Los 12 actores de ‘El enfermo imaginario’ usarán mascarillas en las funciones

Un momento del ensayo de ‘El enfermo imaginario’.

El enfermo imaginario, la obra de Molière que se estrena el próximo miércoles 18 de noviembre en el Teatro de la Comedia de Madrid, se representará con mascarillas por decisión del director y protagonista de la función Josep Maria Flotats. “Los actores somos la única profesión que necesita desprenderse de las medidas de protección en el escenario. No hay ninguna lógica. He exigido que se nos hagan a diario las pruebas de la covid y ante la imposibilidad de realizarlas, he decidido que los 12 actores de El enfermo imaginario subamos a escena y hagamos toda la función con mascarillas. Nosotros somos 12 intérpretes en escena cuando, según las normas sanitarias, no podríamos ser más que seis sin protección. El Ministerio de Sanidad podría venir perfectamente a denunciarnos”, ha asegurado Flotats durante la presentación de la tercera producción de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), que dirige Lluís Homar.

“No entiendo como no existe un acuerdo entre el Ministerio de Sanidad y el de Cultura para atajar este problema al que nos enfrentamos los actores. No hay ninguna lógica”, continuó muy molesto el actor catalán, de 81 años. “Yo ya tengo una edad y quiero protegerme y proteger a mis actores”, añadió Flotats. En el reparto actoral, también figuran, entre otros, Joaquín Notario, Anabel Alonso, Belén Landaluce y Lola Baldrich.

El director de la CNTC, presente en el encuentro con la prensa, aseguró que la mesa sectorial que se reunió hace un tiempo para afrontar la situación de la pandemia decidió que se harían pruebas a los actores de las funciones el día del comienzo de los ensayos, el día del estreno de las obras y cuando se iniciara gira. “Comparto tu preocupación y tu petición porque, por encima de todo, hay que preservar nuestra salud, pero eso fue lo que se decidió en la mesa del sector”, explicó Homar ante “esta situación tan delicada y difícil”. El responsable mostró su apoyo al INAEM (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música), del que depende la Compañía Nacional de Teatro Clásico, en su defensa de la seguridad de los trabajadores.

Coincidiendo con la denuncia de Flotats, la Unión de Actores y Actrices ha hecho público un comunicado en el que exige la “constante realización de pruebas PCR por parte del Ministerio de Cultura y que se haga obligatorio su uso para garantizar la protección de los intérpretes en su lugar de trabajo”. El sindicato estatal de intérpretes pide que la misma protección que tiene el público en sus butacas “se traslade entre bambalinas”. “Una cultura que es cien por cien segura para el público también debe serlo para sus trabajadores y trabajadoras sin los cuales no existirían tales actos culturales”, añade el comunicado de la Unión de Actores y Actrices.

El hecho de que esta función se realice con los actores con mascarilla es una decisión artística de Flotats, según fuentes del INAEM, institución del Ministerio de Cultura que dirige Amaya de Miguel. Todos los protocolos y las medidas que ha tomado el INAEM desde la apertura de los centros dramáticos y los escenarios ha sido buscando la seguridad del público y los trabajadores, añadió. «Se ha demostrado que la cultura está siendo un espacio seguro tanto para nuestros intérpretes, personal técnico como para el público. Desde el INAEM respetamos la decisión de carácter artístico y personal —no sanitaria— de Josep Maria Flotats de actuar con mascarilla. De la misma manera que en el mes de junio acordamos un protocolo para las artes escénicas y la música de todos los sectores y sindicatos, estamos dispuestos a su actualización, si procede, de común acuerdo con todos ellos”, explicó una fuente del INAEM.

Un homenaje especial

Es la primera vez que la Compañía Nacional de Teatro Clásico representa este clásico de Molière (París, 1622-1673) y la segunda del autor y actor francés tras El misántropo. Con el estreno de El enfermo imaginario, última comedia escrita por el autor francés, Flotats quiere rendir su personal homenaje a un escritor al que admira y venera y del que en 2022 se celebra el 400 aniversario de su nacimiento. Molière, un dramaturgo enfrentado a la poderosa Iglesia de la época y al rey Luis XIV, muere cuatro días después del estreno de El enfermo imaginario, obra que también él interpretaba. “Fue un hombre muy atacado por los poderes, además de vivir un desamor muy grande a nivel personal. Su teatro es una denuncia continua a través de la comedia con la que llega casi al absurdo. Sus obras guardan siempre sorpresa y contrasentidos. El enfermo imaginario es un brillante retrato de la sociedad. Como director he buscado establecer un diálogo entre las referencias a los cánones del siglo XVII y a los de hoy, con una interpretación dramática muy contemporánea”, ha asegurado Flotats.

El enfermo imaginario, que estará en el Teatro de la Comedia hasta el próximo 27 de diciembre, ha contado con el vestuario de Franca Squarciapino y la escenografía de Ezio Frigerio y Riccardo Massironi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *