Rosamund Pike: “El mundo ha vuelto a prestarle atención a la ciencia”

Sin duda una de las actrices más interesantes de su generación, Rosamund Pike no se toma nada a la ligera. Aún cuando es madre de dos hijos pequeños, investiga cada papel en profundidad y disfruta de los grandes desafíos, los que gracias a la nominación al Oscar que obtuvo por Perdida no le faltan. Tras transformarse en la corresponsal de guerra Marie Colvin, por lo que obtuvo su segunda candidatura al Globo de Oro, ahora la británica regresa a las pantallas convertida en Madame Curie, la ganadora de dos premios Nobel que descubrió junto a su esposo Pierre dos nuevos elementos, el radio y el plutonio, transformando para siempre a la sociedad de su época.

Desde Praga, en donde comenzó a filmar la ambiciosa miniserie The Wheel of Time y en la que se quedó en vivir con su familia cuando el mundo se detuvo, Pike, que ha reanudado la filmación, compartió sus apreciaciones sobre la gran científica.

Fotograma de 'Madame Curie', de Marjane Satrapi
Fotograma de ‘Madame Curie’, de Marjane Satrapi (A CoNTRACORRIENTE / LVG)

Es llamativo que Madame Curie se estrene en medio de una pandemia…

Sí, es interesante, porque el mundo ha vuelto a prestarle atención a la ciencia. De pronto los científicos están otra vez en primer plano. No sé si la respuesta a la película hubiera sido la misma si se hubiese estrenado en marzo de la manera normal. Creo que hoy la audiencia entiende mejor cuál es el costo de la ciencia y de los descubrimientos, el potencial que tienen de generar un bien común y también de provocar un daño.

¿Cuál es su relación con la ciencia?

Siempre me ha fascinado. La idea de que algo invisible se vuelva visible es muy provocativa y eso es precisamente lo que hacen los grandes científicos, los que nos han revelado cosas que están en la naturaleza, que es algo diferente a la innovación. La aventura de la ciencia es algo que verdaderamente me inspira. Siempre pienso en la noche en la que Pierre y Madame Curie lograron aislar el radio y luego se quedaron dormidos en el suelo de su laboratorio. Lo que debe de haber sido saber que tu descubrimiento va a cambiar el mundo, pero en ese minuto, nadie más sabe sobre su existencia. Yo encuentro una similitud con el momento en que te conviertes en madre y tienes contigo a tu bebé, pero todavía no se lo has contado a tus amigos o al mundo y es como si guardaras un secreto, lo que hace que esa sea una noche mágica. Yo creo que les pasó lo mismo cuando lograron aislar el radio. Además no me sorprende que el mundo enloqueciera cuando se conoció la noticia, creo que en nuestras vidas no hemos experimentado un fenómeno similar.

Marjane Satrapi, la directora de la película, viene del mundo de la animación. ¿Cómo fue la colaboración con ella?

Este era un guión muy complejo, no era convencional en lo más mínimo, y eso fue lo que me atrajo del proyecto.Me encanta cuando Madame Curie dice “el radio es un elemento que no se comporta como debiera”. Lo mismo vale para Marjane, es maravillosamente impredecible, desafiante y tiene una capacidad enorme para el humor. Puede ser muy directa. Es un poco como Madame Curie, se guía por su cerebro en lugar de tratar de complacer a todo el mundo, y aún así le resulta encantadora a todos. Yo espero que la audiencia sienta que Madame Curie también lo es, aunque yo tuve que interpretarle como una mujer complicada, comprometida, un poco excéntrica pero a la vez alguien con una enorme pasión, que sin embargo, no es lo que le guía. De otro modo no hubiese sido Madame Curie, hubiese sido tu vecina o la chica con la que te gustaría casarte. Pero no hubiera ganado dos premios Nobel y transformado el mundo. Creo que Marjane mostrándose como es, me dio la libertad para poder interpretarle de esa manera.

Si Marie Curie no hubiese descubierto la radioactividad, lo hubiera hecho otro científico”

¿Siente que en la película hay también una advertencia sobre cómo los descubrimientos bienintencionados de la ciencia pueden ser utilizados para otros fines, como ocurrió con la radiación?

No estoy tan segura. Yo creo que los científicos simplemente descubren misterios. No son propietarios de esas revelaciones. Si Marie Curie no hubiese descubierto la radioactividad, lo hubiera hecho otro científico. Era parte de lo que estaba pasando en ese entonces, porque era una época muy interesante en la que vivieron los Curie. Los rayos X acababan de ser descubiertos, y por primera vez habían podido ver los huesos de una persona viva. Debe de haber sido otro momento espectacular. Pero es cierto, nunca faltan las acusaciones de que se está ganando dinero con algo que originariamente fue descubierto con fines humanitarios. Pero si algo me ha quedado claro de mi investigación sobre Marie Curie es que ella nunca se hizo rica con su descubrimiento. No pudimos contar en la película una anécdota sobre su visita a Estados Unidos, cuando un grupo de mujeres hizo una colecta para comprarle un gramo de radio porque ella no tenía con qué pagarlo y lo necesitaba para trabajar. Esto fue sobre el final de su vida, y recaudaron algo así como 100.000 dólares para comprarle ese gramo de radio. Nunca ganó dinero con su trabajo y tuvo una vida muy dura, en la que pudo concretar algunos sueños y también tuvo que lidiar con tragedias tremendas.

Fotograma de 'Madame Curie', de Marjane Satrapi
Fotograma de ‘Madame Curie’, de Marjane Satrapi (A CoNTRACORRIENTE / LVG)

La relación entre Pierre y Marie Curie era verdaderamente única. Tenían una relación igualitaria, algo inusual 100 años atrás…

Es cierto. Y en ese sentido con Sam Riley, que interpreta a Pierre, les admiramos de una manera muy profunda. Ambos creemos que tenían un matrimonio muy moderno. Aún hoy no siempre es fácil encontrar a un hombre que esté dispuesto a tener una relación igualitaria con su esposa. En el caso de Pierre, el simplemente pensaba que eso era lo correcto, y veía a Marie como su socia y compañera de una manera muy natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *