Raúl Zurita Canessa y "su ejemplo poético de sobreponerse al dolor", Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana

El chileno <strong>Raúl Zurita Caness</strong>a ha sido galardonado con el XXIX Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, el más importante reconocimiento de poesía en español…

Ser poeta chileno no debe de ser un oficio sencillo, según se contaba en la novela del mismo título (Poeta chileno, Anagrama) de Alejandro Zambra: mucha tradición, mucha competencia, poco dinero… Por las páginas de aquel libro hacía un cameo levemente irónico Raúl Zurita, poeta chileno y, desde ayer, ganador del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, el más prestigioso de los concedidos en América Latina, España y Portugal.

Tres ideas sintéticas para entender la obra de Zurita: primero, sus textos están, a menudo, en la frontera entre la poesía y la prosa y tienen un tema más bien narrativo: la memoria personal. Segundo, Zurita empezó escribir como una respuesta íntima al Golpe de Estado de 1971 en Chile, del que fue víctima en un sentido concreto: fue detenido, torturado y, después, castigado con un exilio interior que incluía la prohibición de entrar en las librerías de su ciudad. Durante años, el poeta hizo de su vida la performance extrema de un desarrapado. Y tercero, el italiano aprendido de su madre fue el idioma más importante de su infancia.

A partir de ahí, se entiende que Zurita ve en la poesía una manera de buscar un orden y una música en una realidad traumática. Los que se interesen ahora por su obra, pueden apuntar dos títulos: Canto a su amor desaparecido y la antología Tu vida rompiéndose (Lumen).

La presidenta de Patrimonio Nacional de España, Llanos Castellanos, la institución que condece el Premio Reina Sofía junto a la Universidad de Salamanca, ha celebrado de la obra del ganador «su ejemplo poético de sobreponerse al dolor», ha señalado Castellanos.

El premio, que el pasado año obtuvo Joan Margarit, tiene como objeto reconocer el conjunto de la obra de un autor vivo que, por su valor literario, constituya una aportación relevante al patrimonio cultural común de Iberoamérica y España. Su dotación es de 42.000 euros.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

TeatroLa catarsis de las artes escénicas: Jauría triunfa en unos premios Max muy reivindicativos
CulturaEl reformatorio más aterrador de la historia
HistoriaJuan Ramón Jiménez, un viaje al fondo de la poesía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *