Mourn, por fin ellas mismas

Carla Pérez y Jazz Rodríguez tiene 24 años y Leia Rodríguez, 21. Ellas tres dan vida e imagen al grupo Mourn, la banda del Maresme que comenzó a hacer oír sus voces y sus guitarras eléctricas en 2013 y que desde entonces se han consolidado como una de las más atípicas bandas de la escena roquera catalana, con tres álbumes contundentes y refrescantes y gran reconocimiento de los medios internacionales.

Tres chicas, dos de ellas hermanas e hijas del también músico Ramón Rodríguez (Madee, The New Raemon) que acaban de dar un paso adelante con su nuevo y cuarto disco Self worth (Subterfuge). Una obra que, como explica Carla Pérez, “es la respuesta a una situación que nos tenía bloqueadas como banda y también como nosotras mismas”. En síntesis, el desencuentro con el batería del combo Antonio Postius tras más de un lustro de convivencia y muchas giras había llegado a un extremo que generaba mal rollo y nula comunicación. Una vez él se fue, las cosas adquirieron otro tono.

Una de las claves del grupo y del disco es excelente conexión entre Carla y Jazz. Dice la primera que “a la hora de componer es mucho más sencillo hacerlo con alguien que te llevas tan bien. Confío además en sus opiniones sobre otros temas, y por eso cuando ella me dice que ha escrito una letra yo ya sé que va a ir conmigo”. Ya con nuevo batería y para acabar de redondear esas letras, se fueron las dos cuatro días al sur de Francia en plan aislado, con sus guitarras y sus Pro Tools. Sabia decisión.

Comparado sonoramente con el anterior álbum de la banda, Sorpresa familia , Pérez reconoce que “es verdad que ahora íbamos con la mente un poco más abierta, pero eso no quiere decir que con los anteriores no lo estuviéramos, pero aquí noto mucho el cambio en las melodías de las voces, en la estructuras de los temas… ha ganado en ritmo pero a la vez juntando las voces de una manera inédita”.

Pero ¿qué mensaje transmiten? “Hablamos de conflictos y problemas que nos hacen sentir cabreadas, pero también es verdad que siempre ha habido muchísima ironía en todos nuestros temas. Lo que decimos en este disco es que es muy importante tener conciencia de una misma y de tu autoestima, que eso existe y está en tu poder trabajar en ello”.

La cantante, compositora y guitarrista de la banda -idénticos roles que los de Jazz Rodríguez- no está muy segura de que sea un álbum de empoderamiento, tal como se viene publicitando. “No lo sé; sí sé que todo lo que tú hagas va a empoderarte, y todo ese proceso te libera de muchas cosas y te hace sentir contenta contigo misma. Desde esta perspectiva, que es como lo veo yo, en todos nuestros discos nos hemos empoderado y con este no especialmente más”.

En cualquier caso Mourn, quieran ellas o no, son referentes para no pocas/os aunque “siempre escribimos sobre los que nos está pasando y muchas veces usamos el grupo como diario estrictamente personal. Pero también tengo que decir que creo que es el primer disco del grupo que tiene un mensaje incluso positivo, y en este sentido ojalá que la gente joven que nos escucha lo capte”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *