“Me siento más yo haciendo rock”

Embarcado en numerosos proyectos y realidades artísticas y musicales, el músico, cantante y guitarrista barcelonés Eduard Iniesta acaba de alumbrar uno de los más significativos de su brillante e inquieta carrera.

Con los efectos de la pandemia afectando parcialmente la representación en el Auditori del espectáculo-concierto Ma, me, mi… Mozart!, de sus recitales junto a Mercè Sampietro o su trabajo sobre poemas de Maria Mercè Marsal –por citar solo algunos– ha publicado este viernes el álbum Trajecte animal (DiscMedi), con el que se zambulle en las esencias roqueras. Un cambio insólito en alguien que se mueve en terrenos musicales clásicos, world music o cantautoriles.

Disco que hace el número diez de su discografía, se trata de una obra hecha a cuatro manos con su hermano Xavier, responsable de todas las letras, y en donde Eduard exhibe contundencia, matiz y diversidad estilística con la guitarra eléctrica. Elaborado junto a un trío a base de batería, órgano Hammond y bajo, Iniesta confía en poder presentarlo el 11 de diciembre en el café del Teatre de l’Escorxador de Lleida. Un gira que cerrarán en el Palau de la Música de Barcelona en enero del 2022.

Portada del nuevo álbum de Eduard  Iniesta
Portada del nuevo álbum de Eduard Iniesta (DISCMEDI)

Con este álbum usted da un cambio formal espectacular.

Era un sitio a donde quería llegar y con mi álbum anterior, White hole, ya dejé ver un poco de esta idea, de ir hacia un rock de crónica urbana, y de explicar mil historias, algunas muy autobiográficas y otras más imaginativas… en fin, de sacar un poco el roquero que tengo aquí dentro y que de alguna manera lo dejé abandonado hace muchos años.

¿Cuántos?

Pues desde los 17 años, cuando me vendí la Stratocaster que tenía después de fusilar todos los solos de Eric Clapton con los Cream, y cuando me pasé a la world music, es decir, hará ya más de treinta años. Y hasta ahora. Sí, pero el rock ha sido un mundo que siempre me ha interesado, aunque nunca hasta este extremo, porque Trajecte animal es indefectiblemente el disco más rompedor que he hecho hasta ahora. Quería romper con lo que había hecho anteriormente, no como un experimento pero sí para ver hacia donde me lleva . Y he de decir que personal y artísticamente me encuentro ahora mismo super cómodo y como nunca.

Trajecte animal es indefectiblemente el disco más rompedor que he hecho hasta ahora

¿Es una faceta musical que si tiene continuidad la desarrollará paralelamente ente a lo que ha hecho hasta ahora?

Sí, porque yo soy lo que soy. Soy invertebrado y para mí la música es un todo, es decir, me gusta ser productor de estilos diversos y me gusta componer sobre estilos diferentes porque nunca he querido confinarme. Paralelamente, está claro, yo voy trabajando sobre tareas de encargo que me hacen, que me sustentan y que me hacen ser el músico que quiero ser.

¿Se puede entender como una decisión arriesgada o liberadora la de esta apuesta estilística?

El arte es riesgo y esto ya lo asumo. En cada disco yo me cuestiono, y normalmente en cada uno viro en relación con el anterior. Es casi como una obligación; en este aspecto el mundo anglosajón nos ha dado muchas muestras, como Bob Dylan o Neil Young, que se electrifican, varían de sonido, y para mí esto es precisamente la grandeza de la música. No es ningún sinsentido hacer esto sino que forma parte del proceso mental del músico que llevo dentro.

Para dar este paso, los músicos que le arropan son fundamentales, ¿no?

Sin duda. Con ellos [Àlex Tenas, Cristina Membrive y Gerard Nieto] trabajé puntualmente en algunas cosas, hasta que decidimos montar la banda que fue a comienzos de este año con la idea de ir a este disco. Tenas es un batería consagrado y tiene una energía en el escenario increíble, que me ha dado muchísimo. Yo quería llegar a un sonido muy de verdad, es decir, que lo que uno escuche en el disco sea lo que escuche después en el concierto. En otros discos he experimentado más y aquí en cambio hay una banda que toca lo que toca. Y están muy integrados en las canciones que han salido. Aunque el elemento para mí más importante de este disco es esta comunión que he hecho con mi hermano Xavier.

¿Cómo surgió?

Él se encarga de las letras, yo de la música; después él critica mi música y yo sus letras, nos peleamos como buenos hermanos, y finalmente llegamos a parir un canción muy cercana a lo que queríamos. Pero eso después de un proceso duro y complejo.

Eduard Iniesta
Eduard Iniesta (DISCMEDI)

¿De quien fue la idea inicial?

Era una cosa de la que íbamos hablando desde hacía un tiempo pero él apretaba, tenía ganas; él toca la armónica desde hace unos años muy bien y quería participar en mi parte creativa y de producción. Se trata de un proyecto que nace de los dos, y no está descartado por cómo están las cosas que en algún momento hagamos conciertos a dúo de este disco.

¿La situación creada por la pandemia ha dificultado todo este proceso?

Es una situación extraña, pero creo que es muy buen momento para sacar un disco como éste. Primero porque la gente tiene sed de cultura, necesita buenos inputs porque la vida no es solo trabajo. Y segundo, es un buen momento para emocionar y para entrar en la casa de la gente y hacer lo que hacemos los músicos, que es gustar.

Uno escribe sobre aquello que cree que cuando se convierta en canción transmitirá un punto de vista que ayudará a la persona que la escuche

Bastantes letras del álbum son personales, biográficas; ¿ha sido difícil dar el visto bueno en algún momento a lo que escribía su hermano?

De las experiencias propias hay que sacar conclusiones que unan a los demás. Al final, uno escribe sobre aquello que cree que cuando se convierta en canción transmitirá un punto de vista que ayudará a la persona que la escuche. Pero, claro, uno pone límites a su intimidad, y si hablas de ellas, lo haces a tu manera.

El vestido roquero que exhibe el álbum ¿cómo lo definiría?

Hay tanto rock que me gusta… Lo que está claro es que tengo unas influencias y que no las escondo. Por lo tanto se pueden identificar, y yo lo que hago es elaborarlas y pasarlas un poco a mi terreno

Eduard Iniesta
Eduard Iniesta (DISCMEDI)

¿Algún nombre?

Chris Rea, Knopfler, Beatles, Beach Boys, Lou Reed, también Neil Young y Bob Dylan. Pero al final es una cuestión de transmitir lo que tú sientes.

¿Cree que esta música es la que mejor le refleja?

Siento algo en mí mismo que hace que esté en mi sitio. Me encuentro más cómodo que nunca. Y por eso lo quería celebrar con esta ruptura. Hago las canciones de una manera muy próxima a la música que le gusta a la gente que tiene de 20 a 70 años, no es una música de minorías. Y la estoy haciendo a los 50 años. La verdad es que me siento más yo haciendo rock, y este confinamiento me ha servido para trabajar mucho las canciones y la sonoridad.

¿Influencias? Chris Rea, Knopfler, Beatles, Beach Boys, Lou Reed, también Neil Young y Bob Dylan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *