Las denuncias de Juan Guardiola sobre la insostenible situación del CDAN derivan en su destitución

Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

De nada ha servido la campaña pública de denuncia iniciada desde comienzos de año por Juan Guardiola, hasta esta semana, todavía director del CDAN, Centro de Arte y Naturaleza de Huesca, sobre la insostenible situación de este espacio artístico genuino en España. Tampoco, las muestras de apoyo emprendidas por agentes del sector, como la carta abierta o recogida de firmas emprendida por parte de El Cubo Verde-Red de Espacios de Arte en el Campo, poniendo en valor el papel de este museo y de su responsable desde 2016. El pasado lunes, una reunión del patronato del centro suponían la destitución de Guardiola, así como, lo que es casi peor, la reorientación de la filosofía de este espacio.

Sin confirmación oficial

Guardiola, que hacía público en los medios que la noticia de su cese le había llegado «a través de mensajes de amigos y por la radio» («nadie del patronato me lo ha comunicado por un cauce oficial, lo que demuestra una gran falta de ética profesional», declara), reconoce que él no estuvo presente en esa reunión del patronato («como lleva meses sin que esto así suceda»), la cual «tenía que haberse celebrado en el CDAN, su sede natural», en la que el centro aragonés pasa a convertirse, en sus palabras, «en un museo intervenido por el gobierno autonómico, a las órdenes ya del funcionario de turno».

Según el ya ex director del CDAN, con este museo no sólo se ha ejercido mala praxis sino que además se ha actuado con falta de ética

Elegido por concurso público en 2016, cumpliendo con el manual de buenas prácticas al que supuestamente está acogido también el Gobierno autonómico aragonés, el ya ex director del CDAN y comisario de exposiciones se convierte así en el segundo responsable de la insitución obligado a abandonarlo con un cese, después de que en 2012 se tomara una decisión similar con Teresa Luesma tras el inicio de recortes en su presupuesto en 2009 y un cambio de gobierno en Aragón en 2012.

«Si yo accedo al cargo –resume– es porque pienso que se eligió mi programa porque se consideró el mejor, se creía en él y y yo asumí que se desarrollaría». Sin embargo, y en su opinión, «lo más indignante fue que esas bases a las que yo me acogí no eran reales: se hablaba en ellas de cien mil euros como presupuesto para actividades de los que yo nunca gocé, y no se mencionaba la falta de personal en el centro. Eso no solo es mala praxis, sino también falta de ética».

Y todavía hay más: Tal y como hemos podido conocer ahora, cuando el madrileño se incorpora como director al centro, su patronato aprueba para los dos años siguientes un plan de exposiciones sin presupuesto para ellas, abriendo la posibilidad de que sus responsables enviaran las facturas que estas generaran. Para amortiguar la situación, Guardiola intenta buscar patrocinios externos (que llegó a alianzas con el equipo de fútbol local, y que acabó en una serie de exposiciones en torno al fútbol) y colaboraciones con otras instancias, como el MUSAC (otro centro español en horas bajas por recortes presupuestarios) o CentroCentro, donde Guardiola ha comisariado interesantes proyectos. El patronato cambia en 2019 y el nuevo decide no asumir el compromiso de las facturas. Ello dio pie a una generosa deuda desde entonces.

Detalle de la exposición «La construcción del paisaje contemporaneo» (2008), en el CDAN – EFE

Para el consejero de cultura del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, «la política museística que se ha llevado a cabo desde el centro no ha dado el empujón que queríamos, y ha ido a menos». Esa es el argumento que se aduce desde el patronato para justificar la decisión. El ex director del mismo se siente que se le está haciendo responsable del deterioro de un museo, cuyas carencias no ha dejado de airear desde hace más de medio año, que, reconoce, no ha podido explicar personalmente en las reuniones del patronato desde el cambio en el mismo en 2019, cuando se acordara no contar con su presencia en ellas: desde falta de personal para atender al público, bajas en el organigrama que nunca fueron cubiertas, tuberías rotas que han causado derrumbes de techos, a averías en los sistemas de climatización que afectan tanto al cuidado preventivo de las obras de arte como a la salud de ciudadanos y trabajadores: «El verano pasado alcanzamos los más de treinta grados en el interior de las salas», afirma.

Nóminas por pagar

«Está rota la toma anti-incendios –prosigue Guardiola en su enumeración–, de forma que si se produjera alguno, los bomberos no podrían trabajar. Pero es que tampoco se ha llevado a cabo desde hace tiempo la revisión de altas y bajas de tensión que todo edificio público ha de realizar». Una subvención de 137.000 euros (aproximadamente la mitad del presupuesto del CDAN) tenía que haber subsanado algunas de estas problemáticas (que alcanzan, según su director, el pago de nóminas de algún trabajador) y que llevaron a que el pasado 5 de enero, en un último grito de auxilio, su director tomara la decisión de cerrar el centro durante algunas semanas.

Desde la propia Consejería se defiende que ese dinero, «que está por llegar en los próximos días», no pudo abonarse hasta ahora por haberse solicitado «en el último día de plazo» habilitado para realizar la gestión, algo que el comisario niega y que achaca a cambios en la gestora que tenía que hacerse cargo de la operación y que estuvo seis meses «inoperativa».

El CDAN es un museo con una personalidad especial dentro del entramado de centros de arte en España. Inaugurado en 2006 a raíz de la donación que el artista local José Beulas hace al Ayuntamiento de Huesca con su propia obra y la de su colección, tiene su sede en un edificio encargado a Rafael Moneo, con una línea de trabajo centrada en el interés por el mundo natural y el paisaje, y con invitaciones a creadores internacionales para investigar en torno a estas cuestiones.

Huesca descapitaliza un espacio en el que, este 2021, se tendría que haber celebrado su 15 aniversario y el centenario de José Beulas, en quien se inspira

Esto es algo que la Mesa Sectorial del Arte, organismo que reúne a importantes entidades del sector, ha puesto de manifiesto en una carta abierta a los poderes públicos en la que denuncian el desmantelamiento del centro y la destitución de su director, cuyo contrato finaliza en 2022, y en la que muestran «su condena más enérgica ante las lamentables decisiones de las administraciones públicas que sustentan el CDAN, haciendo responsables de la grave situación creada especialmente al consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón y al alcalde de Huesca»: «La destitución del director, un reputado profesional del arte contemporáneo con una amplia y reconocida trayectoria, supone atentar contra la independencia artística de un centro absolutamente singular y único en el Estado español».

Maqueta del edificio del CDAN

En ella, sus firmantes consideran que lo más precupante es que este cese «enmascara, por una parte, la falta de atención que en los últimos años ha recibido el museo por parte de las administraciones que lo sustentan, negándole los presupuestos mínimos para acometer labores de mantenimiento del edificio y de conservación de su legado. Y, por otra, la eliminación del cargo de director, lo que supone el desmantelamiento del CDAN, su desaparición, ya anunciada, como una entidad con personalidad propia y autónoma».

Para Guardiola, que identifica este tipo de medidas como «autoritarias, llevadas a cabo por políticos de izquierdas que, sin embargo, recuerdan a Donald Trump cuando fulminaba a todos aquellos que contradecían sus ideas», lo que queda en entredicho es la reputación del centro, su independencia, «que pasa a convertirse en un nuevo museo de provincias, en una región que ya tiene uno»: «Me quedo con lo bueno de estos años, el haber duplicado la colección del centro; las exposiciones, valoradas por la crítica; el departamento de educación; la entrada en el museo de los artistas de Huesca, hasta ahora olvidados; y el trabajo con el territorio, situando lo rural en la diana, algo fundamental cuando en la agenda política está la atención a las políticas sostenibles y en contra de la despoblación».

Fechas complicadas

Con la decisión adoptada por las administraciones públicas aragonesas, Huesca descapitaliza un espacio en el que, este 2021, se tendría que haber celebrado su 15 aniversario y el centenario de José Beulas, a quien está dedicado y sobre cuyo legado pivota, y en el que se han desarrollado interesantes ciclos dedicados al género, a la Historia o a las migraciones, vinculados al paisaje, así como proyectos individuales con autores como Javier Codesal, David Nash, Enrique Radigales, William Kentridge o Marina Abramovic.

Lo que queda en entredicho es la reputación del centro, su independencia, que, para Guardiola, «pasa a convertirse en un nuevo museo de provincias»

La polémica resucita además el asunto del devenir de la denominada «Finca Beulas», entorno natural donado por el pintor al Ayuntamiento en 1991 (en el que se sitúa el CDAN y que incluye, por ejemplo, la vivienda y estudio del artista), en un evidente estado de abandono y deterioro, para la que Guardiola diseñó un plan estratégico, que, según señala, «debe de estar durmiendo en un cajón el sueño de los justos».

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/cultural/abci-denuncias-juan-guardiola-sobre-insostenible-situacion-cdan-derivan-destitucion-202101291830_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/cultural/abci-denuncias-juan-guardiola-sobre-insostenible-situacion-cdan-derivan-destitucion-202101291830_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *