¿Qué estudios universitarios no siguen el calendario académico?

El mundo escolar y académico está acostumbrado, desgraciadamente, a los cambios constantes de las leyes de educación y de los planes de estudios. Lo que tendría que dar solidez y continuidad a los estudiantes se convierte demasiado a menudo en una guerra entre partidos para imponer sus criterios.

Hace un par de semanas el lector Pau Morata Socías publicaba una carta en que recordaba la gran aportación de un ministro de Franco, que equiparó el año universitario con el año natural, de manera que el curso empezó al día siguiente de Reyes y acabó por Navidad. Los estudiantes perdieron cuatro meses de clases y el ministro fue defenestrado antes de que acabara el primer curso de su experimento.

El ‘calendario juliano’

Todo eso pasaba en el año académico 1973-74 y el brillante ministro de Educación y Ciencia se llamaba Julio Rodríguez Martínez , a quien los universitarios le colgaron el mote del Breve, y bautizaron su calendario académico como “calendario juliano”. Los experimentos, con graciosa, dice el dicho popular.

Este lunes los estudiantes catalanes de primaria y de secundaria han vuelto en las aulas, con toda la polémica político-sanitaria que conocemos, y los universitarios lo harán a finales de mes. Todo en orden, pues. Pero hay algunos estudiantes que ya hace algunas semanas que dan clases.

Niños jugando en el patio de la escuela
Niños jugando en el patio de la escuela (EP)

La razón es bien sencilla. Sus estudios necesitan conocer de primera mano una parte importante del ciclo de la viña y la vendimia. Nos referimos, claro, a los futuros enólogos. Los grados de Enología que se imparten en España siguen en buena parte el calendario académico general, pero hace falta que se incorporen a las clases y, sobre todo, a las prácticas, a finales de verano, para poder estudiar en directo el proceso de maduración de la uva en la cepa y el momento óptimo de empezar la vendimia.

En la Universitat Rovira i Virgili, que fue la pionera con este grado universitario en 1988, algunos alumnos del grado de Enología ya están haciendo prácticas desde el 15 de agosto, en la bodega y el viñedo de la universidad, con más de 15.000 cepas. Los estudiantes de cuarto también hacen una estancia en una empresa, durante la vendimia y actividades postvendimia, tanto en bodegas de aquí como en Italia, Francia, Estados Unidos, y otras veces en Chile o Australia, “pero entonces son estudiantes que se cogen un periodo especial porque la vendimia es de febrero a abril en el hemisferio sur”, especifica el decano, Joan-Miquel Canales.

(Getty)

En la Universidad de La Rioja ocurre algo parecido. El curso general no empieza hasta el 5 de octubre, pero algunas asignaturas de tercero vinculadas al proceso de la viña ya se pusieron en marcha el 7 de septiembre. Esta universidad también tiene viña propia y colabora con las otras bodegas, así como con la viña Grajera, que es propiedad del gobierno autonómico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *