Un hombre mata con arma blanca a su mujer en el municipio pontevedrés de Gondomar

Efectivos de la Guardia Civil en Galicia el 15 de octubre.

Cuarenta mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas en España en lo que va de 2020, según la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. En total son 1.073 las mujeres asesinadas desde el 1 de enero de 2003, cuando se empezaron a contabilizar oficialmente. 23 menores han quedado huérfanos por la violencia machista en lo que va de año.

La primera víctima mortal de 2020 fue Mónica Linde, de 28 años, asesinada junto a su hija Ciara, de tres, por su expareja y padre de la pequeña en el día de Reyes.

Por comunidades, Andalucía y Cataluña encabezan el listado, con ocho mujeres asesinadas respectivamente, seguidas por la Comunidad Valenciana, con cinco.

Por edades, los grupos más numerosos son el de 41 a 50 años, con 10 mujeres, y el de 31 a 40 años, con nueve. Veintidós de las víctimas mortales eran españolas. Solo en seis casos existían denuncias previas contra los agresores y en uno había medidas de protección vigentes. Treinta de las mujeres convivían con su agresor [las estadísticas de este párrafo no incluyen los dos últimos asesinatos, perpetrados el 3 y el 9 de noviembre] .

El año 2019 se cerró con 55 mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas, la cifra más alta desde hace un lustro. Los menores asesinados son 37 desde 2013, cuando entraron también en el registro oficial.

El 016 es el número de atención a las víctimas de violencia de género. No deja huella en la factura, pero hay que borrarlo del registro de llamadas. Los menores también pueden dirigirse al teléfono de la Fundación Anar (900 20 20 10). Además, las mujeres en riesgo pueden enviar un mensaje de alerta por la aplicación para móviles ALERTCOPS, que activa una geolocalización que recibirá la policía. También está disponible un sistema de chat de asistencia psicológica (en los teléfonos 682 91 61 36 y 682 50 85 07).

Enero

6 de enero en Esplugues de Llobregat (Barcelona): Mónica Linde y su hija Ciara

Mónica Linde tenía 28 años y llevaba unos meses en su nuevo trabajo como coordinadora de vuelos en Easy Jet. Su Instagram está repleto de viajes, de risas, de fotos con sus amigos y, sobre todo de su hija Ciara, de tres años. Este día de Reyes, Mónica y Ciara fueron asesinadas por Rubén Darío, de 27 años, el padre de la menor y expareja de Mónica. La joven estaba en trámites de divorcio desde diciembre, según fuentes policiales. No había denuncias previas.

12 de enero en Puertollano (Ciudad Real): Olga Savenchuk

Olga Savenchuk, ucraniana de 61 años, acudió al espacio En Compañía, que se emite en Castilla-La Mancha Televisión, para buscar pareja. Una de las llamadas de pretendientes interesados fue la de Antonio Sánchez Gallego, español de 53 años. Tras aquel primer contacto y una relación de cerca de un año, ella se mudó desde Albacete a la casa de él en Puertollano. Un mes después, Antonio le disparó cuatro tiros. Con la quinta bala se suicidó. No existían denuncias previas.

18 de enero en Terrassa (Barcelona): Judith Sánchez M.

Judith y Carlos habían sido pareja durante un tiempo, pero hacía unos meses que se habían separado y la joven había vuelto a vivir en casa de su madre, en las afueras de Terrassa. Tenía 29 años y había empezado unas prácticas como auxiliar de enfermería. Él pasaba de los 40 y era mosso d’esquadra. No aceptaba la separación y la acosaba. El sábado por la noche, esperó a Judith en la entrada del aparcamiento subterráneo de la casa de la joven. Cuando llegó y accedió por la rampa, él entró detrás, a pie. Poco después Carlos le disparó en la cabeza con el arma reglamentaria del cuerpo. Después se suicidó. No había denuncias previas.

22 de enero en La Puebla de Almoradiel (Toledo): Liliana Mateescu

Dimitri Mateescu llamó al teléfono de emergencias 112 para decir que había apuñalado a su esposa, Liliana Mateescu, en su casa de La Puebla de Almoradiel (Toledo). Sus dos hijos, una adolescente de 14 años y un chico de 11, estaban en la vivienda, y se refugiaron en casa de una vecina. Él tiene 50 años y trabaja en una bodega del pueblo, una localidad manchega de 5.890 habitantes. Ella tenía 43 y en los últimos tiempos asumía trabajos esporádicos limpiando o cuidando de personas mayores fuera de La Puebla. Ambos son rumanos. El ataque se produjo pasada la medianoche en una zona residencial de viviendas sociales de la localidad. No existían denuncias previas.

22 de enero en Caniles (Granada): María Concepción Jandro

Manuel Cano, de 77 años, llegó en la noche del miércoles, de un modo que aún se desconoce, al hospital de Baza, ciudad a 10 minutos de Caniles. Estaba en aparente estado de shock y con hipotermia. Durante el tratamiento médico, el hombre tuvo un comportamiento errático y decía cosas incongruentes. Desde el hospital se intentó contactar con el domicilio familiar, pero nadie contestaba. La Guardia Civil de Baza se trasladó a esa dirección, donde encontró a su pareja, María Concepción Jandro, de 73 años, degollada en medio de un charco de sangre en la cocina. No tenían hijos comunes, pero la asesinada sí tenía un hijo de una relación anterior. No existían denuncias previas.

25 de enero en A Pastoriza (Lugo): Manuela Iglesias Fernández

Manuela Iglesias Fernández, de 79 años fue asesinada presuntamente por su marido, Hortensio Ónega, de 82 años, que después del crimen se suicidó tirándose por una ventana de la casa conyugal. Fue en A Pastoriza (Lugo), un municipio de apenas 3.000 habitantes. Lo descubrio la nieta de ambos y su novio.

28 de enero en Sant Joan Despí (Barcelona): Rosa Navarro

Agentes de los Mossos d’Esquadra detuvieron el 28 de enero de madrugada a un hombre de 45 años, de nacionalidad española, como presunto autor de la muerte de su pareja, Rosa Navarro, de 40 años, en Sant Joan Despí (Barcelona). La mujer fue encontrada en su domicilio de este municipio del Baix Llobregat, después de que la familia facilitara el acceso a la vivienda a los agentes. Poco después del hallazgo, los investigadores detuvieron a su pareja en el aeropuerto del Prat, cuando intentaba huir.

Febrero

3 de febrero en Gijón: Lorena Dacuña Fernández

La Policía Local de Gijón encontró el cuerpo sin vida de Lorena Dacuña Fernández, de 41 años, en su casa, situada en el barrio gijonés de La Calzada. Vivía sola y estaba separada. Los agentes encontraron su cuerpo junto a un charco de sangre y un cuchillo, después de que la empresa de limpieza para la que trabajaba alertara de su desaparición. No constaba denuncia previa por violencia machista. Su expareja, que tenía tres denuncias anteriores de otras mujeres por esta causa, fue detenido días después.

7 de febrero en Lugo: Clara Expósito

Clara Expósito, de 49 años, vivía sola en un piso en el barrio de As Gándaras de Lugo, donde fue hallada muerta por su madre, quien acudió a la vivienda de su hija para llevarle comida y alertó a los servicios de emergencias. El cuerpo presentaba heridas de arma blanca en el cuello. La mujer mantenía una relación con Francisco J. Belda Fernández desde el pasado verano. El hombre fue hallado y detenido por el crimen un día después.

8 de febrero en Granada: Ana María Morillas

Ana María Morillas, de 38 años, era maestra. Nacida en Íllora (Granada), donde trabajó hasta que hace un par de años se trasladó a un colegio en La Zubia, muy cerca de la capital. Daba clases a niños de tres años y era responsable del plan de igualdad. Vivía en Granada con su hija de 10 años, fruto de una relación anterior. El asesino confeso era un legionario de 24 años con destino en Viator (Almería). El día del crimen, se reunió con la víctima en la vivienda de esta. Se entregó posteriormente en el cuartel de la Guardia Civil de Guadix.

16 de febrero en Moraira (Alicante): Alina Mocanu

El cuerpo de Alina Mocanu, de 34 años, fue hallado en un contenedor soterrado de la urbanización La Sabatera de Moraira, el lunes 17 por la mañana. Nacida en Rumanía y con un hijo de 14 años, fue asesinada la noche anterior por su pareja, Arthur K., holandés, de 59 años y dueño de una inmobiliaria. Este tuvo que acatar durante casi medio año una orden de alejamiento, cuando un vecino alertó de un episodio de malos tratos. Sin embargo, la víctima se negó a declarar contra su pareja en el juicio, por lo que la orden quedó sin efecto.

25 de febrero en Aznalcóllar (Sevilla): María del Mar Castro

María del Mar Castro, ama de casa de 43 años, fue asesinada por su marido, Eugenio Luque, de 51 años, con una escopeta de caza, antes de suicidarse. El asesinato se produjo en el domicilio de la pareja, que vivía junto a sus tres hijos, dos chicas de 15 y 20 años y un niño de cuatro, que se encontraba en la vivienda cuando Luque, minero y cazador al que se le habían retirado varias armas autorizadas, disparó a su mujer. No había denuncias previas ni contaba con antecedentes.

26 de febrero en Fuenlabrada (Madrid): Manuela San Andrés

Manuela San Andrés, de 75 años, tuvo fuerzas después de ser apuñalada por su marido, Benjamín Serrano, de 73, para llamar a la puerta de su vecina diciéndole que estaba herida y que apagara el gas en su vivienda. La vecina llamó a Emergencias. Para cuando llegaron la Policía Nacional y el Summa-112, Manuela estaba en el rellano de la escalera y había entrado en parada cardiorrespiratoria. Murió en la ambulancia. Su agresor se había autolesionado en el abdomen y el cuello. No constaban denuncias previas.

Marzo

2 de marzo en Posadas (Córdoba): Concepción Fernández

Concepción Fernández, de 67 años, se había separado de Francisco Torres, de 69, hace un año, aunque habían convivido en la misma casa hasta un mes antes del crimen. Ese día, Concepción, muy activa en movimientos asociativos del pueblo de Posadas, volvió al domicilio familiar a recoger algunas cosas. Su exmarido la asesinó y después intentó quitarse la vida de un disparo.

9 de marzo en Villanueva de Castellón (Valencia): Mónica Espinola

Mónica Espinola, de 37 años, ingresó en la noche del viernes 6 de marzo en el Hospital La Fe de Valencia, con un disparo en la cabeza. Murió el domingo 8, Día de la Mujer. Juan Salvador, con quien llevaba conviviendo dos años, aseguró que se le había disparado accidentalmente el arma mientras la manipulaba. No constaban denuncias por malos tratos, pero los investigadores tratan de averiguar si la mujer, madre de dos hijos de una relació anterior, sufrió un aborto a causa de una paliza que presuntamente le habría propinado el detenido. Salvador tiene antecedentes por tráfico de drogas.

11 de marzo en Abanto (Bizkaia): Miren Uranga y su hija, Paula Méndez

Miren Uranga, de 56 años, y su hija Paula Méndez, de 24, fueron degolladas por su marido y padre en la casa familiar, en la localidad de Abanto-Zierbana. Faustino Méndez Sanbonis, dueño de una inmobiliaria de 60 años, fue detenido horas después en Portugalete por el doble crimen. No constaban denuncias. Los cadáveres fueron hallados después de que el agresor confesase los hechos al camarero de un bar de Santurtzi, y este avisara a la policía. La hija, Paula, estudiaba Derecho y Administración de Empresa.

20 de marzo en Almassora (Castellón): Karina Andrés

Karina Andrés, de 35 años, fue asesinada este 20 de marzo por su marido, José F. F., de la misma edad, ante los dos niños de la pareja. El agresor se entregó después a la Guardia Civil. Se trata de la primera víctima mortal de la violencia machista durante el confinamiento impuesto por el estado de alarma, una situación que hace que las mujeres maltratadas sean especialmente vulnerables.

Abril

4 de abril en Las Palmas de Gran Canaria: E. G. P.

E.G.P, de 78 años, había presentado dos denuncias contra su marido, J.P.A, de 62, pero no quiso continuar con el procedimiento judicial, por lo que no se dictaron medidas de protección. El 4 de abril, al inicio de la cuarta semana de estado de alarma, fue asesinada en la vivienda que compartían en Las Palmas de Gran Canaria. El propio agresor llamó a la policía.

Mayo

27 de mayo en l’Escala (Girona): Annick Chenut

El litigio por la propiedad de la vivienda familiar se apunta como el principal detonante del asesinato machista y posterior suicidio que tuvo lugar el 27 de mayo en en l’Escala (Alt Empordà). Francesc L.P., de 72 años y de nacionalidad española, mató a su mujer, Annick Chenut, de 65 y origen belga, a cuchilladas y posteriormente se colgó de un árbol. Antes de quitarse la vida, sobre las tres y cuarto de la madrugada, habría mandado un correo electrónico a su hija, que vive en Barcelona, pidiéndole que no se culpabilizase de lo sucedido e informándola de que había limpiado la casa y que sería pare ellos. Al llegar al lugar los mossos encontraron los cadáveres y gran cantidad de notas repartidas por la vivienda. En 2018, la pareja, casada en segundas nupcias, presentó una demanda de separación, pero quién se quedaría con el gran chalet en la cima de una montaña con vistas a la bahía en el que vivían había generado una muy mala relación entre ambos.

30 de mayo en Esplugues de Llobregat (Barcelona): Josefa A.

Los mossos detuvieron a la pareja Josefa A., una mujer de 51 años hallada muerta a primera hora del día 30 en su casa de Esplugues de Llobregat (Barcelona) con heridas de arma blanca. El presunto autor del crimen fue detenido en Badalona. En 2019, la mujer había sufrido un episodio de violencia, en la localidad barcelonesa de Gavà. En aquella ocasión, la víctima no identificó al autor y no dijo quién le había provocado las lesiones por las que fue atendida en un hospital. Tampoco quiso denunciar la agresión ni acudió a las citas del forense que le citó para practicar reconocimiento. La causa, abierta en mayo, se archivó en noviembre ante la imposibilidad de continuar con la investigación.

Junio

14 de junio en Úbeda (Jaén): María Belén

Un hombre asesinó a su mujer, María Belén, de 46 años, y a sus hijos, de 12 y 17 años en Úbeda (Jaén). El agresor, de 52 años, se suicidó tras el crimen. La mujer no había presentado denuncia por violencia de género contra su agresor, trabajador en una cooperativa agraria. Al acceder al domicilio donde esta familia vivía de alquiler, los agentes hallaron malherido en el rellano al mayor de los hijos. Había intentado huir tras ser apuñalado, pero falleció poco después de ser trasladado al hospital San Juan de la Cruz. En el salón estaba el cuerpo sin vida de la madre, con varias heridas de arma blanca, y en un dormitorio, el del hijo pequeño, también muerto a cuchilladas.

Julio

13 de julio en Torrejón de Ardoz (Madrid): Madalina M.

Un hombre de 37 años fue detenido por el asesinato de su pareja, Madalina M., de 31 años, en el municipio madrileño de Torrejón de Ardoz, después de que la llevara al hospital y explicara que se había atragantado con una espina, según informó la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Un portavoz del Summa 112 explicó que la mujer presentaba un traumatismo craneoencefálico severo, una otorragia o sangrado por el oído y dificultad respiratoria. El agresor no tenía antecedentes por violencia de género ni de otro tipo. Tanto el hombre como la mujer son de nacionalidad rumana.

14 de julio en el barrio del Raval (Barcelona): Gloria Oriana

Gloria Oriana, una mujer de 21 años y nacionalidad uruguaya fue asesinada en un piso de la rambla del Raval de Barcelona. Los Mossos d’Esquadra detuvieron a su compañero sentimental, de 35 años. Los vecinos escucharon gritos en una vivienda y llamaron a los mossos que encontraron en el domicilio a la mujer en estado crítico tras haber recibido un corte con un arma blanca en el cuello. En el momento del crimen se encontraba el hijo de la víctima, de tres años.

20 de julio en Santa Úrsula (Tenerife): Carolina Fumero

La Guardia Civil encontró en una fosa séptica, situada en el interior de una vivienda del municipio de Santa Úrsula (Tenerife), el cuerpo de Carolina Fumero, de 43 años. Los agentes arrestaron a su expareja, un varón de 44 años, que tenía una orden de alejamiento dictada el pasado mes de mayo por agredirla en la vía pública. Fue en ese momento cuando rompieron la relación sentimental que mantenían. Además, hay constancia de otras denuncias previas por violencia machista. Los agentes también arrestaron a otras cuatro personas, una acusada de encubrir presuntamente los hechos y las otras tres, de omisión del deber de impedir un delito o promover su persecución.

21 de julio en Son Espases (Palma): Lillemor Christina Sundberg

Lillemor Christina Sundberg falleció en el hospital de Son Espases, Palma, a causa de las lesiones provocadas por su marido la semana anterior. El hombre, de 55 años que fue detenido tras los hechos por la Policía Nacional, propinó una patada en la cara a la mujer que la tiró al suelo y, al caer, la víctima sufrió un golpe en la cabeza. Antes de ser trasladada al hospital, la mujer manifestó a los agentes que su marido le había agredido de forma muy violenta. La pareja se casó hace siete años y en el historial del agresor constan numerosos antecedentes policiales. En 2016 fue detenido por maltrato a su mujer y en marzo de 2019 un juzgado dictó contra él una orden de alejamiento por espacio de seis meses, que expiró en septiembre de ese mismo año.

Agosto

5 de agosto en Corral-Rubio (Albacete): Teresa

Teresa, una mujer de 83 años fue encontrada sin vida y con un golpe en la cabeza en su domicilio de Corral-Rubio (Albacete). Horas más tarde, la Guardia Civil detuvo a su marido, un agricultor jubilado. La pareja tenía cuatro hijos, de los cuales tres se encontraban en la localidad. Fuentes de la Delegación del Gobierno confirman que no había denuncias previas en el seno de la familia.

8 de agosto en La Línea de la Concepción (Cádiz): Ana A. P. L.

Ana A.P.L., de 44 años y sin hogar, apareció muerta en el parque de La Línea de la Concepción en el que solía dormir. La mujer presentaba hematomas por todo el cuerpo y la autopsia corroboró que falleció víctima de una hemorragia interna provocada por un “fuerte traumatismo en el costado”. Su pareja sentimental, un hombre de 42 años de Algeciras, fue detenido acusado de la muerte. Ella había denunciado a su agresor en ocasiones anteriores, aunque sobre él no pesaba orden alguna de alejamiento en vigor, según confirmó la Policía Nacional.

15 de agosto en La Granja (Segovia): Alina Erica

Alina Erica, de 37 años, fue asesinada a cuchilladas por su expareja, Dan Ciule, de 42, en plena calle en La Granja (Segovia). El Servicio de Emergencias acudió al lugar tras recibir varias llamadas de alerta y al llegar encontraron a la mujer en parada cardiorrespiratoria en la vía pública. Tras intentar reanimarla sin éxito confirmaron su fallecimiento. El agresor presentaba lesiones graves autoinfligidas y fue trasladado al Hospital General, donde murió. La vícitma habló el día anterior con la Guardia Civil, según El Norte de Castilla. Erica fue al cuartelillo y lo encontró cerrado, pero los agentes la localizaron y hablaron con ella. Contó que tenía problemas con su expareja, pero no presentó denuncia. La mujer era madre de una menor de 16 años.

19 de agosto en Cartagena (Murcia): Rosalía F. M.

Rosalía F. M., de 61 años, murió después de casi un mes en la UCI a consecuencia de los golpes propinados por su marido con un martillo en la cabeza el pasado 22 de julio. El hombre fue el que, tras los hechos, alertó a la Policía Local de Cartagena (Murcia) y los agentes de dicho cuerpo procedieron a su detención. La pareja tenía una hija mayor de edad en común y no constan denuncias previas por violencia de género.

22 de agosto en Santander: Nancy Paola Reyes García

Nancy Paola Reyes García, de 29 años, fue asesinada el 22 de agosto, aunque su cadáver no se halló hasta casi un mes después, el 17 de septiembre, y fue identificado el 22 de septiembre. Nancy Paola, de origen guatemalteco, vivía en Ciudad Real con su pareja, un joven de origen colombiano de 28 años. Ambos se desplazaron a Santander unos días, donde desapareció, según denunciaron los hermanos de la joven, y fue hallado su cuerpo descuartizado. La víctima tenía dos hijos menores de edad y no constaban denuncias previas.

23 de agosto en Valencia: Yesica Daniela G.

El cuerpo de Yesica Daniela G., de 33 años, fue hallado en el maletero de un coche varios días después de que una amiga denunciara su desaparición. Era auxiliar de enfermería, de origen suramericano y nacionalidad española, y vivía en Valencia con su novio, J.E. J. O., de 28 años, desde hacía ocho meses. Según las investigaciones, el crimen se produjo la noche del 23 de agosto, al parecer, según relatan vecinos y amigos de la víctima, después de una fuerte discusión en la que Yésica quiso poner fin a su relación. El presunto asesino huyó, y fue detenido el 3 de septiembre en una estación de trenes de Ginebra (Suiza).

29 de agosto en Águilas (Murcia): Saloua

Saloua, de 41 años, fue asesinada por su marido, Abdellatif, de 45, que no aceptaba que ella se quisiera divorciar. El cuerpo de la mujer fue encontrado por los dos hijos de la pareja, menores de edad, cuando regresaron a la vivienda familiar. Uno de ellos avisó de lo ocurrido a una patrulla de la Policía Local de Águilas, que se encontraba por las inmediaciones.

Septiembre

10 de septiembre en Jerez de la Frontera (Cádiz): Eugenia C.

Eugenia C., de 53 años, murió por los golpes propinados con un martillo por su marido, de 55 años, en una vivienda okupada en Jerez de la Frontera (Cádiz). La mujer, que necesitaba una silla de ruedas, era de nacionalidad rumana, al igual que el agresor, y ejercía la mendicidad.

12 de septiembre en Oviedo: Susana Criado

Susana Criado, de 60 años, murió horas después de ingresar en el Hospital Universitario Central de Asturias, en Oviedo. Sufría varias cardiopatías, e ingresó grave tras recibir varios puñetazos por su pareja, entre ellos. Tras ser detenido y tomarle declaración, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer le dejó en libertad el día 15 ya que el fallecimiento pudo deberse “a causas naturales derivadas de las numerosas patologías previas que sufría la mujer”, aunque sigue instruyéndose una causa contra él por lesiones.

24 de septiembre en Valencia: Li Na

Li Na, de 26 años, llevaba unos meses viviendo en un piso en Valencia con su pareja, de 24, al que había conocido por Internet. Tras una discusión, al parecer por celos por unos mensajes de WhatsApp, el joven, de nacionalidad española y origen peruano, mató a la víctima, de nacionalidad china. El propio agresor avisó a emergencias 112 y contó a la policía de lo que había hecho.

25 de septiembre en Los Barrios (Cádiz)

Lo que parecía inicialmente un accidente de tráfico, producido el 25 de septiembre en la autovía que conecta Jerez de la Frontera con Los Barrios (Cádiz), a la altura de esta última localidad, se confirmó el 13 de octubre como un asesinato machista. Los dos cadáveres hallados entre el amasijo de hierros de una autocaravana pertenecían a una mujer de 32 años y nacionalidad francesa, que según la autopsia ya estaba muerta antes del choque, con un fuerte traumatismo craneal, y a su pareja, un inglés de 28 años al que se cree ahora causante del accidente.

Noviembre

3 de noviembre en Palma

Un hombre de 35 años de edad fue detenido por la Policía Nacional en Palma de Mallorca acusado de matar a su pareja, de 32 años, y de tratar de ocultar su cadáver. Los hechos tuvieron lugar en la zona de Es Secar de la Real, un barrio rural situado a las afueras de la capital balear. El detenido realizó una serie de llamadas a varios familiares afirmando que había tenido un accidente de coche. La mujer tenía cuatro hijos menores de edad.

9 de noviembre en Lloret de Mar (Girona)

Un hombre acabó con la vida de su pareja —ambos de nacionalidad belga— y posteriormente confesó el crimen en las dependencias de la Policía Local. La pareja estaba casada pero, según dijo el marido, él se había ido a Bélgica unos dos años con otra mujer. El diciembre pasado volvió a Lloret y retomaron la relación. Según el detenido, el domingo por la noche ella tuvo un ataque de celos porque descubrió que seguían en contacto, se puso furiosa, le amenazó, y él la estranguló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *