¿Qué pintor impresionista tuvo un hijo que en realidad era su hermano?

“Vil”, “feo”, “desvergonzado”, un cuadro “que clama ser inspeccionado por los inspectores de la salud pública…” En 1865, dos años después de que los guardianes del Salón de París rechazaran Déjeuner sur l’herbe, la crítica se ensañó con Olympia , el retrato desnudo de una prostituta de carne y hueso cruelmente vilipendiada también por los visitantes, que trataron de destruirla. La imagen causó tanto impacto que se aconsejó a las mujeres embarazadas que no la mirasen. Édouard Manet, considerado el precursor del impresionismo, abría así las puertas del arte moderno, pero pagó por ello un coste demasiado alto (el del sufrimiento ante el rechazo) para un joven burgués ávido de aplausos y de aprobación social.

Manet tomó como modelo para 'La ninfa sorprendida' a Suzanne Leenhoof, que luego sería su esposa
Manet tomó como modelo para ‘La ninfa sorprendida’ a Suzanne Leenhoof, que luego sería su esposa (Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires)

Tal esta necesidad explique uno de los mayores misterios que rodean su vida privada: su relación con Léon-Édouard Koëlla, el joven rubio que aparece hasta en 17 pinturas, casi siempre serio, sin emoción, y que oficialmente era su ahijado y hermano menor de su esposa Suzanne Leenhoff. Suzanne, holandesa de profundas convicciones religiosas, había llegado a la familia Manet en 1849 cuando fue contratada por el padre, el juez Auguste, como profesora de piano del futuro pintor, que entonces tenía 17 años y de su hermano Eugène, de 16.

Léon no supo que su hermana era su madre hasta que cumplió 20 años

Tres años después Suzanne tuvo un hijo y lo inscribió en el registro como Léon-Edouard Koëlla, un apellido inventado. Para el mundo sería a partir de entonces su hermano, y el propio Léon no supo que su hermana era su madre hasta que cumplió 20 años. Solo poco antes de su muerte, en 1906, lo reconoció legalmente como hijo para asegurarse de que pudiera heredar.

'Monsieur et Madame Manet', el matrimonio retratado por Degas
‘Monsieur et Madame Manet’, el matrimonio retratado por Degas (Museo Municipal de Arte de Kitakyushu)

Pero, ¿quién era el padre? Aunque la relación había comenzado años antes, el pintor no se casó con Suzanne hasta después de la muerte de su padre, uno de los jueces más reputados de Francia, que siempre se había opuesto a que su hijo fuese artista. ¿Por qué accedió entonces a financiarle la formación?

Manet habría accedido a encubrirlo y a críar como propio al hijo ilegítimo del padre, cuya vida fue mucho más licenciosa de lo que pretendía aparentar

Según la hipótesis del prestigioso crítico de arte británico Waldemar Januszczak, la razón sería que Édouard habría accedido a encubrirlo y a críar como propio al hijo ilegítimo del padre, cuya vida fue mucho más licenciosa de lo que pretendía aparentar. Murió de sífilis, como luego le pasaría al propio Manet. Y ni a uno ni a otro les contagiaron la enfermedad sus esposas. Januszczak no es el primero ni el´único en defender esta teoría.

Le Déjeuner sur l'Herbe, de Manet
Le Déjeuner sur l’Herbe, de Manet (Museo de Orsay, París)

Pero aporta una nueva lectura de Déjeuner sur l’herbe (una mujer sentada desnuda en un parque entre dos hombres vestidos) bajo esta nueva luz. Según el estudioso, la obra sería la respuesta de Manet a su propia experiencia personal y su disgusto por la capa de superficialidad, lujuria y sobre todo hipocresía que había encontrado no solo en la sociedad francesa sino también en su propia familia.

En cuanto a Léon , se convirtió en un hombre de negocios desafecto del legado del padre. Las pinturas que no pudo vender las quemó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *