Los dilemas del coronavirus: ¿vender un mármol de Miguel Ángel o despedir a 150 trabajadores?

La Royal Academy preveía despedir al 40% de su personal, pero un académico ha lanzado una alternativa: vender el ‘Tondo Taddei’, de Miguel Ángel.

a crisis del coronavirus ha puesto a la Royal Academy de Londres en una encrucijada sin precedentes en 250 años de historia. La vetusta institución anunció la semana pasada sus planes de despedir al 40% de su plantilla (150 trabajadores) y reducir costes anuales en nueve millones de euros.

Un grupo de académicos ha propuesto sin embargo una insospechada solución que esta misma semana será debatida en el consejo: la venta del Tondo Taddei, la escultura redonda de mármol realizada por Miguel Angel en 1504 y considerada como una de la joyas de su colección.

«El Tondo Taddei vale tanto que podría no solo evitar los despidos, sino sacar a la Royal Academy (RA) de los líos financieros en los que se ha metido», declaró a The Guardian un académico que prefirió no revelar su nombre. Según estimaciones The Art Newspaper en el 2017, la pieza de Miguel Angel podría alcanzar un valor de 110 millones de euros.

Una portavoz de la RA ha declarado que la institución «no tiene ninguna intención» de vender piezas de su colección. «Nuestro deber es preservarla para que puedan disfrutarla las generaciones venideras».

La venta del Tondo Taddei se enfrenta aparentemente a la oposición de la presidenta de la Royal Academy, la pintora Rebecca Salter, «horrorizada» ante tal posibilidad, según reconocen a The Guardian fuentes internas de la institución. Salter tiene en principio de su lado a los académicos, aunque las dificultades económicas por las que atreviesa la institución (obligada a cerrar durante cuatro meses por la pandemia) han provocado un debate interno que se extiende a otros museos, pendientes aún del balón de oxígeno de 1.800 millones euros que ha prometido el Gobierno británico a la instituciones culturales.

El Tondo Taddei es un bajorrelieve de 109 centímetros de diámetro en el que puede verse a la Virgen con el niño y con San Juan. Está considerada como una de las pequeñas obras maestras de Miguel Angel, que la ejecutó por encargo de una rica familia florentina a principios del siglo XVI, al tiempo que completaba su David.

El paisajista Jonhn Constable ensalzó en su día el Tondo Taddei como «una de las obras de arte más bellas que existen». La escultura fue donada a la Royal Academy tras la muerte de su última propietaria, Lady Margaret Beaumont, y ha servido desde entonces como inspiración a cientos de estudiantes. El bajorrelieve de Miguel Angel es también una rareza en la colección de la RA, y no han faltado los expertos en arte que consideran que su lugar apropiado sería la National Gallery.

La Royal Academy ha tendido tradicionalmente un puente entre los grandes maestros del pasado y del presente. Jeff Koons, Ai Weiwei y Olafur Eliasson, entre otros, son académicos honorarios. Hace dos años, con motivo del 250 aniversario, la institución pasó por una lavado de cara de 70 millones de euros, con una luminosa reforma interior firmada por el arquitecto David Chipperfield, que conectó sus dos edificios: Burlington Gardens y Burlington House.


Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

CulturaEl arqueólogo Jorge Soler, nuevo director técnico del Mubag de Alicante
CulturaEl Pórtico de la Gloria da la cara en resolución gigapixel
MadridLa nueva vida del viejo Conde Duque: un centro de cultura contemporánea como espacio de encuentro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *