Màrius Serra: “En ‘Tirant’ hay sexo, drogas y rock & roll”

“En el Tirant hay sexo, drogas y rock & roll”. Con esta frase, que es todo un lema, el escritor y enigmista Màrius Serra explica a La Vanguardia los detalles de “la obra titánica” que ha construido durante los dos últimos años: versionar en catalán actual la novela completa de Joanot Martorell. “Dos años y un confinamiento”, especifica.

Como pasa en todas las culturas modernas, los clásicos son versionados en la lengua actual. “Prefiero hablar de ‘catalán actual’ que de ‘catalán moderno’, porque moderno está muy connotado –explica Serra–. El proyecto fue una propuesta de la editorial Proa y es lo último que habría imaginado que me propondrían”.

Dicho y hecho, el escritor releyó Tirant lo Blanc, la novela caballeresca que escribió Joanot Martorell y que se publicó por primera vez en València en 1490. “Con motivo del quinto centenario, en 1990 la trabajamos con Jaume Fuster, y ahora la he releído mirando cómo lo tenía que hacer en catalán actual”.

“Me siento muy en sintonía con esta propuesta porque la palabra ‘clásico’ está muy cargada de solemnidad e intimida a más de un lector”, afirma Serra

Serra es un firme defensor de esta actualización, que abarca toda la novela: “Me siento muy en sintonía con esta propuesta porque la palabra clásico está muy cargada de solemnidad e intimida a más de un lector. Releyéndolo y adaptándolo, he descubierto toda la fuerza de un clásico, que contiene sexo, drogas y rock & roll”.

Y detalla la metáfora: “El sexo está presente y tiene un punto de atrevimiento, de entrar en las alcobas, que es muy tentador, desenfadado y profundo al mismo tiempo. Hay droga, que es todo lo que engancha, como la lucha por el poder, como ser el primer caballero, primus inter pares. Hoy nuestros héroes son del ámbito del deporte, y sus drogas son la velocidad en las motos, por ejemplo. Todo eso también está, en Tirant. Y el rock & roll es la geopolítica. Constantinopla es el centro del mundo y Joanot Martorell escribe una ucronía porque ‘los buenos’, los cristianos, ganan. Es un deseo de reescribir la historia para ganar”.

Cubierta del libro 'Tirant lo Blanc' (Proa), en catalán actual por Màrius Serra
Cubierta del libro ‘Tirant lo Blanc’ (Proa), en catalán actual por Màrius Serra (Ilustración de la cubierta de Francesc Artigau / Grup 62)

Con respecto a la lengua, Serra confiesa que lo que más le ha costado es la parte más medieval: “No solo por los referentes que hoy ya no se conocen; también las letras de batalla y las conversaciones cortesanas que son completamente encartonadas. Es muy difícil decir en el siglo XXI todo ese lenguaje políticamente correcto de la época. En cambio, el lenguaje políticamente incorrecto es sensacional, es muy tentador, sobre todo en el ámbito de las mujeres. El personaje de Plaerdemavida es una perita en dulce”.

El escritor pone algunos ejemplos de expresiones y refranes que ha actualizado. Donde decía “Santa Maria val!”, ahora dice “Maria Santíssima!”. Donde decía “Car dien en Calàbria que molt parlar nou, i molt gratar cou”, ahora dice “Tal com deien a Calàbria, més val dir prou, que molt parlar cou”.

También cuenta que ha cambiado la palabra arnés por armadura: “La palabra arnés está muy connotada a los deportes de hoy. Si dices armadura , la gente piensa en la edad media; si dices arnés, no. Eso a pesar de que el estudio de Martín de Riquer se titula L’arnès del cavaller, un libro que he consultado mucho”.

Donde decía “Car dien en Calàbria que molt parlar nou, i molt gratar cou”, ahora dice “Tal com deien a Calàbria, més val dir prou, que molt parlar cou”

Serra añade que también ha actualizado los nombres de lugar, y que para hacerlo se ha reflejado en la versión inglesa de Rosenthal, en la que todos los topónimos están adaptados al nombre actual. Así, Contestinoble, Conterburi, Clócestre y Bétafort, ahora son Constantinopla, Canterbury, Gloucester y Bedford. Y Guillem de Varoïc, ahora es Guillem de Warwick. “Soy consciente de que puede sorprender a algún gran conocedor del Tirant, pero todo está justificado y es congruente”, puntualiza.

El autor de la actualización expone dos razones que pueden ayudar a acercar esta versión al lector actual: “La primera es que no les intimide al registro de la lengua, que he querido que sea tan rica como el original, pero en catalán contemporáneo. La segunda son los itinerarios. He marcado cuatro caminos para el lector que se quiera acercar parcialmente”.

Los cuatro itinerarios son: el Tirant esencial (58% del libro), los episodios amorosos (19%), los bélicos (20%) y una selección de nueve capítulos que funciona como un libro de cuentos. “Esta última es una cata de nueve capítulos que pueden empujar a leerlo todo”, apunta.

“La lengua actual convierte lo que es materia de estudio, las versiones críticas, en materia de placer, porque apetece mucho leerlo. Tenemos que perder el miedo a los clásicos; en todas las culturas hay actualizaciones. Eso mismo buscamos en catalán”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *