Liber 2020: al rescate de la exportación editorial después de una caída del 50%

Tras casi ocho meses de crisis sanitaria, la Feria Internacional del Libro, Liber, inauguró hoy su 38ª edición en Barcelona en una versión completamente digital…

Tras casi ocho meses de crisis sanitaria, la Feria Internacional del Libro, Liber, inauguró hoy su 38ª edición en Barcelona en una versión completamente digital que funcionará en parte como evaluación de los daños sufridos y en parte, como primera piedra en la reconstrucción del negocio editorial.

¿De qué daños hablamos? Miguel Barrero, presidente de la Federación de Gremios de Editories de España y del comité organizador de Liber, calcula que el impacto del coronavirus en la venta de los libros de librería (narrativa, literatura infantil, juvenil, ensayos de divulgación…) andará a final del año por el 10% de caída. Que es mucha caída, pero significa un comportamiento mejor que el del conjunto de la economía española o que las expectativas de marzo. «Al poco de la pandemia calculábamos que la caída podía ser del 33%. Después, la campaña del verano fue buena y se notó que los lectores tenían ganas de volver a las librerías de proximidad… Además, la venta por internet también ha funcionado bien durante todo este tiempo».

Las malas noticias: la exportación, dirigida sobre todo hacia América Latina, se ha desfondado. La caída que Barrero calcula es del 50% y la recuperación aún parece muy incierta. En cuanto al libro escolar y universitario, las ventas se han visto condicionadas por el caótico inicio de curso. Los datos aún no existen, aunque el libro escolar siempre ha tenido un valor de refugio seguro.

¿Y la reconstrucción? Ese es el reto. Liber cuenta este año con 2.000 inscritos (editores, distribuidores, libreros, bibliotecarios y otros prescriptores) que, básicamente, habrán de contratar y familiarizarse con la mercancía que llegará a las librerías en adelante. «La cifra de participantes es superior a la de otros años», asegura Barrero. La presencia de profesionales latinoamericanos es especialmente valiosa en este contexto.

El otro acelerador que el sector editorial espera depende del Estado y lleva pendiente desde los años del Gobierno de Rajoy. El llamado Pacto por el libro y la lectura es un programa que incluiría, entre otras medidas, la dotación de presupuestos significativos para que las bibliotecas públicas actualicen sus fondos, casi paralizados desde la crisis de 2008. Hoy, el ministro Rodríguez Uribes participó en la apertura de Liber con un discurso en pantalla. Uribes no anunció ningún paso adelante en el pacto, pero dijo que el incremento de la partida cultural en los Presupuestos del Estado (de 650 a 900 millones) como una esperanza.


Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

FilosofíaGabriel Albiac: "Desaparecida la escritura, queda la imagen, la barbarie"
Cultura100 historiadores firman contra la retirada de las calles de Indalecio Prieto y Largo Caballero y afean el uso de "clichés franquistas"
CulturaEl idioma español en 2020: cinco millones de hablantes y 500.000 estudiantes más que el año pasado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *