"La Vampira de Barcelona" se verá en pantalla grande

Uno de los casos criminales más macabros de los inicios del siglo XX en Barcelona fue llevado al teatro, novelas y comics. Ahora se podrá…

Tras darse a conocer en 2006 con La revuelta permanente, un magnifico documental sobre el músico Lluís Llach, y más tarde dirigir el telefilm Laia; el director catalán Lluís Danés, da el salto a la pantalla grande con uno de los casos criminales mas brutales de la historia de España. Danés, en una entrevista concedida al diario La Vanguardia, considera esta historia como la primera Fake news de la historia; y culpa a los medios de la época, en convertir a una pobre mujer en una leyenda negra. El amplio reparto del film cuenta con grandes actores del cine catalán, como Sergi López, Francesc Orella, Mario Gas, Roger Casamajor, Nuria Prims, Pablo Derquí, y el cantante Albert Plá. Nora Navas, ganadora del Goya en la categoría de mejor interpretación femenina en la película Pa Negre, será la encargada de meterse en la piel de la Vampira.

La cinta, producida por Brutal media, Filmax y TV3, y que ahora se encuentra en labores de postproducción, ha sido seleccionada para su estreno en la nueva edición del Festival de Cine Fantástico de Sitges. De momento, no existe una fecha confirmada para su estreno en salas comerciales, aunque en internet ya circula un pequeño tráiler.

Pero, ¿quién fue la Vampira de Barcelona?

Enriqueta Martí i Ripollés nació en San Feliú de Llobregat en 1868, y decidió buscarse la vida en la Barcelona de principios del siglo XX. Una urbe en constante ebullición industrial, política y social. Una ciudad sucia, oscura y miserable donde había cabida para obreristas, feministas, espiritistas y putas.

Enriqueta comenzó a trabajar como sirvienta en casas de burgueses, aunque no duro mucho. Entre tanto, conoció a un pintor llamado Joan Pujaló, con el que contrajo matrimonio en 1895. La afición de Enriqueta por los hombres, su carácter extraño, falso, impredecible y sus continuas visitas a casas de mala vida, enfangaron la relación hasta su separación cinco años después.

Llevaba una doble vida, durante el día mendigaba y pedía en casas de caridad, conventos y parroquias, vistiendo harapos y llevando en ocasiones niños de la mano que los hacía pasar por sus hijos. En la noche deambulaba por las esquinas del Raval ejerciendo la prostitución y alternando en los chamizos reconvertidos en lupanares. En 1909 fue detenida en su piso de la calle Minerva de Barcelona acusada de regentar un burdel donde se ofrecían servicios sexuales de niños entre 3 y 14 años, aunque gracias a sus contactos con las altas personalidades que regentaban esos antros, las pruebas contra ella no prosperaron. Se convirtió en la curandera de la burguesía más selecta, ofreciéndoles ungüentos, pociones y cataplasmas para aliviar sus enfermedades. Los ingredientes que contenían esas supuestas medicinas revelarían más adelante las atrocidades que consumó para producirlas.

El 10 de febrero de 1912, la pequeña Teresita Guitart despareció de la mano de su madre durante la celebración de los carnavales. El secreto a voces de la desaparición de varios niños, se convirtió en un clamor popular y obligó a la policía a intensificar la búsqueda de la pequeña, realizando batidas por todo el barrio del Raval y aledaños. Diecisiete días después, Claudia Elías vecina de la calle Ponent 29 (hoy Joaquín Costa), vislumbró a una pequeña niña asomada en una galería con el pelo rapado y con cara demacrada. Este hecho alertó a la policía, la cual se personó en el domicilió el 27 de febrero, con la excusa de revisar el piso, debido a una denuncia de sus vecinos por la tenencia de unas gallinas.

Era la casa de Enriqueta Martí, ella se negó en firme a abrirles la puerta a las autoridades y negó que poseyera aquellos animales. Uno de los guardias, intuyo una figura infantil dentro de la estancia y empujaron la puerta. Lo que allí se encontraron fue algo brutal.

Ropas de niño cubiertas de sangre, cuchillos y sacos con más de treinta huesos pequeños. Y en otra habitación cerrada con llave se encontraron jarras, botes y palanganas con restos humanos en conservación: grasa hecha manteca, sangre coagulada, cabellos de criatura, esqueletos de manos y polvo de hueso. Enriqueta fue inmediatamente encerrada en la cárcel Reina Amalia a la espera de juicio.

Las fuerzas del orden decidieron investigar los otros pisos por los que pasó Enriqueta: uno en la calle Tallers, otro en la calle Picalqués y una casita en la calle Jocs Florals, en esta última se encontraron una calavera de un niño de tres años y una serie de huesos que correspondían a niños de 3, 6 y 8 años, además de otros restos óseos dentro de las paredes.

Según el diario ABC de la época, en el piso de Ponent también se encontraron cosas curiosas: un libro muy antiguo con tapas de pergamino, un libro de notas donde había escritas recetas y pociones con una caligrafía muy elegante, un paquete de cartas y notas escritas en lenguaje cifrado y una lista con nombres de familias y personalidades muy importantes de Barcelona.

Esta lista fue muy polémica ya que entre la población se creyó que era la lista de clientes ricos de Enriqueta. El populacho intuía que la asesina podría no cumplir condena, debido a sus contactos en las altas esferas burguesas y el clamor popular iba en ascenso, exigiendo la pena de muerte. La policía que tenía fresco el trágico recuerdo de la Semana Trágica, pidió al diario ABC que publicara un artículo, contando que en la famosa lista solo había nombres de personas a quien Enriqueta mendigaba dinero por sus pócimas, y estas familias y personalidades habían sido estafadas por las mentiras de la asesina.

Durante su estancia en la cárcel, estuvo custodiada por tres presas de confianza, ya que, en una ocasión se cortó las venas con una cuchara de madera. Mientras tanto, la policía interrogaba a la pequeña Teresita y a otra niña llamada Angela, también recluida en otra estancia de la casa. Sus testimonios, describen a una Enriqueta como a una malvada bruja que, las cebaba con trazos de patatas y les amedrentaba con golpes y amenazas.

La presión de los investigadores hizo que al final confesara sus crímenes: «Como sé que me subirán al patíbulo, quiero que conmigo suban los demás culpables», declaró a voz en grito, ante la mirada atónita de los policías, y poniendo en tela de juicio, la existencia de personas con suficientes recursos económicos para satisfacer sus pervertidas necesidades.

Tiempo después, el interés por la vampira fue decayendo al no producirse nuevos descubrimientos macabros, hasta que; meses más tarde, el diario ABC publicó su fallecimiento. Fue linchada y acuchillada por unas presas en el patio de la cárcel, e incluso se llegó a decir que unas horas antes había sido envenenada por encargo. En 2015, el escritor Jordi Corominas publica «Enriqueta Martí, Barcelona 1912» (Edit. Sílex), un ensayo que pone en duda la versión policial y culpa a los medios de la época de ser los verdaderos culpables de incitar al pueblo contra Enriqueta: «No era una asesina sino más bien paradigma de una Barcelona pobre y desesperada que era la que no acostumbraba a salir en los medios». Ella se convirtió en el chivo expiatorio de las vergüenzas burguesas que poblaban la ciudad Condal.

Al final, nunca se supo si esas especulaciones fueron verdades, lo único cierto es que nunca llegó a celebrarse el juicio, de aquellas personas que figuraban en la lista. Toda Barcelona sabia que una mano negra intercedió para silenciar a Enriqueta. Corominas, descarta la hipótesis de los ungüentos, la sangre y los huesos encontrados en los diferentes domicilios. El autor, documenta estos hechos certificando que Enriqueta padecía un cáncer de útero, el cual le provocada numerosas hemorragias vaginales, sin descartar alguna enfermedad venérea; y en el caso de los huesos probablemente habían sido extraídos de algún cementerio, y utilizados como amuletos mágicos, y otros de animales usados para cocinar, como gallinas y cerdo.

Verdades y mentiras que nutrieron una leyenda negra de sacamantecas, infanticidios y muchos secretos.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Un villano en MadridSi Woody Allen rodara en Andalucía
SaludEl Govern rebaja las restricciones en Barcelona y Lleida 48 horas después de la "situación crítica" alertada por Torra
SociedadSuben los homicidios y la violencia de género en Barcelona pese al confinamiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *