Los Reyes y Doña Sofía, anfitriones de la sociedad balear en Marivent

Angie Calero

Palma de Mallorca

Esta funcionalidad es sólo para registrados

04/08/2022

Cuando el sol estaba a punto de ponerse en Palma, la intensidad de los focos instalados en los jardines del Palacio de Marivent aumentó levemente. Iluminaron durante algo más de dos horas la explanada donde el personal de protocolo de la Casa del Rey colocó las 16 mesas altas –vestidas con manteles blancos de hilo y lamparitas como centros de mesa– para la recepción que los Reyes organizaron anoche para casi 400 personas en su residencia de verano. Continuó el canto de las chicharras, pero aun así los invitados lo agradecieron: «En el Palacio de la Almudaina hacía muchísimo más calor».

Fue una velada muy especial para Don Felipe y Doña Letizia y para la sociedad civil, empresarial, institucional y cultural de las Islas Baleares. Después de dos veranos en los que se tuvo que suspender este recibimiento a causa de la pandemia, su celebración supuso una vuelta a la normalidad. Y, además, con aires renovados por parte de la Casa del Rey, ya que hasta ahora este acto tan multitudinario había tenido lugar en el Palacio Real de la Almudaina.

Decisión de Don Felipe

Y es que este jueves, por primera vez en 49 años –desde que comenzaron a veranear aquí el 4 de agosto de 1973– la Familia Real abrió las puertas de Marivent al público estando ellos instalados en su casa de verano. Y las abrieron literalmente, porque tanto los invitados como la prensa entraron al recinto por el portón principal, que se abrió expresamente para la recepción, porque cuando la Familia Real se encuentra instalada allí, esta puerta permanece siempre cerrada.

Palacio de Marivent

Explanada del palacio

Escaleras

del saludo

Oficinas y residencia para personal de seguridad

Base Naval de Porto Pi (salida de autobuses lanzadera)

Puerta de entrada de invitados

Ma-1C

Ma-1

Jardines abiertos

al público

Helipuerto

Son Vent

Residencia de los Reyes

La Masía

Residencia de las Infantas Elena y Cristina

MALLORCA

Palma

Marivent

Fuente: Elaboración propia / ABC / E. SEGURA

Palacio de Marivent

Explanada del palacio

Escaleras

del saludo

Oficinas y residencia para personal de seguridad

Base Naval de Porto Pi (salida de autobuses lanzadera)

Puerta de entrada de invitados

Ma-1C

Ma-1

Jardines abiertos

al público

Helipuerto

Son Vent

Residencia de los Reyes

La Masía

Residencia de las Infantas Elena y Cristina

MALLORCA

Palma

Marivent

Fuente: Elaboración propia / ABC / E. SEGURA

La decisión de trasladar la recepción de la sociedad balear a Marivent fue de Felipe VI. Hacía tiempo que el Palacio de la Almudaina se había quedado pequeño y las restricciones que todavía hay por la pandemia demandaban un espacio al aire libre, lo que llevó al Rey a tomar la decisión de que el acto tuviera lugar en su residencia. En mayo de 2017, ya firmó un acuerdo con el gobierno balear a través del cual una parte de los jardines de Marivent están abiertos al público durante algo más de nueve meses al año y, con la recepción de anoche, quiso tener un gesto más con la sociedad mallorquina.

A todas estas primeras veces se sumó otra: la presencia de la Reina Sofía. La madre de Felipe VI recibió junto a su hijo y Doña Letizia –que iba vestida de la diseñadora ibicenca Charo Ruiz– a todos los invitados. Que Doña Sofía se encuentra en Mallorca se sabe desde mediados de julio, cuando se instaló en Marivent y pasó unos días con sus hijas, la Infanta Elena y la Infanta Cristina. No fue hasta anoche, sin embargo, cuando se la vio por primera vez en un acto público y se constató su presencia en Marivent y en la isla.

La presidenta del Gobierno balear, Francina Armengol (PSOE), fue de las primeras en llegar. No asistieron sus socios de gobierno (Podemos y Més per Mallorca) que anunciaron con antelación que no acudirían a la cita.

Podemos y Més per Mallorca, socios de gobierno de Armengol, no acudieron a la cita

A falta de algunos representantes institucionales, los ciudadanos baleares que enfilaron la cola interminable para saludar a los Reyes estuvieron representados por casi 400 invitados de todos los sectores, procedentes de las cuatro islas que integran el archipiélago. Entre los invitados, además de autoridades civiles y militares, había representantes institucionales, consulares, económicos –del mundo de la empresa, los sindicatos y las cámaras de comercio locales–, académicos y de asociaciones solidarias y ONG.

El mundo de la cultura estuvo representado por diseñadores de moda, músicos, galeristas, escritores y los premios de las Letras Catalanas Ramón Llull y los ganadores de las medallas de Oro de las Islas Baleares 2022, entre otros. También acudieron representantes de las distintas confesiones religiosas, deportistas, cocineros, los galardonados con las medallas de Oro de la comunidad autónoma, medios de comunicación y los alumnos con las mejores notas de selectividad.

Los Reyes reciben a representantes de la sociedad balear EFE

Después del saludo inicial de los Reyes y la Reina Sofía a todos los invitados, se sirvió un delicioso cóctel de pie en la explanada frontal del Palacio a base de gildas de bacalao con tomates y piparras; tacos de maíz y lechona de porc negre; gambas rojas con arroz y huevos fritos; miniempanada mallorquina de pescado; ceviche de marisco en su concha y canuto crujiente de tartar de atún picante. Todo ello acompañado de vinos locales.

Firmó el menú el mallorquín Santi Taura. El cocinero puso el broche de oro a una velada que supuso todo un reto logístico y de seguridad para la Casa del Rey. Las cocinas del cáterin se instalaron en una parte de los jardines cercana a La Masía, el edificio auxiliar donde tienen su despacho el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín; los jefes de Protocolo y de Comunicación y los funcionarios de la secretaría. Los servicios de la planta baja de La Masía sirvieron como cuartos de aseo para las invitadas; mientras que para ellos se instalaron en otra zona de los jardines unos sanitarios portátiles.

Dificultad logística

Desde las siete y media de la tarde unos autobuses lanzadera realizaron viajes de ida y vuelta para trasladar a los invitados y medios de comunicación desde la base naval de Porto Pi –que sirvió de parking para vehículos– hasta el interior de Marivent. La puerta principal del Palacio se encuentra en una carretera de un carril de doble sentido, por lo que la aglomeración de taxis y vehículos hubiera supuesto un problema de seguridad. Desde la Casa del Rey existía cierta preocupación por esa primera llegada a las instalaciones militares, por si quedaba un tanto fría y poco acogedora, algo que solventó la cercanía de todo el personal de servicio, que recibieron a los invitados muy sonrientes con bandejitas con agua y refrescos.

Esta funcionalidad es sólo para suscriptores

Suscribete

https://www.abc.es/cultura/reyes-dona-sofia-anfitriones-sociedad-balear-marivent-20220804212921-nt.html

https://www.abc.es/cultura/reyes-dona-sofia-anfitriones-sociedad-balear-marivent-20220804212921-nt.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.