Un cuadro que se subastaba en Madrid por 1.500 euros podría ser el 'Ecce homo' de Caravaggio

La venta de la obra estaba prevista para este jueves, pero su salida se ha bloqueado. "Hay que comprobar y estudiar la pieza más a…

El lote 229 de la subasta número 409 de la Casa Ansorena de Madrid esta previsto que se subaste este jueves a las 18 h. Pero este lote, que figuraba entre otros 1.483 en el catálogo impreso de la subasta, ya no está en el catálogo online y, en realidad, no saldrá a la venta. El Estado español ha bloqueado la venta, según revela el diario La Reppublica. ¿Por qué? ¿Cuáles son las razones del retiro? Los hechos relacionados con las subastas son siempre misteriosos, pero comencemos por la declaración de la casa de subastas habilitada de Madrid: «Se ha retirado el lote porque hay que comprobar y estudiar la pieza más a fondo. Los propietarios tenían dudas». En apariencia, el lote 229 parecía uno más de los muchos cuadros que se iban a subastar, un óleo sobre lienzo de 111 x 86 centímetros titulado «La Coronación de espinas» atribuido al círculo de José de Ribera (siglo XVII). Precio de salida: 1.500 euros.

José de Ribera es un seguidor del caravaggismo: está en Roma desde 1608 y en Nápoles desde 1616, pasando de ser un personaje inquieto con «trajes de licenciatura» a ocupar un puesto de prestigio en la sociedad. Pero, ¿por qué la retirada de la pieza?

Del relato del veterano crítico e historiador del arte italiano Vittorio Sgarbi surge una historia singular El pasado 25 de marzo, Sgarbi se entera por Antonello di Pinto, artista y maestro, que hay, según él, «un cuadro de Mattia Preti que le interesa a un anticuario»; y envía una imagen de la obra a Sgarbi para solicitar la opinión de un experto. «Lo veo, comprendo que la obra es de Caravaggio y planeo traerlo a Italia». El anticuario, que conoce a los dueños del cuadro, planea comprarlo por cientos de miles de euros. «Hasta que anteayer me llama Di Pinto para informarme que el anticuario está en Madrid y le digo que lo compraré en subasta. Ayer por la mañana me envía otro mensaje informándome de que el cuadro ha sido retirado, quizás por exceso de ofertas», señala.

No hay posibilidad de comprobar este aspecto, pero la dinámica es la siguiente: si un cuadro sale a subasta a bajo precio a nadie le importa, pero si el precio sube, el riesgo es de una intervención que lo obligue a quedarse en el país en donde se encuentra (España, en este caso). Al retirarlo, los propietarios podrían vendérselo a quien quieran y, si se acredita la tesis de que es Caravaggio, «el precio podría estar entre 100 y 150 millones de euros, si se lo vende a un inversor privado o de 40 o 50 millones si se lo vende al Museo del Prado», dice Sgarbi.

La atribución a Caravaggio no se basa solo en la experiencia de un experto, sino en la interpretación de algunos documentos. Este sería el Ecce homo pintado para el cardenal Massimi del que el mismo Caravaggio escribe: «Yo, Michel Angelo Merisi da Caravaggio, me obligo a presentarme ante el ilustre Massimo Massimi por haber sido pagado por un cuadro de valor y grandeza como el que ya le hice de la coronacion de crixto… 25 de junio de 1605» (Archivo de la familia Massimi, Roma). Los historiadores Bellori y Baldinucci informan a finales del siglo XVII de que esta obra se encontraba en España. Roberto Longhi identificará la obra con el Ecce homo de la colección Doria conservada en el Palazzo Bianco de Génova. «Para mí -dice Sgarbi -, es más bien esto: aquí la huella de Caravaggio se puede ver en la mirada brutal del hombre de la izquierda y en la mano que sostiene el cortinaje rojo de la estola: este motivo es la firma indiscutible de Caravaggio».

¿Todos de acuerdo? No. Nicola Spinosa, gran estudioso de la pintura napolitana del siglo XVII, no está de acuerdo: «No es un Caravaggio. Se piensa que puede deberse a que la figura del primer plano replica el Ecce homo del Museo de Prato atribuido a Caravaggio por Mina Gregori y del que existe una copia. En mi opinión, la pintura es de un ‘caravaggieso’ de alta calidad, pero no de Ribera. No se puede hablar nombres de esta importancia; si fuera de Ribera, su precio partiría de 200.000 euros, no de 1.500». El tiempo dirá. Pero generalmente, cuando una obra se retira de una subasta es difícil volver a verla.


Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Ciencia y saludLa bajada de la incidencia del coronavirus se frena en 132 en una jornada con 6.255 nuevos contagios y 166 muertos
PolíticaHacienda planta a los alcaldes y no les dará ayuda alguna hasta el verano
ArteEl futuro Museo Reina Sofía: sale Antonio López, entran el 15-M, la ecología y lo trans

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *