Muere el actor Manuel Gallardo a los 83 años, el padre de Javi en 'Verano azul'

Se convirtió en la década de los setenta en un rostro habitual de piezas de teatro televisado y series de televisión, como ‘Verano Azul’

A los 85 años ha fallecido este viernes en Madrid el actor de larga trayectoria teatral Manuel Gallardo, que debutó en el cine con Tierra de todos, la primera película equidistante sobre la Guerra Civil, y alcanzó cierta popularidad como el padre de Javi en la serie Verano azul.

Hijo de los actores José Gallardo y Mery Leiva, que también intervino en un episodio de Verano azul, Manuel Gallardo debutó sobre las tablas a la temprana edad de 15 días, haciendo de bebé en la obra Cancionera con la que su madre andaba de gira cuando dio a luz. Así predestinado, no pudo escapar de la tradición familiar, una saga teatral que remonta a sus abuelos, Isidro Lechet y Victoria Ibáñez, y ha proseguido con su hija, la también actriz Nuria Gallardo.

Galán de voz portentosa especializado en teatro clásico, formó parte de múltiples compañías, y llegó a fundar la suya propia, viajando por toda España y Latinoamérica representando centenares de obras, a menudo en verso. Su actividad en los escenarios tomó fuerza en los años 60, y se prolongó hasta bien entrado el milenio. En 2007 y 2010, todavía participó en representaciones de Las brujas de Salem, de Arthur Miller, y El galán fantasma, de Calderón de la Barca. Entre 1997 y el año 2000 formó parte del Teatro Español, una relación que terminó amargamente con el despido improcedente del actor durante los primeros ensayos de Eloísa está debajo de un almendro. El Ayuntamiento de Madrid fue condenado a indemnizarle con 5.400.000 pesetas.

En los años 60, también debutó en el cine como coprotagonista de la mencionada Tierra de todos, de Antonio Isasi-Isasmendi, la primera película española pensada para la reconciliación nacional, que se llevó a cabo con escasos medios, sin apoyo alguno de las autoridades o del ejército. Gallardo interpretaba a un soldado republicano que, por circunstancias naturales, se veía obligado a pasar la noche con un soldado del bando nacional al que daba vida Fernando Cebrián. A medida que caían las horas se pasaba del odio a una suerte de entendimiento. La interpretación de Gallardo se vio recompensada con el Premi Sant Jordi a la Mejor Interpretación Española, que entonces otorgaba el Cine Forum de RNE en Barcelona con el nombre de Premios San Jorge.

Siguieron algunas películas más como el péplum Soraya, reina del desierto (1964), Los cien caballeros (1964), Después del gran robo (1967), La última señora Anderson (1971) o Las cosas del querer (1989), película de Jaime Chávarri que fue su última intervención en la gran pantalla.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

CineMuere Olivia de Havilland, leyenda del Hollywood clásico, a los 104 años
HistoriaLa verdadera historia de los ninjas y el secreto de la invisibilidad
La entrevista finalAnna Manso: "Pretender llegar a la perfección como padres es el camino al desastre"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *