Quino siempre a nuestro lado

En nuestro imaginario están los dibujos de Quino como el trazo de un lenguaje inconfundible. Tuve la suerte de ser una niña que merendaba con…

En nuestro imaginario están los dibujos de Quino como el trazo de un lenguaje inconfundible. Tuve la suerte de ser una niña que merendaba con las tiras de Mafalda, entre mis amigos la sumé a ella, pero también a Manolito, a Libertad, a Felipito, a Susanita o a Miguelito. Mi infancia fue más rica y luminosa porque crecí con la mirada reflexiva de una niña que no se conformaba con una sola respuesta, en un barrio que me recordaba a mi calle, pero en otro lugar y en otra época. La estudiosa de

las historietas que habita en mí y ha peleado para que los cómics formen parte de los temarios en las escuelas y en las universidades le agradece Quino su existencia. Le agradece muchísimo que con sus deliciosas y variadas viñetas de humor y sus tiras de Mafalda diera sentido a la segunda mitad del siglo XX y a esta parte del XXI que nos toca vivir.

Para seguir leyendo gratis

O suscríbete a Premium y tendrás acceso a todo el contenido web de El Mundo


Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *