Qué se sabe y qué falta aún por conocerse de la vacuna para la covid -19

Viales de la vacuna de Pfizer

El anuncio de Pfizer de este lunes ha levantado la mayor expectativa del 2020: la pandemia podría tener fin aunque la fecha sigue lejos de poder concretarse. En medio de la efervescencia bursátil, el hallazgo, aún preliminar, deja en el aire preguntas clave como la duración de sus efectos aunque ya sea en sí mismo un hito histórico, reflejo de la crisis sin precedentes que ha causado la pandemia. Si el proceso normal de desarrollo de una vacuna puede llevar al menos 10 años, la del coronavirus podría quedar lista en nueve meses.

¿Cuál es la efectividad?

La farmacéutica estadounidense anunció el lunes que su vacuna, desarrollada junto a la biotecnológica alemana BioNtech, tiene un 90% de efectividad, muy por encima del 50% exigido como mínimo por la FDA (la agencia de medicamento estadounidense) para autorizar la vacuna contra el SARS-CoV-2. También muy por encima de otras vacunas ya utilizadas en el mercado. La protección contra la gripe, por ejemplo, solo tiene un 60% de eficacia. Así, tras concluir la fase 3 de su ensayo clínico en unas 43.500 personas en seis países y sin registrar efectos adversos importantes, Pfizer ha tomado la delantera en la carrera por encontrar el antídoto contra el Covid-19, que ya se ha cobrado la vida de más de un millón de personas en todo el mundo.

¿Cuáles son los siguientes pasos a seguir?

Los resultados de Pfizer corresponden a un análisis interno. Es decir, se trata de una primera conclusión antes de que se complete el estudio. Tales conclusiones, anunciadas únicamente en un comunicado de prensa, deberán ser sometidas ahora a una revisión, a través de una publicación científica.

Además, el estudio estará completo cuando 164 del total de voluntarios se hayan infectado de coronavirus. Hasta ahora, el análisis se ha realizado en 94 personas confirmadas con Covid-19. Por lo que el resultado final podría variar la efectividad reportada.

De acuerdo con la farmacéutica estadounidense, en la tercera semana de noviembre tendrán suficientes datos de la seguridad de la vacuna, con información sobre el tiempo de inmunidad o la eficacia según las edades, para solicitar entonces una aprobación de emergencia a la FDA. Esto dará luz verde para su uso en EE UU, mientras que la autorización de su aplicación en la UE corresponderá a la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

¿En qué momento estará disponible?

Si el proceso sigue sin contratiempos, Pfizer estima que podría suministrar 50 millones de dosis para finales de este año –válidas para unos 25 millones de personas– y alrededor de 1.300 millones para fines de 2021. En principio, las vacunas estarán disponibles para proteger a las personas de mayor riesgo de infección, como profesionales de la salud, y para la tercera edad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que no se esperan vacunaciones masivas hasta mediados de 2021. Su almacenamiento y transporte a 75 grados bajo cero plantea además todo un desafío logístico.

¿Qué pasa con las otras vacunas en proceso?

Actualmente, otras 10 vacunas se sitúan en la etapa final de los ensayos clínicos para poner fin a la pandemia. Entre ellas destaca la alternativa británica, AstraZeneca, que, aunque ha sufrido algunos reveses durante sus ensayos, es junto a la estadounidense una de las más avanzadas para su aprobación y distribución en Europa. También ha despertado gran interés la vacuna de la otra candidata estadounidense: Moderna. La compañía destacó el miércoles que ya tienen 53 casos positivos de Covid-19 entre sus participantes, aunque sigue recopilando datos para valorar su efectividad.

Además, tras el anuncio de Pfizer, Rusia señaló que su candidata, Sputnik V, cuenta con una efectividad del 92% en la prevención de contagios de coronavirus. Sin más datos publicados, Moscú explicó que en la fase 3 del estudio están participando unos 40.000 voluntarios.

¿Cuánto cuesta?

La vacuna candidata de Pfizer y BioNtech aún no tiene un precio. El jefe de estrategia de la firma alemana, Ryan Richardson, ha asegurado que la vacuna estará por debajo del valor de mercado gracias a los riesgos financieros respaldados por el sector privado, pero que el coste variará por países. Otras opiniones sugieren que podría costar entre 20 y 30 dólares cada dosis. Así lo ha señalado el profesor de investigación del CSIC Vicente Larraga, del Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas, en declaraciones a Efe.

De hecho, en julio, Pfizer acordó con el Gobierno de Estados Unidos el suministro de 100 millones de dosis de su posible vacuna a un precio de 19,5 dólares por dosis. Este monto supondría alrededor de cuatro veces el estimado por la vacuna de AstraZeneca, unos 5 euros. Moderna, en cambio, ha situado el importe de la suya entre 27 y 31 euros; mientras que la alternativa de Janssen rondará los 8 euros. La candidata rusa, por su parte, puede valer unos 11 euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *