Van Morrison ruge contra el confinamiento: "No más excesos del Gobierno, no más matones fascistas"

Van Morrison se ha convertido en el emblema de la "resistencia" ante las nuevas restricciones del Coronavirus anunciadas por Boris Johnson. El <em>León de Belfast</em>,…

Van Morrison se ha convertido en el emblema de la «resistencia» ante las nuevas restricciones del Coronavirus anunciadas por Boris Johnson. El León de Belfast, como popularmente se el conoce, ha lanzado su último «rugido» bajo el título No More Lockdown (No más confinamiento) y ha acusado al Gobierno británico de actuar «como matones fascistas que quieren alterar nuestra paz».

A sus 75 años, con seis premios Grammy a sus espaldas, distinción de honor en el Salón de la Fama del Rock y máximo reconocimiento como oficial de la Orden del Imperio Británico, Sir Van Morrison es poco menos que una leyenda viva en su tierra. Pese a todos sus atributos musicales -incluidos temas inmortales como Domino o Wild Night- el consejero de Sanidad de Irlanda del Norte Robin Swann no ha dudado en arremeter contra él en un artículo escrito precisamente en la revista Rolling Stone.

«Esperábamos algo mejor de él», escribe Swann. «Lo que está diciendo es de hecho peligroso y puede animar a la gente a no tomarse en serio el Coronavirus. Si lo ves como una gran conspiración, entonces eres menos proclive a seguir los consejos de salud pública que ayudarán a otros a mantenerse a salvo».

Swann va aún más allá y acusa a Morrison de actuar de un modo «descabellado e irresponsable» con la letra (y música) de su himno anti-confinamiento: «Sus palabras van a dar argumentos a los teóricos de la conspiración que han emprendido una cruzada contra las mascarillas y las vacunas y que piensan que todo esto es un complot global para quitarnos las libertades. Solo espero que nadie le tome en serio. El no es ni un gurú, ni un profesor».

No guru, no method, no teacher se titulaba precisamente el álbum que lanzó en 1986 Van Morrison, que ocasionalmente había metido el pie en la política por el proceso de paz en Irlanda del Norte. A medio camino entre Estados Unidos y las islas británicas, sus querencias libertarias eran públicas y notorias, pero nunca habían saltado a la palestra como hasta ahora por las severas restricciones impuestas ante la pandemia.

«No más confinamientos/ no más excesos del Gobierno/ no más matones fascistas/ alterando nuestra paz», dice la letra de su última canción. «No más recortes de nuestras libertades/ de nuestros derechos dados por Dios/ alegando que es por nuestra seguridad/ cuando en realidad es por nuestra esclavitud».

No more lockdown es uno de los tres temas con el trasfondo del Coronavirus que el cantante norirlandés lanzará a partir del 25 de septiembre y que pretende incluso presentar en el Palladium de Londres (siempre y cuando respete las reglas de distanciamiento social). Los otros dos temas se titulan Born to be Free y As I walked out. En todos ellos arremete de una manera u otra contra el Gobierno británico y llega incluso a cebarse con «los científicos del Imperial College» por justificar el confinamiento con «hechos distorsionados».

«No estoy diciendo a la gente lo que debe hacer o pensar», se defiende el cantante norirlandés en un comuniado. «El Gobierno ya está haciendo un buen trabajo en ese sentido… Lo que yo defiendo es la libertad de elección. Creo que la gente debería tener la libertad de pensar por sí mismos».

A finales de agosto, Van Morrison se desmarcó ya con un llamamiento a «cantantes, compositores, productores y promotores» para hacer causa común en la resistencia ante las restricciones por el Coronavirus que tanto impacto están teniendo en la industria musical: «Dad un paso al frente, luchad contra la pseudociencia y hablad en voz alta».

Al menos dos notorios representantes del Britpop han recogido el testigo. «No al confinamiento, no a los test, no a las mascarillas y no a las vacunas», escribió en Twitter Ian Brown, ex líder de los Stone Roses. Brown ha sacado también su propio anatema musical, titulado Little Seed Big Tree, en el que habla de «la falsa vacuna como un mal sueño» y del «confinamiento masónico en tu propia ciudad».

Noel Gallagher, ex guitarrista de Oasis y ahora líder de los High Flying Birds, se ha sumado también a la insurrección proclamando en las redes su intención de no llevar mascarilla en las tiendas, en el tren o en los espacios públicos: «Nos están quitando demasiadas jodidas libertades… He decidido no llevarla».


Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Reino UnidoBoris Johnson asegura que sólo volverá a cerrar las escuelas "como último recurso"
MúsicaEl presidente del Teatro Real: "Algunos espectadores querían que no se celebrara la función"
Salud"Sin voluntarios no hay vacuna. Yo repetiría"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *