'La voluntad de creer', el milagro de la palabra

Esta funcionalidad es sólo para registrados

23/09/2022 a las 00:47h.

Crítica de teatro

‘La voluntad de creer’

  • Texto Pablo Messiez, a partir de ‘La palabra’, de Kaj Munk
  • Dirección Pablo Messiez
  • Espacio escénico Max Glaenzel
  • Iluminación Carlos Marqueríe
  • Sonido Iñaki Ruiz Maeso
  • Diseño de vestuario Cecilia Molano
  • Entrenamiento corporal Elena Córdoba
  • Intérpretes Marina Fantini, Carlota Gaviño, Rebeca Hernando, José Juan Rodríguez, Íñigo Rodríguez-Claro y Mikele Urroz
  • Lugar Naves del Español, Matadero Madrid

«¿Has visto la de Messiez?» «Voy a ver la de Messiez». El argentino Pablo Messiez ha conseguido situarse por encima de los montajes que escribe o dirige, y eso es algo que muy pocos dramaturgos consiguen. Lo ha logrado con puestas en escena diferentes, turbadoras, emocionantes, poéticas… Pero sobre todo personales. El teatro de Pablo Messiez tiene una pátina inconfundible, un acento único y un modo muy particular -también eficaz- de comunicarse con el público. No es un teatro cómodo, es un teatro exigente, con un universo propio, en ocasiones hermético, y una poética que pide del espectador que se abandone a la belleza de las palabras, su verdadera columna vertebral.

‘La voluntad de creer’ es Messiez en estado puro. Parte precisamente de un texto titulado ‘La palabra’, escrito por Kaj Munk, en el que se basó Carl Theodor Dreyer para rodar su película ‘Ordet’ (1955). Son la falsilla sobre la que el dramaturgo argentino ha escrito su texto, en el que están sus mejores virtudes: poesía, calidez, profundidad, belleza… Con un único pero: el exceso sentenciador, la abundancia de frases moldeadas más propias de un libro de proverbios que de una obra de teatro.

En todo caso, es pecata minuta en esta magnífica función en que se aborda fundamentalmente la cuestión de la fe, de la voluntad enunciada en el título y de su poder, pero también de la ficción y la realidad, del sueño, del deseo…» Desde la llegada del público a la sala, Pablo Messiez envuelve a los espectadores en la función, los enreda en la tela de araña que tejen los actores -caminando por una cuerda floja entre su propia personalidad y la de sus personajes-. El espacio escénico de Max Glaencel va acotando poco a poco la historia y tiñendo de teatro un cuento sonámbulo, en el que se manifiesta, de forma brillante, el milagro de la palabra.

Esta funcionalidad es sólo para suscriptores

Suscribete

https://www.abc.es/cultura/teatros/voluntad-creer-milagro-palabra-20220922185057-nt.html

https://www.abc.es/cultura/teatros/voluntad-creer-milagro-palabra-20220922185057-nt.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.