Los maletines secretos que Jean Genet dejó antes de morir

David Bowie le dedicó su canción Jean Génie y soñaba interpretar Divina, el travesti de Santa María de las flores, la primera y tal vez mejor novela de Jean Genet. Nadie sabía que el guión cinematográfico, escrito por el propio novelista, existía. También se ignoraba que a pesar de haber dejado de publicar en 1964, a causa del suicidio de su amante, Abdallah Bentaga, Genet nunca dejó de escribir. Una noche de abril de 1986 dejó en manos de su abogado Roland Dumas un tesoro de inéditos que el escritor sin hogar, murió en un hotel, transportaba en dos maletines. Dos semanas más tarde lo encontraron muerto.

El contenido de ambos maletines permaneció en la sombra hasta este año, solo conocido por dos investigadores. A sus 98 años, Dumas no da pistas sobre el por qué de tan largo silencio. Y se complace con su nueva imagen de mecenas: ha donado los maletines, y un cartapacio negro, al IMEC, el instituto francés por la memoria de la escritura contemporánea, instalado en l’Abbaye de l’Ardenne, a las afueras de Caën.

Retrato de Jean Genet realizado por Jacky Maglia
Retrato de Jean Genet realizado por Jacky Maglia (Archives Jean Genet / IMEC. ©Michael Quemener)

Dumas merecería haber sido personaje de su homónimo, Alejandro, de cuyo nacimiento por cierto se cumplen 150 años el 5 de diciembre. No solo por haber negociado el regreso del Gernika a España sino también por su amistad con François Mitterrand. Sus clientes del mundo artístico –Picasso, Bataille, Giacometti, Artaud, Chagall e incluso el psicoanalista Jacques Lacan– lo consideraban un colega en lo suyo. Genet, con entradas y salidas de la cárcel por robo, estafa, ultraje al pudor, homosexua­lidad, encontró en el tortuoso Dumas su abogado de cabecera y le confió los maletines con un “haga con ellos lo que mejor le parezca”. “¿Los quemo?”, lo pinchó Dumas. “Pues quémelos”.

No queda claro, en cambio, por qué pese a su promesa, incumplida, de no escribir más y su compromiso, respetado, de no publicar, Genet, que había quemado manuscritos cuando Abdallah se suicidó, guardó durante dos décadas los maletines con inéditos.

El contenido de los maletines

En la década de los 90 Albert Dichy, amigo de Dumas y especialista en Genet, le sonsacó la existencia de los maletines y accedió a verlos. Deslumbrado, le insistió para que los donara al IMEC, que dirige. “Además de inéditos breves y densos, hay manuscritos importantes como el de su libro testamento, Un cautivo enamorado (Gallimard lo publicó tres meses después de su muerte) y dos guiones completos y desconocidos. Pero sobre todo esclarece qué escribe un autor cuando ha dejado de escribir”, detalla Dichy.

Nota manuscrita de Jean Genet en un sobre del Hotel  Puerta Toledo
Nota manuscrita de Jean Genet en un sobre del Hotel Puerta Toledo (Archives Jean Genet / IMEC. ©Michael Quemener)

“Sobre papel de carta de los hoteles donde vive e incluso sobre los de liar pitillos, escribe literatura. Lo más importante es que, como en sus libros autobiográficos, lo mezcla todo: las recetas robadas que él mismo rellena, notas sobre su nembutal, los nombres de sus aliados temporales…” prosigue. Para el director del IMEC, “los maletines demuestran que el Genet sexagenario no difería del veinteañero que, con un cuaderno en las rodillas, escribía en su celda de la cárcel de Fresnes. No cedió, se negó a devenir honorable, permaneció hasta el final vivo y peligroso”.

Primera versión de ''Un captif amoureux' de Jean Genet
Primera versión de »Un captif amoureux’ de Jean Genet (Archives Jean Genet / IMEC. ©Michael Quemener)

Los lectores de Genet, el público, iban a tener acceso al tesoro desde el 30 de octubre en la abadía sede del IMEC. Ironías del destino, la obra de Genet, confinado tantas veces en celdas, ella misma encerrada durante 40 años en maletines, ha sido víctima del confinamiento por la Covid-19. La exposición promete abrir el año próximo mientras que algunos inéditos ya están en manos de una editorial para que puedan ver la luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *