Los microbios ocultos en los cuadros de Leonardo Da Vinci

Leonardo Da Vinci fue un genio, un adelantado a su tiempo. El polifacético artista florentino, uno de los grandes pintores de todos los tiempos, también fue una figura enigmática, con una altísima capacidad intelectual que sigue despertando interés hoy en día.

Sus cuadros, con la emblemática Gioconda al frente, tienen un valor incalculable y millones de personas acuden (o, mejor dicho, acudían) cada año a museos y galerías para contemplarlos. Realizados la mayoría de ellos en el siglo XV (Da Vinci murió en 1512) su colección es una de las grandes herencias que dejó el Renacimiento.

Artista polifacético

Leonardo Da Vinci fue un genio del Renacimiento y uno de los grandes pintores de todos los tiempos

Y resulta que, en pleno siglo XX, esas obras aún reservan secretos ocultos que son revelados si se observan con los ojos adecuados. Misterios como los microorganismos que se ocultan en la pintura y que revelan interesantes detalles sobre el pasado.

Un equipo de investigadores, curadores de museos y bioinformáticos decidió realizar estudios moleculares a siete dibujos diferentes de Leonardo Da Vinci. El grupo ya tenía experiencia en la cuestión. Hace un año, determinaron el posible origen geográfico de tres estatuas requisadas a una banda de contrabandistas y también pudieron dilucidar el origen animal de unas pieles usadas para hacer pergaminos hace 1.000 años.

El 'Uomo della Bitta' de Leonardo Da Vinci
El ‘Uomo della Bitta’ de Leonardo Da Vinci (Frontiers of Microbiology)

En esta ocasión, usaron la tecnología de secuenciación de tercera generación (Nanopore) para descubrir la naturaleza de los microobjetos extraídos de la superficie de los cuadros, detalles que ahora se pueden utilizar como un “archivo biológico” que ofrece una especie de huella dactilar para comparaciones biológicas.

Se seleccionaron cinco composiciones emblemáticas del maestro florentino que se encuentran actualmente en la Biblioteca Real de Turín, ubicada en la planta baja del Palacio Real. Estas fueron un Autorretrato, esbozos de desnudos para La batalla de Anghiari, estudios de las patas delanteras de un caballo, estudios de insectos y estudios de piernas viriles. Las dos últimas ilustraciones estudiadas están almacenadas en la Biblioteca de Córcega de Roma: el Uomo della Bitta y un estudio de cortinas para una figura arrodillada.

Microbioma de muestreo del `Estudio de cortinas para una figura arrodillada' de Da Vinci
Microbioma de muestreo del `Estudio de cortinas para una figura arrodillada’ de Da Vinci (Frontiers of Microbiology)

Las pinturas mostraron una “contaminación relativamente alta de ADN humano y un sorprendente dominio de las bacterias sobre los hongos”, señalan los especialistas en un estudio publicado en la revista Frontiers in Microbiology. La investigación logró identificar bacterias típicas del microbioma humano, que llegaron durante el manejo intensivo de los dibujos en los trabajos de restauración, y otros microorganismos que parecen haber sido introducidos a través de insectos (moscas) y sus excrementos.

Hasta ahora, se pensaba que los hongos eran una comunidad dominante en el arte en papel y tendían a ser el foco principal del análisis microbiano debido a su potencia de biodeterioro. Además, se observaron algunas similitudes que podrían estar influenciadas por la ubicación geográfica (Roma o Turín) de las obras, mostrando la importancia de las condiciones ambientales y de almacenamiento en su conservación.

Muestreo de microbios del autoretrato con tiza roja de Da Vinci
Muestreo de microbios del autoretrato con tiza roja de Da Vinci (Frontiers of Microbiology)

“Los insectos, los restauradores y la localización geográfica parecen haber dejado un rastro invisible a la vista en los dibujos”, señalan los autores del artículo. Aunque es difícil saber si alguno de estos contaminantes se originó en el momento en que Leonardo Da Vinci estaba esbozando sus dibujos, si es posible documentar “el viaje invisible del patrimonio artístico y cultural”, concluyen los investigadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *