Viaje al centro de la orquesta (con Gustavo Dudamel)

¿Cómo sería oír la Quinta de Beethoven desde la posición de un chelo de la orquesta? ¿Y de uno de los vientos? ¿Cómo la escucha el director de orquesta? Es más, ¿cómo sonaría un violín si pudiéramos por un momento convertirnos en una mota de polvo que revolotea por su interior? Todas esas experiencias musicales las aborda el peculiar proyecto Symphony con el que la Fundación ‘la Caixa’ quiere acercar la música clásica a todo el mundo.

De la mano del maestro venezolano Gustavo Dudamel, que se ha prestado a dirigir la Mahler Chamber en esta grabación y también a ser hilo conductor del video, este peculiar proyecto da un paso adelante en la experiencia inmersiva acústica y visual. Nunca antes la realidad virtual había buscado proporcionar semejante vivencia de la música clásica. Las adaptaciones cinematográficos del fantástico Viaje al centro de la Tierra de Jules Verne acaban de verse superadas de algún modo por este emocional viaje al centro de la orquesta.

Gustavo Dudamel y los músicos de la Mahler Chamber Orchestra durante el rodaje de 'Symphony', el proyecto de La Caixa que quiere ser un viaje al corazón de la música
Gustavo Dudamel y los músicos de la Mahler Chamber Orchestra durante el rodaje de ‘Symphony’, el proyecto de La Caixa que quiere ser un viaje al corazón de la música (Marc Campa/La Caixa)

Cuatro años ha dedicado ‘la Caixa’ a esta idea, con guion y dirección de Igor Cortadellas. Y ahora la sirve en el CosmoCaixa de Barcelona de forma gratuita hasta el día 8 de octubre en que comenzará a recorrer un centenar de ciudades de España y Portugal durante la próxima década…

“Con esta experiencia inédita y cautivadora, queremos contribuir a divulgar la música clásica a través de las composiciones sinfónicas y llevarla al gran público, así como a todos los amantes de la música que se pueden sentir atraídos por ella, en un viaje sin precedentes al corazón del alma humana”, asegura la directora general adjunta de la Fundación ‘la Caixa, Elisa Durán.

Entrada gratuita

‘Symphony’ se instala en el CosmoCaixa de Barcelona hasta el 8 de octubre. Luego recorrerá un centenar de ciudades de España y Portugal durante una década

Gustavo Dudamel ha viajado este martes a Barcelona para la presentación, a falta de tres días para que inaugure en el Palau de la Música Catalana, con la Sinfónica de Galicia, el Cor de Cambra del Palau y el Orfeó Català, una temporada musical que necesita de estímulos. Como esta Novena de Beethoven que tiene previsto dirigir y que el sábado repetirá en el Teatro Real, con la orquesta de la sala.

“Cuando nos sentamos con mis amigos en la Fundación ”la Caixa” para soñar sobre qué queríamos conseguir con este proyecto, vimos muy claro desde el principio que compartíamos tres creencias principales: que la música puede transcender nuestras diferencias, propiciar el empoderamiento individual y promover la integración social”, afirma Dudamel “Este proyecto es una encarnación perfecta de aquellos valores compartidos, una exposición móvil que ofrecerá a decenas de miles de personas acceso a la música sinfónica y, espero, suscitará una mayor apreciación de esta forma de arte. También deseo que enriquezca e inspire las personas que estuvieron implicadas en la preparación e interpretación de esta maravillosa, y un poco alocada, producción”.

La música puede transcender nuestras diferencias, propiciar el empoderamiento individual y promover la integración social”

Efectivamente, esta exposición móvil la forman dos unidades desplegables, esto es, la caja de un trailer de camión que lleva incorporada las ruedas para ser transportada. Son dos salas de prácticamente cien metros cuadrados cada una en las que se han extremado las medidas de seguridad anti Covid, como este antifaz desechable que evita el contacto del rostro con las gafas de realidad virtual.

En la primera unidad,una película panorámica de grandes dimensiones que juega a convertir en música los sonidos de la naturaleza o de la vida urbana en tres puntos distintos del planeta. Al final, las tres historias rodadas en el Mediterráneo, Nueva York y Colombia, con las músicas propias del lugar, convergen y se convierten en preámbulo de la experiencia de realidad virtual inmersiva.

Una vez calzadas las gafas, el espectador aparece en medio del escenario del Gran Teatre del Liceu, la sala -impresionante- en que Dudamel, los 60 músicos de la Mahler Chamber Orchestra y los 41 jóvenes artistas de la Fundación Gustavo Dudamel –representando a ciudadanos de 22 países en 5 continentes– se disponen a interpretar la Quinta Sinfonía de Beethoven. Sonarán también Mahler y Bernstein.

La silla giratoria permite junto con el giro de cabeza abarcar visualmente los 360º, y aunque el público no cambia de localidad, la película le transporta al lugar adecuado en el momento oportuno de la partitura: comenzando por la primera corona de violines, saltando en el solo de flauta a la sección de vientos –cosa que permite escuchar los fagotes, un instrumento que habitualmente no se oye–, e incrustarse luego en la sección de contrabajos o en la de percusión.

Hemos ido a grabar el sonido desde dentro de la orquesta, no en su globalidad, para crear la sensación de proximidad con los músicos”

“Hemos ido a grabar el sonido desde dentro de la orquesta, no en su globalidad. Tanto el sonido como la imagen están trabajados para tener esta percepción, para tener la sensación de proximidad e intimidad con los músicos. Y está rodado en 3D con todo el Liceu escaneado para generar esta sensación de confortabilidad”, explica Igor Cortadellas, el artífice de las iniciativas pandémicas que tuvo la Simfònica y el Cor del Liceu como el exitoso Nessun Dorma confinado.

¿Cómo debe ser situarse en el interior de un violín y escuchar desde ahí su sonido? 'Symphony' trata de dar respuesta a estas fantasías acúsitcas y sensitivas
¿Cómo debe ser situarse en el interior de un violín y escuchar desde ahí su sonido? ‘Symphony’ trata de dar respuesta a estas fantasías acúsitcas y sensitivas (Igor Cortadellas / La Caixa)

Hasta 42 tarimas se instalaron en el escenario del Liceu para crear una suerte de piscina en la que situar a los músicos y su director. El rodaje tuvo lugar el verano del 2019, cuando la Mahler Chamber y Dudamel tenían cita en el Festival de Peralada con el Sueño de una Noche de Verano de Mendelssohn. Y en él se utilizaron siempre dos cámaras pegadas por sus respectivas partes traseras, para rodar 180º + 180º, y luego coser frame por frame. Una labor de chinos.

Y a partir de ahí llegan las situaciones imposibles, como entrar en la caja de un violín e imaginar cómo suena desde ahí dentro.O hacer lo mismo con una trompeta… el sonido pasando por el tubo y luego expandiéndose en el pabellón.

Con el luthier David Bagué ultimando la construcción de un violín. Estas imágenes forman parte de la película de realidad virtual de 'Symphony'
Con el luthier David Bagué ultimando la construcción de un violín. Estas imágenes forman parte de la película de realidad virtual de ‘Symphony’ (Igor Cortadellas / La Caixa)

“Esta tecnología la ha utilizado el cine para simular vuelos, pero también puede estar al servicio de la poesía,de un viaje iniciático y casi metafísico”, apunta Cortadellas. “Nos hemos querido preguntar dónde se produce el sonido, cómo debe ser el instrumento visto por dentro, cómo se pueden deconstruir los instrumentos de una orquesta y detenernos a escuchar el sonido del luthier esculpiendo la madera”.

El luthier, por cierto, es David Bagué, que se ha prestado desde su estudio en el barrio barcelonés de Gracia a este experimento de I+D con el que se busca “inspirar, sugerir, abrir la percepción de la gente para que se deje llevar por la música”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *