Republicanos y nacionales contra zombis

Un apocalipsis zombi en plena Guerra Civil, con los nazis (y alguna monja) de por medio. ‘Malnazidos’, una mezcla de Berlanga con George A. Romero,…

En plena trinchera unos aburridos soldados republicanos intercambian con el enemigo franquista tabaco a cambio de papel de liar. Era una escena de La Vaquilla (1985) de Berlanga, una de las primeras aproximaciones cómicas a la Guerra Civil. Ahora, rojos y nacionales se unen forzosamente para luchar contra un ejército de muertos vivientes. Zombis y Guerra Civil con nazis (y alguna monja) de por medio, como mezclar a Berlanga con George A. Romero: eso es Malnazidos, el filme de Alberto de Toro y Javier Ruiz Caldena que inaugura hoy la 53 edición del Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges.

«¿Nacionales y republicanos luchando juntos? Es ciencia ficción. Son bandos irreconciliables, pero por la situación no les queda más remedio que hacer una tregua, un paréntesis. Luego ya volverán las diferencias… La guerra es el marco en el que metemos a los personajes, que toman decisiones más morales que políticas», explica De Toro. Malnazidos es puro cine de género con un toque de serie B. «Casi todas las de zombis tienen ese espíritu de serie B, queríamos una película comercial y accesible, huyendo de lecturas políticas», admite De Toro. Basada en la novela Noche de difuntos del 38 de Manuel Martín, la película es la antítesis de la imagen costumbrista, realista y dramática de la guerra. «Por supuesto que la guerra fue una tragedia, muchas películas ya lo han explorado. Pero han pasado 80 años, también se puede explicar desde el humor y lo fantástico. En Estados Unidos lo hacen constantemente: ponen a Abraham Lincoln cazando vampiros en una película y no pasa nada», reivindica Ruiz Caldena.

Malnazidos empieza con un experimento nazi en un remoto pueblo español. Y un casi-fusilamiento. No es un traidor ni un rojo el que está en el paredón frente a los nacionales sino un capitán franquista un tanto gamberro que en su vida normal era abogado (interpretado por Miki Esparbé, que se pasa la película vestido como una especie de Indiana Jones con chaqueta de cuero). Para librarse del fusilamiento le envían a una misión suicida en plena tierra de nadie, donde se topará primero con un destacamento republicano y luego con una horda de muertos vivientes.

«No es habitual que el protagonista sea del bando nacional. Pero no se blanquea el fascismo ni hay una visión maniquea o de un solo color», destaca Ruiz Caldena. Los directores la reivindican como una película coral, de personajes que, como en todas las de apocalipsis zombi, van cayendo poco a poco. «Todos son protagonistas, los malnacidos del título que han tenido la mala suerte de nacer en esa época trágica, que se han visto en una guerra en la que no querían estar», dice De Toro. Rojos o nacionales, los zombis no entienden de uniformes.


Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Ropa TendidaChristopher Nolan: las claves personales de su éxito
CineMadonna prepara una película sobre "el increíble viaje" de su vida con Diablo Cody como coguionista
Festival de San SebastiánAaron Sorkin: "No hay nada más americano que protestar"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *