Tiembla el Madrid

Dentinho, a la izquierda, tras marcar el primer gol del Shakhtar, con Courtois sobre el césped y Marlos celebrando el tanto.

Zidane, ante un lance entre Kroos y Dodo.
Zidane, ante un lance entre Kroos y Dodo.Efrem Lukatsky / AP

Mismo lugar, misma persona, dos años de diferencia y, en medio, un abismo. En las tripas del estadio de Kiev donde en 2018 celebró la 13ª Champions, Zidane compareció para tratar de explicar las razones que han conducido al Madrid a su Liga de Campeones más floja. Fiel a su discurso, no hubo desgarros ni palabras gruesas. “El otro día en Liga [contra el Alavés] no merecimos ganar, pero hoy sí”, aseguró. “En la primera parte estuvimos muy bien, merecimos el primer gol y eso hubiera cambiado el partido. El 1-0 nos hizo mucho daño porque estábamos recuperando arriba y creando ocasiones. No quiso entrar y luego ha sido complicado”, analizó el técnico francés, que negó cualquier amago de rendición personal. “No voy a dimitir, para nada. Tengo fuerzas y voy a darlo todo”.

“Hoy era una final y la preparamos bien. No fue cuestión de lo que hicieron los jugadores. Pero nos cuesta meter el primer gol que nos haga el partido más fácil”, lamentó. “Este es un momento complicado, como siempre hubo en este club. Hay que sacar nuestro carácter y orgullo. Creo en mis futbolistas. Falta un encuentro y tenemos que seguir para pasar de ronda”, comentó con el Mönchengladbach-Inter, clave para su futuro en Champions, aún en juego. La victoria italiana deja a los blancos dependiendo de sí mismos ante la última jornada. Si ganan a los alemanes en casa la próxima semana, pasarán a octavos.

Shakhtar

SHA

2
0

RMA

Real Madrid
Shakhtar
Anatolii Trubin, Vitão, Valerii Bondar, Mykola Matvyenko, Dodo, Stepanenko, Marlos (Maycon de Andrade Barberan, min. 72), Viktor Kovalenko (Alan Patrick, min. 84), Moraes (Dentinho, min. 24), Taison (Manor Soloman, min. 73) y Mateus
Real Madrid
Courtois, Varane, Nacho, Ferland Mendy, Lucas Vázquez, Marco Asensio, Rodrygo (Vinicius Junior, min. 76), Modric, Kroos, Odegaard (Isco, min. 76) y Benzema (Mariano, min. 76)
Goles
1-0 min. 56: Dentinho. 2-0 min. 81: Manor Soloman.
Árbitro
Ovidiu Hategan
Varane (min. 13)

Una hora antes, sobre el césped, los fantasmas que la defensa del Madrid había despejado hace una semana en San Siro regresaron en el frío helador de Ucrania. La zaga blanca volvió a dejar otra actuación sospechosa en ausencia de Sergio Ramos, como ya ocurrió en la ida en Valdebebas (2-3). De los últimos 10 encuentros en Europa sin el capitán, los blancos han perdido ocho.

Giro tras el descanso

Tras una primera parte con poca chicha y sin exigencia para la retaguardia, la tiritona sucedió tras el descanso. En la segunda arremetida casi seguida del Shakhtar, se repitió el tembleque que tantas veces ha padecido el equipo de Zidane cada vez que se ha visto huérfano de su capitán en los últimos tiempos. Un mal despeje de Mendy y un fallo de entendimiento entre Varane y Lucas Vázquez acabó en el 1-0. Los tres miraron pasmados cómo Dentinho batía a Courtois. Cinco minutos antes, el meta belga ya había rechazado con la pierna izquierda un disparo muy envenenado de Taison, que venía de sacar de rueda al central francés. Y a diez minutos del final, un contragolpe de costa a costa cerrado con un tiro lejano de Solomon terminó de aniquilar a un Madrid raquítico en la segunda mitad. El trompazo volvió a apuntar, sobre todo, a Varane, que mediada la segunda parte se vio superado en otro lance.

En la primera parte, el juego había transcurrido de forma soporífera salvo unos primeros minutos de actividad de Asensio. “Dejadlo jugar”, protestó Zidane en la previa cuando le preguntaron por la flojera del balear esta temporada. El francés lo volvió a alinear y el balear correspondió con dos chispazos que fue lo único que el Madrid se llevó a la boca prácticamente en todo el duelo. En el minuto cinco, robó el balón en la zona de tres cuartos y, tras asociarse con Benzema, su tiro se estrelló en el palo. Y a la media hora, cuando ya el primer acto había caído en el bostezo, conectó de tacón con Odegaard, este se la devolvió y el disparo del mallorquín lo despejó sólido Trubin. En esos momentos, estaba a punto de nevar fugazmente en Kiev. El estadio se mostraba tan triste como el partido. Faltaba la segunda parte, y ahí el que acabó deprimido fue el Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *