Las recomendaciones de Sara Mesa: Pete Delo, 'Tremé', cine clasiquísimo y Barbara Ehrenreich

<h2 class="ue-c-article__subheadline">Un disco: ‘Into your ears’, de Pete Dello</h2>Toda una joya, pero también una rareza que inexplicablemente sigue siéndolo a pesar de las múl

Un disco: ‘Into your ears’, de Pete Dello

Toda una joya, pero también una rareza que inexplicablemente sigue siéndolo a pesar de las múltiples reediciones y del inmenso culto creado con los años a su alrededor. Se trata del único álbum publicado en solitario por Pete Dello, entonces reconocido músico británico que en los 60 obtuvo algún que otro éxito -I can’tl let Maggie go, (Do I still figure) In your life- al frente de la efímera pero exquisita banda Honeybus, buque insignia del llamado pop barroco. Publicado en 1971, con portada del hoy mítico diseñador progresivo Roger Dean, Into your ears es un compendio de canciones perfectas, preciosas y preciosistas, cantadas (envueltas) por la voz dulce y quebradiza de su amo y señor, un inspirado Pete Dello que jugaba en realidad en la misma liga que Paul McCartney o Ray Davies. Qué pena entonces que se retirara al poco de publicar este disco, qué pena que no hubiera seguido componiendo. Canciones como It’s what you’ve got, There Is nothing I can do for you, Taking the heart out of love, On a time said Sylvie» o la ya citada (Do I still figure) In your life pertenecen ya al panteón de los clásicos. Solo necesitan ser escuchadas por alguien. Por alguien más.

Un libro: Todo Barbara Ehrenreich

No exagero si digo que una de las autoras que más me ha influido e impresionado en los últimos tiempos es la norteamericana Barbara Ehrenreich, periodista y bióloga molecular y una de las ensayistas más ácidas de la actualidad. Su último título publicado en España es Causas naturales: cómo nos matamos para vivir más, en el que realiza una crítica demoledora al sistema sanitario como negocio, pero también son imprescindibles Sonríe o muere: la trampa del pensamiento positivo, Por su propio bien: 150 años de consejos de expertos a las mujeres y, sobre todo, Por cuatro duros: cómo (no) apañárselas en Estados Unidos, en el que analiza la precariedad laboral tras su experiencia trabajando como camarera, limpiadora y dependienta en una tienda de fast fashion. Lo llamativo de la obra de Ehrenreich es que su análisis de la realidad no se limita al ámbito estadounidense, sino que es absolutamente aplicable a Europa y, en muchos puntos, es por desgracia visionaria. Me encanta cómo maneja el humor y el sarcasmo sin rebajar ni un punto el rigor científico, cómo alterna la narración de experiencias reales con las reflexiones globales, cómo incluso estando de acuerdo con ella siempre hay en sus libros giros que sorprenden, chocan y remueven.

Una PELÍCULA: ‘Al servicio de las damas’

Reconozco que hasta hace unos días no había visto este clásico de la comedia que es Al servicio de las damas, película de 1936 dirigida por Gregory La Cava. Es increíble pensar cómo el humor en un filme de hace más de 80 años sigue vivo en la actualidad, fresco como si acabara de escribirse el guión. Por cierto, que uno de los guionistas fue Morrie Ryskind, que trabajó también para los Hermanos Marx, y su huella se nota en los delirantes y divertidísimos diálogos. Ambientada en el Crack del 29, la película cuenta la historia de un mendigo (William Powell) que es rescatado de un vertedero por una loca familia adinerada para que sirva como mayordomo porque una de las hijas (una Carole Lombard en estado de gracia) se ha enamorado de él. A pesar de la ligera misoginia del filme, el retrato de las mujeres ricas (caprichosas, infantiles y profundamente cómicas) deja margen para la humanidad y hay lección final contra la obscenidad de la riqueza, aunque sin moralina. Más que en las situaciones absurdas, el humor está en las palabras: declaraciones, réplicas y ágiles contrarréplicas. En ningún momento se baja la guardia en esta comedia perfecta a la altura de las más grandes del cine clásico.

Una SERIE: ‘Tremé’

Últimamente no veo muchas series, así que siempre que me preguntan sobre alguna tengo que mirar hacia atrás y recordar el admirable trabajo de David Simon, que me parece tan brillante como necesario. Mucho más conocido por su descripción de los estragos del narcotráfico en el Baltimore de The wire (y creador también de otras series de nivel como The deuce, sobre el nacimiento de la industria porno, o la miniserie Generation Kill, sobre la guerra de Irak), creo que, entre sus producciones, elegiría como mi preferida Tremé, un completo retrato de la ciudad de Nueva Orleans tras el paso del Katrina. Hay muchas razones que la hacen muy recomendable: la crítica que se hace a la pésima gestión institucional y política del desastre (y que puede aplicarse a la actualidad estadounidense de la pandemia del Covid, por ejemplo, que golpea a los más desfavorecidos), el reflejo de las diferencias raciales y de clase, el homenaje al rico escenario musical de la ciudad, la defensa del inconformismo y la lucha social. Además, actores de primera en historias cruzadas llenas de emoción. Según afirma el propio Simon, el asunto central de la serie es la importancia de la cultura en la vida de una ciudad.


Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

CulturaLas recomendaciones de Mamen Mendizábal: 'El infinito en un junco', 'RGB', 'Veneno' y Anderson Paak
MúsicaMuere Mac Davis, compositor de los éxitos de Elvis Presley 'In the ghetto' y 'A little less conversation'
Festival de San Sebastián'Antidisturbios', la serie española del año: hostias, modo de empleo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *