'Spitting Image': viaje desde la era Thatcher hasta el mundo de Boris Johnson

Las marionetas de la ITV llegaron a marcar la agenda política del Reino Unido en los tiempos de la Dama de Hierro. Ahora, su creador…

La primera conclusión que se puede sacar del regreso de Spitting Image a la televisión británica (a la vuelta del verano, en Britbox, un canal por suscripción de la BBC e ITV), es que alguien ha intuido que la era de Boris Johnson en Downing Street va a ser larga y puede que chistosa. Tan larga y tan chistosa, quizá, como el periodo de Mararet Thatcher y John Major en el Gobierno del ReinoUnido, el medio histórico en el que nació Spitting Image. Las marionetas de la ITV debutaron en televisión en 1984 y se despidieron el 18 de febrero de 1996, un día antes de que Tony Blair se convirtiera en primer ministro. No puede ser coincidencia.

El primer sketch de la Spitting Image original trataba sobre la huelga de los mineros del carbón. Qué remoto parece, ¿verdad? Qué siglo XX. Sin embargo, el humor de las marionetas suena hoy muy actual: cuando los mineros terminaban su escena, aparecía el presentador de un informativo y anunciaba los datos del paro: 1.100 estibadores despedidos en Glasgow; 700 mineros sin trabajo en Gales… «Pero también hay buenas noticias: en el sur de Inglaterra, el Gobierno ha creado ¡dos puestos de asistentes para el secretario de Empleo! Una limpiadora filipina y una au pair sueca para su familia».

¿No se parece al tipo de sátira que se lee hoy en las redes sociales? Margaret Thatcher, la gran protagonista de aquella Spitting Image de los 80, aparecía vestida con traje de caballero y sus subordinados la llamaban «sir». John Major tenía la piel gris. Sus opositores eran simples peleles. Los miembros de la Familia Real aparecían como unos pijos inanes. Y Ronald Reagan estaba caricaturizado como un vaquero idiota. Si alguien buscaba un humor intelectualizado en Spirring Image, estaba equivocado. Aquellas marionetas venían de la tradición del humor grotesco, de Judy y Punch. En su momento de mayor éxito, sus programas llegaron a tener audiencias de 15 millones de espectadores, fueron imitados en media Europa y marcaron la agenda política del Reino Unido durante años.

¿De dónde venían aquella «imagen escupidora»? De la prensa. Sus dos creadores, Peter Fluck y Roger Law, eran caricaturistas en The Sunday Times, famosos por la precisión de sus dibujos. Desde algunos años antes, los dos dibujantes habían empezado a moldear sus criaturas en plastilina. Cuando el productor televisivo Martin Lambie-Nairn supo de esos experimentos, tuvo la idea de encargarles un programa satírico.

De los dos creadores del programa, la personalidad más compleja es la de Roger Law, autor de unas memorias llamadas Still spitting que lo retratan como a un náufrago de la contracultura de los años 60 y 70. A veces es genial y a veces es zafio. A veces parece un poco colgado y a veces se parece a sus personajes. Hoy, sus opiniones políticas son desafiantes, casi mesiánicas.

Cuando Spitting Image terminó su primer periplo, Law se fue a Australia a encadenar becas para artistas. Después, se marchó a China para aprender alfarería.Hace un par de años, ya con Donald Trump en la Casa Blanca y Boris Johnson en puertas del Downing Street, empezó a promover el regreso de Spitting Image. Con éxito. Law estará al frente del proyecto. Entre sus nuevas marionetas destacan Boris, Trump, Meghan, Harry y un prometedor Kanye West.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

MúsicaEl nuevo rap inglés se levanta contra el "racista" Boris Johnson
TurismoTUI y Jet2 cancelan sus vuelos también a Baleares y Canarias
AsiaHong Kong: estudiantes detenidos, recesión económica y una incontrolable tercera ola de coronavirus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *