Prohíben la entrada a una mujer en el museo de Orsay porque su vestido tenía demasiado escote

Finalmente Jeanne, estudiante de literatura, pudo pasar con una chaqueta. Dentro, más escotes, espaldas y ombligos al aire

«Carta abierta al museo de Orsay. Adjunto imagen del vestido de la discordia (foto tomada cuatro horas antes)». Así comienza el tuit de denuncia de Jeanne, estudiante de literatura, contra el museo parisino que no le permitió la entrada porque su escote era demasiado pronunciado. «es martes 8 de septiembre, la tarde es calurosa y los brazos, los torsos y las espaldas se descubre en París», dice, «ni me imaginaba que mi escote sería objeto de discordia».

En su relato, la joven cuenta que casi no había sacado su entrada del bolso cuando una empleada del museo mostró su negativa: «Ah, no, no va a ser posible, no es posible, esto no va a pasar». No cede ni ante una compañera, que le pide que ceda. «Todavía no sé que es mi escote el que ha desencadenado el drama».

«Pregunto que qué pasa, no me responden, me miran fijamente los pechos, me siento incomodísima, no entiendo qué pasa». Aparece un guardia de seguridad, según ella con unos modos algo alterados: «Cálmese, señora, las normas son las normas».

Aparece otro empleado y todos observan el escote de Jeanne, lo señalan, hablan de «eso», pero nadie da una explicación clara. Su amiga interviene: ella lleva un crop top con el ombligo al aire y nadie le dice nada. «Usted póngase una chaqueta y si quiere dentro se la quita, son las normas».

«Todo este sinsentido hace que incluso un responsable se aguante la risa. No quiero ponerme la chaqueta porque me siento vencida, obligada, me da vergüenza, me da la impresión de que todo el mundo me mira los pechos, ya no soy más que mis pechos, soy sólo una mujer sexualizada, pero quiero entrar en el museo», dice Jeanne. Se pone la chaqueta y entra. «Dentro, cuadros de mujeres desnudas, esculturas de mujeres desnudas, visitantes con la espalda al aire, con el ombligo al aire, pero todas delgadas y sin pecho. Me pregunto si me habrían dejado entrar sin problema con algunos de los atuendos que llevan las mujeres dentro».

«No soy mis pechos, no soy un cuerpo, vuestro doble rasero no debería ser un obstáculo para mi derecho a acceder a la cultura y al conocimiento», concluye la joven.

«Un atuendo decente»

Efectivamente, el artículo 7 del reglamento del museo, que se puede encontrar en su página web pero no en la taquilla, insta a los visitantes a a llevar «un atuendo decente», y los artículos 14 y 35 hacen referencia a la prohibición de acceder al museo «con un atuendo susceptible de alterar la tranquilidad pública».

A pesar de ello, y tras el revuelo que ha suscitado la denuncia, que se ha viralizado rápidamente en las redes, el museo de Orsay ha emitido un brevísimo comunicado por el mismo medio: «Hemos tenido conocimiento de un incidente con una visitante cuando accedía al museo de Orsay. Lo lamentamos profundamente y pedimos disculpas a la persona implicada, con la que nos hemos puesto en contacto».

Según informa Libération, el comunicado llegado a los medios no es mucho menos escueto: «Hemos pedido a la empresa concesionaria que revise el recordatorio de las normas que se encuentra a la entrada del museo».

Por su parte, Jeanne ha asegurado a Libération que, efectivamente, la institución se ha puesto en contacto con ella y que le han confirmado que lo que pasó «no es normal y no corresponde a su política». «Yo no llamo al boicot del museo de Orsay, yo misma volveré. Lo que quiero es recordar que a las mujeres se nos discrimina aún todos los días».

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

CulturaReabre la cripta de Notre-Dame, el corazón de París
LiteraturaPierre Lemaitre: "Vivimos en una democracia autoritaria que cuenta con la policía y la justicia para mantenerse en el poder"
ÁfricaMilitares golpistas obligan a dimitir al presidente de Mali y anuncian la creación de un "Comité Nacional de Salvación"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *