Muere Carlos do Carmo, el Sinatra del fado

Corresponsal en Lisboa Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

Portugal estrena 2021 entonando el fado más triste por Carlos do Carmo, la gran voz de la canción lusa gracias a himnos como «Lisboa, menina e moça», «Canos do Tejo», «Por morrer uma andorinha» o «No teu poema».

El Hospital de Santa María fue la última morada de esta leyenda cuyo legado permanecerá para siempre en la memoria de los ciudadanos lusos, que lo veneraban a sus 81 años como el caballero que era, como un influyente renovador del género musical por excelencia en tierras de Pessoa, como un maestro para las nuevas generaciones.

Nada extraño, por tanto, que el primer ministro Antonio Costa reaccionara nada más conocerse el deceso: «Es con extrema consternación y profundo pesar que el Gobierno decidió decretar un día de luto nacional el lunes 4 de enero».

Además, el gabinete socialista planea concederle la Orden de la Libertad a título póstumo «por el determinante papel que tuvo en la renovación del fado».

Además, el martes 5 se desarrollará un espectáculo que celebrará el comienzo de la presidencia lusa de la Unión Europea, y ahí se le rendirá tributo a Carlos do Carmo, recordado con gran sentimiento por el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa.

Entre sus discos más icónicos, destacan el álbum que grabó en 2012 junto a la pianista Maria Joao Pires, gloria nacional de la música clásica. Fue solo dos años después de su colaboración con Bernardo Sassetti, antesala para toda una exhibición de clase a través de ‘Fado é amor’, donde lo acompañaron voces invitadas como Mariza, Raquel Tavares, Ricardo Ribeiro, Ana Moura, Camané, Mafalda Arnauth, Aldina Duarte, Marco Rodrigues o Cristina Branco.

Más adelante, el Festival de Fado de Madrid lo llamó para ser la estrella principal hace poco más de un año y ABC lo entrevistó en el Hospital da Luz, al lado del estadio del Benfica, donde sonrió cuando le dijimos que nos parecía ‘el Sinatra del fado’. Ya entonces tenía graves problemas de salud y, de hecho, tuvo que cancelar su viaje a Madrid, que le hacía ilusión porque «tengo muy buenos amigos allí».

El guitarrista que lo acompañó durante 25 años, Antonio Chaínho, reaccionó muy apenado: «Tengo el corazón partido». Una muestra de que las palabras de lamento se extendían por todo Portugal de norte a sur para despedir a quien llevaba la «saudade» en la sangre.

Sí, porque la madre de Carlos do Carmo regentaba una casa de fados, y ahí comenzó él mismo a mediados de la década de los 60. Poco a poco, se fue labrando un prestigio gracias a su estilo elegante y a su determinación en tiempos de la dictadura de Salazar. Y no tardó en dar el salto a los grandes escenarios internacionales: el Royal Albert Hall, el Olimpia de París y un largo etcétera.

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/abci-muere-carlos-carmo-sinatra-fado-202101011844_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/abci-muere-carlos-carmo-sinatra-fado-202101011844_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *