Un estudio desvela los misterios de la desaparecida Capilla de San Erasmo en la Abadía de Westminster

Esta funcionalidad es sólo para registrados

01/12/2022

En la década de 1470, Elizabeth Woodville, esposa del rey Eduardo IV y reina consorte, mandó construir la Capilla de San Erasmo en la Abadía de Westminster en Londres, donde estuvo en pie sólo 25 años, hasta su demolición en 1502. Fue Enrique VII quien ordenó que en su lugar se erigiera la Lady Chapel, donde quería ser enterrado él junto a su esposa y que finalmente se convirtió en el lugar de último descanso de quince reyes y reinas.

Elizabeth Woodville, conocida como ‘la reina Blanca’ y abuela de Enrique VIII, murió antes, en 1492, pero fue enterrada en la capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor, donde están los restos de Isabel II, fallecida el pasado 8 de septiembre, en lugar de la pequeña capilla con la que tenía un especial vínculo y cuyos misterios han sido revelados en un estudio publicado en el diario de la Asociación Británica de Arqueología (Journal of the British Archaeological Association, en inglés), que gracias a la evidencia ha ayudado a crear una reconstrucción visual del lugar. Uno de sus autores es John Goodall, miembro de la Comisión Asesora de Tejidos de la Abadía de Westminster, quien aseguró que este es un lugar al que «se ha prestado muy poca atención» con solo una ligera mención «en las historias de la abadía», y que sin embargo podría ser parte de un relato fascinante.

Los expertos dicen que la capilla, cuyos únicos restos, que consisten en un marco tallado en alabastro, aún son visibles, probablemente fue utilizada por la reina Blanca y otros miembros de la familia real para adorar a San Erasmo, un santo y mártir cristiano, y en ella probablemente se conservaban algunas reliquias, como uno de sus dientes, además de pinturas alusivas a la muerte del santo y una representación suya atado vivo a una mesa mientras sus intestinos estaban colocados en un cilindro giratorio. La leyenda dice que San Erasmo, patrón de los marineros, y a quien se le invoca cuando hay dolores abdominales, especialmente en niños, fue martirizado en el año 303 por orden del emperador Diocleciano, que según algunos relatos lo quemó con aceite caliente y según otros, mandó a que fuera destripado.

El diseño de la capilla que llevó su nombre probablemente fue del arquitecto Robert Stowell, entre cuyas creaciones están el Castillo de Windsor y la propia Abadía, y quien es posible que se quedara con algunas de las piezas del lugar cuando fue destruida. Matthew Payne, coautor del estudio y responsable del archivo de la Abadía de Westminster, explicó que la capilla era un lugar de devoción al santo y además un sitio para enterramientos reales, y «refleja una nueva y creciente devoción a su culto en la Inglaterra del siglo XV». «En la segunda mitad del siglo XV, su culto se hizo muy popular en todo el sur de Inglaterra, con altares e imágenes importantes dedicados a él en Faversham en Kent, en All Saints, High Wycombe, en St John’s, Glastonbury» entre otras localidades.

Esta funcionalidad es sólo para suscriptores

Suscribete

https://www.abc.es/cultura/estudio-desvela-misterios-desaparecida-capilla-san-erasmo-20221201173333-nt.html

https://www.abc.es/cultura/estudio-desvela-misterios-desaparecida-capilla-san-erasmo-20221201173333-nt.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *