¿Qué artista se operó para tener la frente de Mona Lisa y la barbilla de Venus?

Se fotografió a sí misma desnuda, dando a luz a un maniquí andrógino; se transmutó en máquina expendedora de besos a cambio de cinco francos; expuso las sábanas manchadas de semen de sus múltiples amantes; se disfrazó de superestrella del anticristo con un pezón al descubierto; en el Museo del Louvre pegó un pequeño triángulo de su propio vello púbico a la mujer desnuda de E l rapto de Antíope y en El origen de la guerra mostró a un hombre con su sexo en erección, tumbado sobre un lecho como la mujer del cuadro de Courbet.

ORLAN
ORLAN

Nacida como Mireille Porte en Saint-Étienne en 1947, se cambió el nombre a los 15 años. ORLAN, así, con mayúsculas, una artista mutante y feminista cuyo trabajo siempre estuvo centrado en la presión que la sociedad ejerce sobre el cuerpo de las mujeres y que, entrada en la cuarentena, comenzó su serie más radical. También la que le dio mayor notoriedad: La reencarnación de Santa Orlan.

La séptima cirugía-performance fue retransmitida vía satélite desde la mesa de operaciones a la galería Sandra Gering de Nueva York
La séptima cirugía-performance fue retransmitida vía satélite desde la mesa de operaciones a la galería Sandra Gering de Nueva York (ORLAN)

Entre 1990 a 1995, se sometió a nueve operaciones de cirugía plástica, reescribiendo el arte occidental en su propio rostro. Una operación alteró su boca para imitar la de Europa de François Boucher, otra cambió su frente para imitar la de la Mona Lisa de Leonardo ; modificó su barbilla para parecerse a la de la Venus de Botticelli ; tomó prestados los ojos de la Psique de Gérôme y la nariz está inspirada en una escultura de Diana. No buscaba un ideal de belleza, sino quitarse la máscara con la que había nacido y reinventarla. Crearse a sí misma destruyendo cualquier rastro de identidad impostada.

Performance-cirugía  denominada Omnipresencia, 1993
Performance-cirugía denominada Omnipresencia, 1993 (ORLAN)

Las operaciones se llevaron a cabo en un quir ófano-teatro barroco lleno de frutas de plástico, cruces y enormes fotografías, con ORLAN completamente despierta, recitando poesía y textos psicoanalíticos, mientras los cirujanos vestidos por Paco Rabanne, Franck Sorbier, Issey Miyaké o Lan Vu, seguían al pie de la letra la transformación de su rostro. Cada cirugía fue registrada en video, y la séptima fue retransmitida vía satélite desde la mesa de operaciones a la galería Sandra Gering de Nueva York.

Lo llamó ‘arte carnal’ y perseguía convertir su cuerpo modificado en lugar de debate público

Al final de la serie se colocó dos de esos implantes de silicona que habitualmente se utilizan para realzar los pómulos uno a cada lado de la frente, encima de las cejas, como si se tratara de un pequeño diablillo. Lo llamó arte carnal y no le interesaba tanto el resultado plástico final, sino la operación quirúrgica-performance y el cuerpo modificado convertido en lugar de debate público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *