Mario Casas y Álex de la Iglesia vendrán a un festival de Sitges más “fantástico y seguro” que nunca

El Festival Internacional de cine fantástico de Catalunya está a punto para recibir el próximo jueves 8 de octubre la que será una 53º edición única y adaptada a la situación excepcional de la pandemia en la que estarán disponibles dos formatos, el presencial y el virtual y habrá aforos en las salas en torno al 66%. Serán once días intensos en los que el festival desplegará el mejor cine de género del momento cargado de apuestas arriesgadas e innovadoras, siempre fiel al espíritu de Sitges.

“Será un festival que continuará con la normalidad de siempre, la imaginación, el terror y lo fantástico, que más que nunca nos ha mantenido vivos en esta situación de ciencia ficción”, ha recalcado el director del certamen Ángel Sala en una rueda de prensa celebrada en la Filmoteca de Catalunya acompañado de la consellera de Cultura Ângels Ponsa; la alcaldesa de Sitges Aurora Carbonell y Mónica García, directora general de la Fundació- Festival Internacional de Cinema de Catalunya.

Será un festival que continuará con la normalidad de siempre, la imaginación, el terror y lo fantástico, que más que nunca nos ha mantenido vivos en esta situación de ciencia ficción”

Entre los invitados que acudirán a partir de la próxima semana a la localidad costera destacan los actores Mario Casas, protagonista del thriller de David Victori No matarás; y Najwa Nimri, flamante Gran Premio Honorífico de este año; los directores Álex de la Iglesia, que presenta su serie 30 monedas tras su buena acogida en el festival de Venecia; Juanma Bajo Ulloa, que regresa a la actualidad con Baby, una historia de temática de cuento oscuro; y Paco Plaza, galardonado con el premio Carrera Méliès por “ser uno de los maestros indiscutibles del terror español de las últimas dos décadas”.

Sala ha remarcado el reto que ha supuesto para la organización sacar adelante una programación complicada de seleccionar, con cerca de un millar de títulos en los que 250 trabajos estarán disponibles en el Auditori Melià y en los cines Retiro, Prado, Brigadoon y Sala Tramuntana, y 155 en la virtual, diseñada por la plataforma FestivalScope-Shift72, que será accesible a partir del día 5 de octubre. El director del certamen ha hecho hincapié en la importancia que tendrán esta edición las producciones catalanas, un total de diez, muchas de ellas estrenos mundiales como Malnazidos, película de zombis enmarcada en la Guerra Civol española dirigida por Javier Ruiz Caldera y Alberto del Toro, que inaugurará la muestra el día 8; La vampira de Barcelona, de Lluís Danés, que revisita la trágica historia de Enriqueta Martí, conocida como ‘La Vampira del Raval’ con Nora Navas en la piel de una mujer que fue acusada de asesinar a niños en la Barcelona de principios del siglo XX; las mencionadas Baby, de Bajo Ulloa y No matarás, así como Cosmética del enemigo con la que Kike Maíllo reivindica el poder del relato y vuelve a la sección oficial del festival tras su sorprendente Eva.

Habrá mucha producción catalana, con títulos como la inaugural ‘Malnazidos’, ‘La vampira de Barcelona’ o ‘Baby’

Dentro del panorama internacional se podrán ver una veintena de estrenos en “una apuesta por el cine del nuevo talento y las óperas primas”, ha afirmado Sala, que ha destacado la resurrección del cine francés y la proyección de cintas muy esperadas como Peninsula, secuela de la exitosa Train to Bussan, Mandíbules, de Quentin Dupieux, o la apocalíptica She dies tomorrow, a cargo de Amy Seimetz.

Tanto la consellera como la alcaldesa han destacado el hecho de que será un festival “muy seguro”. Ponsa lo ha definido como“una de las mejores ventanas internacionales de Catalunya en el mundo” y Carbonell ha insistido en la importancia de que se celebrase, porque es una cita muy esperada por los miles de fans que tiene el certamen y porque “la cultura es una forma de expresión necesaria”. Ha afirmado que el Ayuntamiento ha organizado actividades paralelas, con concursos de grafitis y proyecciones especiales para niños y las calles y los comercios están decorados a la espera de recibir a los visitantes que acudirán a la ciudad. Además, los comerciantes han creado 2000 mascarillas inspiradas en títulos del género como La semilla del Diablo o algunos filmes de David Lynch, Gran Premio Honorífico.

Por su parte, Mònica García ha explicado que aunque tienen permitido un aforo máximo del 80%, la organización ha acordado situar en torno al 66% la ocupación máxima de todas las salas para agilizar entradas y salidas y evitar aglomeraciones.

Respecto a la venta anticipada de entradas, Sala ha comentado que funciona al ritmo esperado y que ya hay “muchas sesiones que están agotadas”. Muchas películas de la sección oficial se proyectarán hasta cuatro veces, cuando lo normal es entre un máximo de dos o tres.

El festival de Sitges es una de las mejores ventanas internacionales de Catalunya en el mundo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *