¿Quién fue la primera escritora profesional de la historia?

Desde tiempos inmemoriales, las mujeres han formado parte de un modo u otro del mundo de la literatura. No obstante, no fue hasta el siglo XIV cuando una mujer pudo ganarse la vida escribiendo de forma profesional. Ella era Christine de Pizán, una filósofa, escritora y poeta humanista que está considerada precursora del feminismo occidental.

Conocedores de su talento, fueron dos hombres los que le alentaron a desarrollar su carrera literaria: su padre, Tomas de Pizán un físico, astrólogo y canciller de Venecia; y más tarde su marido, Etienne de Castel, un notario y secretario de Carlos V de Francia. Christine logró algo que parecía inalcanzable en la época: un perfecto equilibrio entre el matrimonio y el trabajo.

Tanto el padre como el marido de Christine le alentaron a desarrollar su carrera literaria

Pero su vida cambió de un día para otro con la muerte de su padre, en 1390. Pocos meses después, su esposo también moría de forma repentina. A sus 25 años tenía que hacerse cargo de sus tres hijos, su anciana madre y una sobrina. Tenía dos opciones: meterse en un convento o volverse a casar. Pero ninguno de esos planes estaba en la mente de la muchacha, así que tomó una tercera y valiente alternativa: seguir escribiendo.

La elección no pasó desapercibida entre los miembros de la corte, que decidieron darle una oportunidad en honor a su padre y su marido. Por ello, le pidieron que escribiera una elegía del ya fallecido Carlos V. Nacía así su primera obra escrita por encargo y con la que la joven ganó una importante recompensa: El libro de los hechos y las buenas maneras del sabio rey Carlos V.

Christine escribió desde historias de amor hasta temas más comprometidos como la filosofía, la política, la historia o el derecho de la mujer en la sociedad

Tras el éxito, empezaron a pedirle escritos de todo tipo. De este modo, Christine pudo mantener a su familia con una obra que pasó de hablar de historias de amor a temas más comprometidos como la filosofía, la política, la historia o el derecho de la mujer en la sociedad. Sobre esta última temática hablaba su obra más conocida: La ciudad de las damas (1405), un alegato a favor de las mujeres para las que reclama un lugar en el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *