La Policía saca del muelle de Arguineguín a unos 200 inmigrantes sin que tuviesen garantizada una plaza de acogida

Un grupo de inmigrantes, sentados frente a la Delegación del Gobierno en Las Palmas de Gran Canaria en la noche del 17 de noviembre.

La llegada de pateras a las islas Canarias continúa en aumento. El rescate, a última hora de este domingo, de 28 migrantes, la mayoría magrebíes, a nueve millas al sur de Gran Canaria es el último episodio de una situación que se viene agravando desde antes del verano. De entre las personas rescatadas en esta última barquilla, solo una precisó atención sanitaria y fue trasladada a un centro hospitalario, según ha informado el 112. El rescate, llevado a cabo por Salvamento Marítimo, eleva a 1.347 el número de migrantes que han alcanzado las costas del archipiélago durante el pasado fin de semana, y que han vuelto a colapsar el puerto de Arguineguín, al suroeste de Gran Canaria. Según ha adelantado la Cadena SER, varios técnicos del Defensor del Pueblo han visitado este lunes el polémico campamento para recopilar testimonios sobre las condiciones humanitarias y jurídicas en las que se encuentran estas personas.

En el muelle duermen más de 2.000 migrantes y hace meses que distintas organizaciones humanitarias denuncian sus penosas condiciones en el lugar. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que visitó la semana pasada las islas acompañado de la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, volvió a insistir este lunes en Espejo Público que se va a distribuir a los migrantes hasta en cinco áreas militares. El titular de Interior aseguró además que los migrantes “no pasan más de 72 horas” en el puerto de Arguineguín, una afirmación que ha sido desmentida tanto por el juez de control del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Barranco Seco, Arcadio Díaz Tejera, que aseguró el pasado 12 de noviembre que allí había personas que llevaban más de 24 días, como por Judith Sunderland, representante de la ONG Human Rights Watch (HRW), que denunció el pasado 11 de noviembre que las condiciones del campamento del muelle de Arguineguín “no respetaban” la dignidad de los migrantes, y citó, en concreto, a dos mujeres de Malí que le mostraron pruebas de que llevaban en el muelle más de dos semanas, durmiendo sobre el suelo y con la única protección de una carpa.

Coalición Canaria ha pedido este lunes la dimisión del ministro por considerar que “es una falsedad” que los migrantes no pasen más de 72 horas en el puerto de Arguineguín, como ha afirmado el titular de Interior en la entrevista en Antena 3.

La preocupación del Gobierno por la situación generada en las islas ha ido en aumento y el pasado viernes la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, anunció una serie de “medidas extraordinarias”. Entre ellas, destaca la apuesta por un mayor control policial en cooperación con los países de origen y tránsito, la promoción de retornos forzosos y una ampliación de las plazas de acogida con la instalación de carpas temporales en esos complejos militares. En el antiguo polvorín de Barranco Seco, con capacidad para 800 personas, Interior realizará la reseña policial y la custodia de los recién llegados durante las primeras 72 horas que ahora se hace en Arguineguín.

Grande-Marlaska tiene previsto visitar Marruecos el próximo 20 de noviembre para tratar la cuestión migratoria con su homólogo Abdelouafi Laftit. Además siete agentes de Frontex, la agencia europea para el control de fronteras, prestarán apoyo a los efectivos policiales en Canarias. El Gobierno además mantiene conversaciones con la agencia para poner en marcha una operación conjunta de vigilancia en Senegal.

En lo que va de año han desembarcado en el archipiélago más de 17.000 migrantes, una cifra más de 10 veces superior a la registrada en todo 2019. El último mes ha sido especialmente dramático. El pasado 15 de octubre la cifra de inmigrantes llegados a las islas era de algo más de 8.000. Pero esa cifra se ha duplicado en solo un mes.

Visita de la ONU

Las responsables en España de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) han iniciado este lunes una visita conjunta a Canarias con el objetivo de recabar información y evaluar el contexto para identificar y desarrollar áreas de colaboración y apoyo institucional. La representante de ACNUR, Sophie Muller, y la jefa de Misión de la OIM, María Jesús Herrera, mantendrán hasta este miércoles varios encuentros con autoridades públicas y con otras instituciones y organizaciones de la sociedad civil canaria.

Ambas agencias de la ONU pondrán el foco en el ámbito de la recepción, la identificación de los perfiles y las necesidades de los recién llegados, así como en localizar a personas con necesidades de protección internacional. Se ocuparán también de todos los aspectos vinculados a la lucha contra la trata de seres humanos y aquellos relacionados con los derechos humanos y libertades fundamentales de los migrantes, con independencia de su situación administrativa en España. La OIM ha anunciado su intención de llevar a dos responsables delegados a Canarias y a Almería respectivamente, dos puntos calientes de la inmigración irregular en España.

En el comunicado emitido este lunes, ambas organizaciones se han mostrado convencidas de que este “rápido incremento” de llegadas a Canarias se puede “gestionar a través de políticas solidarias y con un enfoque de derechos humanos”. En su opinión, resulta “esencial dar una respuesta adecuada a las necesidades actuales, contando con voluntad política y una respuesta coordinada entre las entidades y las distintas administraciones competentes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *