La pirámide maya que nació del volcán Ilopango

Madrid Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

La erupción del volcán Cumbre Vieja en La Palma, con las coladas de lava avanzando sin freno hacia el mar y la nube de azufre que se eleva sobre la isla permiten imaginar la conmoción que se vivió en lo que hoy es El Salvador hace unos 1.500 años, cuando el Ilopango devastó la región. Conocido como la erupción Tierra Blanca Joven (TBJ), fue el mayor evento volcánico en Centroamérica en los últimos 10.000 años. El volcán arrojó tanta ceniza a la atmósfera que volvió oscuro el cielo de la civilización maya y las temperaturas se enfriaron.

El poder destructivo de la erupción fue tan grande que los científicos creían que la región fue inhabitable durante siglos, pero un análisis reciente realizado a la pirámide maya conocida como La Campana, en el parque arqueológico de San Andrés, ha revelado que sus constructores la levantaron con roca expulsada del volcán. El arqueólogo Akira Ichikawa, asociado postdoctoral en el Departamento de Antropología de la Universidad de Colorado Boulder (UCB), ha descubierto que los mayas regresaron a la región mucho antes de lo que se pensaba, construyendo el monumento apenas unas décadas después de la erupción.

El estudio de la pirámide, situada a unos 40 kilómetros del volcán, en el valle de Zapotitán, reveló que los constructores mayas mezclaron bloques de piedra cortada con otros tallados en tefra, material volcánico expulsado durante una erupción. Según señaló Ichikawa y recoge Live Science, ésta es la primera evidencia de que la eyección volcánica se utilizó en la construcción de una pirámide maya y podría reflejar el significado espiritual de los volcanes en la cultura maya.

Los académicos han debatido durante décadas sobre la fecha de la erupción del Ilopango. Algunos defienden que ocurrió entre el 270 y el 400 d.C. Según un estudio realizado por el CSIC, el estallido ocurrió en el año 431 d.C., y fue, en términos de volumen de flujos piroclásticos, 10 veces superior al del Vesubio que arrasó Pompeya. Ichikawa señala, sin embargo, en el nuevo estudio publicado en la revista ‘ Antiquity‘ que la datación por radiocarbono reciente en troncos de árboles de El Salvador indica que el 539 d.C. es una estimación más precisa.

La pirámide de Campana descansa sobre una plataforma que mide casi 7 metros de altura, 85 m de largo y 55 m de ancho, y la pirámide en sí tiene unos 13 m de altura, 25 m de largo y 40 de ancho. La plataforma también incluye cuatro terrazas y una amplia escalera central. Según los datos de la excavación, fue el primer edificio público monumental en San Andrés, es decir, se construyó después de la erupción del TBJ, que enterró gran parte del valle bajo casi medio metro de ceniza.

Con muestras de carbono tomadas de diferentes materiales de construcción en la pirámide, Ichikawa calculó la edad de la estructura. Su estudio sugiere que los mayas regresaron a este lugar y comenzaron a construir la Campana entre 5 y 30 años después de la erupción del Ilopango, o a los 80 años a más tardar, es decir, a finales del siglo VI o principios del VII d.C.

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/abci-piramide-maya-nacio-volcan-ilopango-202109230142_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/abci-piramide-maya-nacio-volcan-ilopango-202109230142_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *