¿Qué pasó con el vestido rosa de Jackie Kennedy el día del atentado de John?

El día que asesinaron a su esposo, Jacqueline Kennedy, primera dama de EE.UU., llevaba un traje dos piezas de falda y chaqueta rosa con sombrero a juego. Uno de los preferidos del presidente. Quedará asociado para siempre a la terrible imagen de una mujer, en un coche en marcha, intentando recuperar en un reflejo macabro “parte de los restos biológicos de John”.

Tras el tiroteo, cuando le sugirieron que se cambiase en el vuelo de vuelta a casa y se pusiera una ropa que no estuviera manchada de la sangre de su esposo, ella se negó. “Dejad que vean lo que han hecho”.

El presidente John F. Kennedy y la primera dama Jacqueline Kennedy bajando del Air Force One en Love Field (Texas) en 1963.
El presidente John F. Kennedy y la primera dama Jacqueline Kennedy bajando del Air Force One en Love Field (Texas) en 1963. (USA-UPI / GTRES)

“Su última expresión fue clara –recordaría Jackie–, tenía la mano levantada, pude ver cómo un trozo de su cráneo salía disparado…, se separaba de manera perfectamente limpia de su cabeza. Después cayó. Su sangre y su cerebro estaban en mi regazo”. Por eso quiso llevar el traje durante horas, como testimonio de la barbarie.

El asiento quedó cubierto de la sangre de Kennedy mezclada con pétalos de las rosas rojas –American Beauty– que le habían regalado al aterrizar en Dallas.

Después (una escena bien resuelta en el filme sobre el atentado, con Natalie Portman como Jackie) sugirió cómo debía pasar a la historia el presidente. Recordando la parte de Camelot, el musical, que más le gustaba a él: “No dejéis que se olvide que una vez hubo un lugar y que durante un brillante y breve momento se llamó Camelot”.

Portman en una escena del filme poco después del asesinato de Kennedy
Portman en una escena del filme poco después del asesinato de Kennedy (Stephanie Branchu / LD Entertainment)

El famoso traje rosa que Jackie decidió no quitarse hasta regresar a Washington está guardado hasta nueva orden. La prenda pertenece ahora a los fondos de los Archivos Nacionales de EE.UU. y se conserva como tesoro nacional.

Cuando Caroline, la hija, la cedió, impuso una condición: que no se expusiera al público para “no causar más dolor a la familia”.

Así que las dos piezas de lana rosa siguen ocultas en unas instalaciones, en Maryland, al noroeste del país. Guardadas en una caja fabricada ad hoc, sin ácidos y con control de temperatura y humedad, y dentro de un contenedor.

La primera dama Jacqueline Kennedy protege a su marido el Presidente John F. Kennedy segundos después de recibir dos disparos. Esta imagen está extraída de una versión restaurada de la película que muestra el asesinato del presidente Kennedy en Dallas, Tejas, el 22 de noviembre de 1963.
La primera dama Jacqueline Kennedy protege a su marido el Presidente John F. Kennedy segundos después de recibir dos disparos. Esta imagen está extraída de una versión restaurada de la película que muestra el asesinato del presidente Kennedy en Dallas, Tejas, el 22 de noviembre de 1963. (AP)

Según People, si el traje llega a exponerse al público será ya en otro siglo, tal vez en el 2113. Cuando se cumplan 150 años del atentado los descendientes de John y Jackie podrán decidir sobre ella.

Aunque se dijo que el traje era Chanel en realidad es una copia de “Chez Ninon”, tienda de moda neoyorquina que copiaba diseños de casas europeas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *