George Wein – AP

Muere George Wein, el padre de los festivales de música al aire libre

Fue el creador del Newport Jazz Festival, que sirvió de modelo para los macroconciertos que vinieron después

Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

Antes que él, un par de compañías estadounidenses de semillas para la agricultura ya organizaron ‘protofestivales’ para promocionar sus marcas, con diferentes artistas turnándose en el escenario ante públicos de la norteamérica rural. Pero George Wein, fallecido este martes a los 95 años, fue el primero que dio forma a lo que entendemos por festival moderno en 1954, cuando, animado por miembros de su club de jazz en Boston, creó el Newport Jazz Festival.

Wein, nacido en Boston en 1925, también era músico. Empezó a cantar en la década de 1930, interpretando las canciones que sonaban en la radio mientras su madre lo acompañaba al piano, instrumento que después estudiaría en su rama clásica hasta que, un buen día, su hermano mayor llevó a casa un disco de Louis Armstrong. Las grabaciones de Satchmo le cambiaron la vida, y cuando llegó la adolescencia formó su propio grupo de jazz antes de ser reclutado en 1944 por el ejército, donde siguió tocando el piano para los oficiales. Años más tarde, ya en la década de los cincuenta, abrió el Storyville jazz club en Boston, y allí fue donde un grupo de acaudalados fans del género procedentes de Newport (en Rhode Island) le pidió que montase algo en su ciudad. Elaine Lorillard, una famosa de la farándula de la época, se quejó de que allí el verano era «terriblemente aburrida», y convenció a su esposo, heredero de un imperio tabacalero, para que le donara 20.000 dólares para financiarlo. «Lo vi como una oportunidad para promover el jazz a gran escala y abrir esta gran música a personas de todas las edades», relató Wein a JazzWax en 2008. «Por primera vez, las personas que no iban a los clubes o no podían entrar porque eran demasiado jóvenes ahora podían ver y escuchar la música y los músicos en vivo, al aire libre, en un ambiente relajado y cómodo».

Inspirado, tal como él mismo dijo en su momento, en ‘los festivales medievales’, organizó la primera edición del Newport Jazz Festival, que contó con Dizzy Gillespie Quintet, Billie Holiday, Oscar Petterson, Lester Young, Ella Fitzgerald, Gene Krupa Trio o Errol Garner, y que resultó un éxito. En años posteriores fichó para su cartel a Miles Davis, Duke Ellington, Thelonious Monk, Charles Mingus, Wynton Marsalis, Frank Sinatra, Count Basie, John Coltrane, Billie Holiday y un interminable etcétera de astros del jazz, y muchos se animaron a grabar allí discos en directo, lo que multiplicó su popularidad. En 1959 creó un evento hermano, el Newport Folk Festival, donde seis años más tarde Bob Dylan sería abucheado por los fundamentalistas del género por conectar su guitarra a un amplificador eléctrico. En sus memorias ‘Myself Among Others’, Wein recordó cómo se enfrentó a Dylan cuando abandonó el escenario para exigirle que volviera a tocar algo acústico. Cuando Dylan se resistió, diciendo que no tenía una guitarra acústica, Wein pidió voluntarios para que le prestaran una y ayudó a convencer a Dylan para que volviera a salir.

Con el tiempo fundaría su propia empresa, Festival Productions, con la que creó el New Orleans Jazz & Heritage Festival y el Essence Music Festival (y al otro lado del océano, el Grande Parade du Jazz en Niza), pero cuando murió su mujer y cómplice en estas aventuras, Joyce Alexander, empezó a desconectarse de la industria de la música en vivo. Su sucesor como director artístico del Newport Jazz Festival, Christian McBride, lo describió como «la luz que ha guiado a cada persona que ha dirigido un festival importante», y tras su muerte lo ha despedido con este mensaje: «Con inmensa tristeza les informamos del fallecimiento de nuestro fundador y estrella del norte, George Wein. Todos hemos perdido a un gran campeón del jazz, del arte, la filantropía y la igualdad. Nunca habrá otro como él. Descansa tranquilo, George». También ha dado sus condolencias Wynton Marsalis: «Como joven pianista y propietario de un club, comprendió la calidad, adoró a los gigantes de la música y creó un formato de festival revolucionario que ofrecía la gama más amplia posible de jazz a un público mucho más amplio al aire libre. Le encantaba contar historias sobre Bird, Duke y todos los grandes, participar en animados debates sobre una variedad de temas, y era un defensor de los jóvenes talentos».

Cuando Wein recibió un Grammy honorario en 2015 por ser pionero en el concepto de festivales de música, reveló que ya en la primera edición descubrió el secreto del éxito de estos eventos: «El aire libre crea esa sensación especial», dijo en una entrevista de 2015. « Y en los festivales, hasta el día de hoy, aunque no sean festivales de jazz, esa es la atracción. Son un lugar de encuentro para la gente». Tal como dijo el crítico de jazz Gene Santoro: «Todo, desde Woodstock hasta el Jazz at Lincoln Center, habría sucedido de manera diferente, si es que hubiera sucedido. Wein puede afirmar con razón haber inventado, desarrollado y codificado el festival de música popular contemporánea».

Ver los comentarios