones de Toni Cantó: Pink Floyd, Shakespeare, Perry Mason y 'Érase una vez en América'
CulturaAntonio Banderas prepara un nuevo musical de Broadway, que estrenará el año próximo
DOCUMENTALAfro-insta-Beyoncé, la película más fotogénica del mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *