La revolución de las consolas

Madrid Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

PlayStation 5 y Xbox Series X están a la vuelta de la esquina. Y, con su próxima llegada a los estantes de las tiendas, toca decir adiós a una generación de consolas -la octava, para ser precisos- que ha permitido que el videojuego se asiente, de forma definitiva y evidente, como un fenómeno de masas. Especialmente en España, donde se ha revelado como la industria cultural del futuro gracias a unos ingresos anuales muy por encima de los que tienen el cine o la música grabada. Y cada año supera récords.

José María Moreno, director general de Asociación Española del Videojuego (AEVI), explica a ABC que los números, fríos y exactos, demuestran el enorme filón que representa este tipo de entretenimiento para la (maltrecha) economía del país y nuestra cultura: «Esta generación ha servido para conseguir que el videojuego se convierta en la forma de entretenimiento más implementada a nivel mundial. Se ha conseguido llegar a mucha más gente y, sobre todo, a usuarios de distintos perfiles; desde jóvenes hasta adultos».

Un nuevo episodio

Con las nuevas consolas se dan más pasos en el camino de la hiperrealidad y de la elaboración de obras especialmente inmersivas; con cualidades artísticas e, inclusive, educativas. Microsoft, con su Xbox Series X, y la versión S que solo es compatible con títulos en formato digital, será la encargada de abrir el melón el martes 10 de noviembre. Una semana después, el día 19, le tocará el turno a la PlayStation 5 de Sony en España, mercado donde es líder de ventas.

A nivel técnico, las dos máquinas son capaces de mover videojuegos en calidad 4K (cuatro veces mayor que el tradicional Full HD) y pueden escalar hasta el próximo estándar de imagen que persigue la industria, el 8K, diseñado para televisores de gran tamaño. También destacan por su elevada potencia. Están basadas en la arquitectura AMD pero con componentes electrónicos personalizados para la ocasión. Además, se ha cortado por lo sano: dejan atrás los tradicionales discos duros, de comportamiento ruidoso y lento, para dar el salto a las unidades de estado sólido, conocidas en el argot informático como SSD, que suponen más rapidez. El resultado es que los tiempos de carga de los videojuegos es ya cosa del pasado gracias a su enorme la velocidad de escritura. En cuestión de dos segundos, los usuarios pueden iniciar sus partidas. También se han mejorado algunos aspectos de los controladores con nuevos motores de vibración con el objetivo de mejorar la inmersión.

Asalto al mercado

Sony y Microsoft asaltarán el mercado después de siete años en los que la empresa japonesa ha conseguido colocar el doble de sistemas PS4 en los salones de todo el mundo que su rival estadounidense. En buena medida, gracias a un catálogo de exclusivos mucho más variado, en el que figuran títulos como «God of War», «The Last of Us 2» o «Uncharted 4». Esa política de apostar por obras que lleven en la carátula la tajante frase «Solo en PlayStation» permanecerá inalterable en PS5; al menos durante sus primeros meses de vida.

Los dos primeros buques insignia exclusivos de Sony serán «Marvel’s Spiderman: Miles Morales» y «Demon’s Souls». El primero es la continuación de un título nacido al calor de PlayStation 4 y permite al usuario ponerse en la piel de uno los héroes más importantes de la historia del cómic. El segundo es un «remake» de uno de los títulos de rol y acción más populares de la desaparecida PS3; a día de hoy sigue siendo recordado por su cuidada ambientación fantástica de corte medieval y por su exigencia.

Ambas propuestas se verán beneficiadas por las bondades técnicas de PlayStation 5, su mejor resolución e iluminación de la imagen en pantalla y la incorporación de un nuevo control háptico, capaz de recrear sensaciones como el tensado de un arco o el disparo de una pistola.

Microsoft, por su parte, llega a la novena generación con la consola más potente y la intención de asaltar el futuro para democratizar definitivamente el videojuego en «streaming» gracias a su plataforma Xbox Game Pass: un servicio de suscripción que permite al jugador disfrutar de más un centenar de juegos con solera. Una estrategia para paliar las escasas novedades su catálogo inicial pero que podrán beneficiarse de otra de las características que se han convertido ya en tendencia en el sector: la retrocompatibilidad, más amplia en la Xbox que en PlayStation debido a que se pueden usar discos de generaciones pasadas.

Esta va a ser una función de enorme potencial que refuerza las carencias del medio interactivo: su conservación. A diferencia de las obras pictóricas y el arte esculpido, los juegos están sometidos a la evolución de la tecnología. Ahora, se logrará extender un legado que desafía el tiempo.

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/abci-revolucion-consolas-202011080209_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/abci-revolucion-consolas-202011080209_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *