Paula Ortiz retratará al “Hemingway más honesto” a través del actor Liev Schreiber

La historia retrata a un Ernest Hemingway “más honesto” que en el resto de sus novelas. Y por eso ésta es la que más le gustaba a Gabriel García Márquez. Así nos lo explica la realizadora aragonesa Paula Ortiz (La novia) cuando faltan unas semanas para que empiece a rodar, en Venecia y otros puntos del nordeste de Italia, la película Al otro lado del río y entre los árboles , basada en el libro homónimo del escritor estadounidense. El actor Liev Schreiber, conocido sobre todo por la serie Ray Donovan , protagonizará el filme.

Liev Schreiber
Liev Schreiber (.)

En la cinta, Schreiber interpretará al coronel Cantwell, alter ego de Hemingway en la que también es su etapa más reflexiva y menos egocéntrica. Junto al intérprete norteamericano de ascendencia alemana, nominado a seis Globos de Oro y muy reconocido en la escena teatral de Broadway, actuarán las premiadas actrices italianas Matilda de Angelis y Laura Morante, y su compatriota Giancarlo Gianinno, nominado al Oscar en 1977 por Siete bellezas.

La novela en que se basa la película es la que más gustaba a García Márquez de todas las de Hemingway

Al otro lado del río y entre los árboles cuenta la historia del coronel Richard Cantwell y su relación con una joven aristócrata italiana Adriana Ivancich. El personaje es en gran parte autobiográfico, aunque toma como base a un amigo y compañero de trinchera de Hemingway, el coronel Charles T. Lanham.

En la novela, cuya adaptación corre a cargo de Peter Flannery y “respeta tanto los personajes como los tiempos”,Cantwell decide retirarse en Venecia para pasar sus últimos días junto a Renata Contarini hija de una condesa y con la que mantiene un amor prohibido. El militar, envejecido y enfermo, desea encontrar con ella la vida de gozo que hasta ahora no ha tenido. Y en la ciudad italiana rememorará también algunas de sus hazañas bélicas durante la Segunda Guerra Mundial.

Entre los protagonistas no se da exactamente un romance sino “un encuentro de una noche de esos que a uno pueden cambiarle la vida y la visión de las cosas”

Hemingway, que pasó su vida de guerra en guerra, mantuvo su propia relación con una aristócrata italiana, Adriana Ivancich. El militar que le sirve de trasunto en la novela es un personaje complejo y conflictivo, herido y dañado en el cuerpo y el alma. El personaje “trata de afrontar las contradicciones, las brechas y los sinsentidos de una vida dedicada al conflicto bélico”, explica Paula Ortiz a La Vanguardia.

El oficial “ha dedicado vida entera a luchar por unos valores” pero, ya hacia el final de su existencia y a raíz del encuentro con su amada, “se cuestiona el sentido de lo que ha hecho y reflexiona sobre la futilidad de la victoria”.

Dentro de la trayectoria de Hemingway, la narración representa un giro y “una toma de distancia melancólica” desde un punto de vista más honesto y menos sanguíneo que el de las novelas de su juventud, añade Ortiz. Es una novela “mucho más emocional, empática y abierta que otras”. Y ofrece, indica la cineasta, lo que el dramaturgo Juan Mayorga denomina “el valor del relato del moribundo”.

Lo que ocurre entre el viejo coronel y su joven amada no es exactamente un romance, señala Ortiz, “sino un encuentro de una noche de esos que a uno pueden cambiarle la vida y la visión de las cosas”. Para explicarlo, la directora cita ahora al filósofo italiano Emmanuel Lévinas, para quien “la única opción de reconstruirnos es el encuentro directo con el otro, un encuentro que te restituye”.

Ortiz recibió la propuesta de adaptar la novela de Hemingway cuando acababa de estrenar ‘La novia’, basada en la tragedia ‘Bodas de sangre’, de Lorca

Esta idea lleva a la realizadora a subrayar la fuerte conexión que la película puede crear con el público en un momento, el de esta pandemia, que por la vía más inesperada y no precisamente positiva nos ha llevado a valorar la importancia del encuentro. Pues “ahí reside la única ética verdadera, en el reconocimiento directo con el otro, en la unión de uno y otro”. Ortiz espera que, desde esa perspectiva, en cuanto que el proyecto del filme ha venido a desarrollarse en una situación de “aislamiento abismal y desconocido”, el resultado pueda tener algo de “iluminador”.

La también realizadora y guionista del largometraje De tu ventana a la mía (2011) recibió la propuesta de adaptar Al otro lado del río y entre los árboles cuando, a finales del 2015, acababa de estrenar La novia , adaptación de la tragedia lorquiana Bodas de sangre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *