Sílvia Pérez Cruz: “Hemos de aceptar nuestra imperfección y fragilidad”

También afectada por la pandemia Sílvia Pérez Cruz ha tenido que readaptar sus vidas con rapidez. Su nuevo álbum Farsa (género imposible ), editado por la multinacional Universal, ve la luz hoy viernes tras no poder hacerlo en el previsto 24 de abril.

Tres años después del disco Vestida nit, la artista y música ampurdanesa ha realizado su proyecto más ambicioso: todas son composiciones originales suyas, escritas en diálogo con otras artes como el teatro, la danza, el cine, la animación…

Aun bajo restricciones por el coronavirus, ayer se supo que Pérez Cruz será la protagonista del Retrato de Artista del próximo Festival de Jazz de Barcelona: dos conciertos del mismo servirán para presentar el flamante álbum, el 11 de noviembre en el Palau de la Música en solitario y el 11 de diciembre en el Liceu, acompañado por una banda ad hoc (Marco Mezquida, Mario Mas, Aleix Tobías, Bori Albero y Carlos Montfort).

Otra imagen de la serie fotográfica realizada junto a  la aparición de 'Farsa (género imposible)'
Otra imagen de la serie fotográfica realizada junto a la aparición de ‘Farsa (género imposible)’ (Isabel Rodríguez / Universal Music Group)

Pregunta obligada: ¿a qué farsa se refiere el título?

Durante la grabación de los temas estuve reflexionando mucho sobre un hecho: lo que enseñamos en las redes sociales, que siempre es algo que se ve atractivo, poderoso, feliz y fuerte, y que es algo que está en total contraposición con la fragilidad que tenemos todos. Y hemos de saber ver, cuidar y aceptar esa fragilidad y también esa imperfección que nos define. En ese sentido, el titulo de l álbum es el producto de una reflexión que no hace referencia a componer sino a ser.

¿Cómo nació el proyecto?

Vestida de nit salió en 2017, y hace dos años me paré a pensar cuanto nuevo material llevaba compuesto. Y vi que todas las canciones que tenía las había hecho dialogando con otras disciplinas artísticas. Y he aprendido mucho de cómo otros artistas explican la misma realidad. Y eso además hizo que me diera cuenta de que esta conexión con otras artes ha sido algo muy importante en mi vida porque desde pequeña me he educado en la escuela de arte de mi madre, y he visto como se entrelazaban las distintas artes. Y decidí que entre las canciones que había compuesto y las que me estaban saliendo ahora, las podría meter en un disco, porque muchas no estaban ni acabadas de componer.

El contenido

Hay piezas utilizadas en el ‘Cyrano’ de Lluís Homar, una canción para la película de animación ‘Josep, un par de temas relacionados con la película ‘Después de 12 años’ o con el espectáculo ‘Grito pelao’ de Roció Molina

¿Hubo puntos de partida intocables al comenzar?

Lo produciría yo, las íbamos a grabar olvidándonos de las artes en donde algunos de los temas habían nacido y, lo más importante, nos íbamos a centrar en la música. En el álbum hay trece temas grabados totalmente ahora de nuevo, pero originalmente en ellos hay piezas que utilicé en su día para el Cyrano de Lluís Homar; la canción Todas las madres del mundo está basada en un poema de Miguel Hernández para la película de animación Josep; Mañana está compuesta sobre un poema de Anna Maria Moix para un documental, Tres locuras la compuse al leer por primera vez el guión de la película Después de 12 años, y hay un par que tienen mucho o algo que ver con el espectáculo Grito pelao realizado junto a la bailaora Rocío Molina.

¿Hay algún nexo en común?

Una vez grabado te das cuenta de que la maternidad está muy presente, es una especie de materia prima de una u otra manera. Porque por una parte, hay como una homenaje a mi madre por lo que decía antes de esa enseñanza musical con otra artes. Luego está que gran parte del disco se grabó en el comedor de casa, con lo que eso significó estar mucho más tiempo con mi hija, y finalmente porque hay varios temas que hablan directamente de ese tema: Todas las madres del mundo, Las futuras madres del mundo y las canciones del proyecto con Rocío Molina que también tenía la maternidad como una especie de eje temático…

¿Qué tipo de mujer cree que transmite la escucha del disco?

Solo puedo decir lo afortunada que soy de poder hacer trabajos tan bonitos como este, que es una obra tan fértil como el paisaje.

Su felicidad

“Sí, me siento bastante feliz. Es un momento de incertidumbre bestia, pero… me siento más feliz que en otros momentos de mi vida”

¿Es feliz?

Sí, bastante. Es un momento de incertidumbre bestia, pero… me siento más feliz que en otros momentos de mi vida. Necesitaba descansar de todo, de los medios, y ahora me siento con fuerzas para volver a compartir la música.

¿Cómo rentabilizó artísticamente el confinamiento?

Estuve en mi casa, que por suerte está en Collserola rodeada de naturaleza y cuando al cabo de unos días eras consciente de que no podías salir, te dabas cuenta de que era un privilegio poder ver arboles y flores. Y lo he vivido en varios estados. Como creadora componía canciones como regalos de cumpleaños. A la gente que no veías cuando era su cumpleaños, me apetecía hacerles una canción.

La cantante y artista catalana recogiendo el año pasado en Valladolid el premio Max a la Mejor composición musical por 'Grito pelao'
La cantante y artista catalana recogiendo el año pasado en Valladolid el premio Max a la Mejor composición musical por ‘Grito pelao’ (Carlos Alvarez / Getty)

Cuando empezó el confinamiento, ¿en qué punto se encontraba el nuevo álbum que hoy ve la luz?

Ya estaba enviado a fábrica. Y hay un momento en que me cuentan que las cosas que estaban previstas de cara a su salida, como una gira o campañas promocionales, no podían ser. Se pasaron a octubre, es decir ahora, y tuve la suerte de que los conciertos previstos no se anularon sino que se aplazaron y de que toda la gira que tenía prevista desde finales de abril -el álbum iba salir el pasado 24 de abril- hasta ahora se trasladaba.

Un escenario bastante sombrío.

Ya, y como nos pareció muy bestia no compartir música en un momento tan frágil como aquel, decidimos con Marco Mezquida que el disco que habíamos grabado en directo en Tokio en octubre del 19 en vez de sacarlo en diciembre de este año lo íbamos a mezclar ahora y publicarlo ya. A él le pareció bien y comenzamos a mezclar el disco a distancia. Este proceso a nivel musical me ocupó mucho, entender cómo tenía que sonar, a la vez muy crudo y cercano para que la gente lo escuchara en ese momento.

¿Y a nivel de conciertos?

Decidimos que todo los conciertos que pudiesen salir hasta el 2 de octubre fueran con él, y así es como los hicimos en el Teatre Lliure, Donosti, Mallorca o Menorca. También hice unos en solitario en Portugal y Cerdeña, que fueron los únicos que se mantuvieron. Pero dentro de todo, me considero afortunada porque veo muchos músicos a mi alrededor cuyos bolos se fueron anulando sin ninguna capacidad de previsión.

Marco Mezquida y Sílvia Pérez Cruz en el concierto que ofrecieron el pasado agosto en el Camp Nou dentro del ciclo Cruïlla XXS
Marco Mezquida y Sílvia Pérez Cruz en el concierto que ofrecieron el pasado agosto en el Camp Nou dentro del ciclo Cruïlla XXS (Xavier Cervera)

Pues el disco con Marco Mezquida funciona muy bien, ¿no?

Por la época en que ha salido lo he sentido muy querido. Solo lo hemos sacado a nivel digital y en este sentido apenas da beneficios. De aquí un par meses nos gustaría hacer una edición física cuidada porque nos la pide. Ya lo sabíamos, pero como te decía la prioridad era la de compartir música ya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *