William Kentridge o la danza de la vida

En el año 2015, cuando la epidemia provocada por el virus del ébola recorría el continente africano con su danza macabra, William Kentridge (Johannesburgo, 1955) creó More Sweetly Play The Dance , un emocionante friso en movimiento en el que personajes animados a tamaño real desfilan en procesión tras una banda de música africana. Enfermos atados a un gotero intravenoso y refugiados que soportan todo el peso del mundo sobre sus hombres, seres que arrastran cadáveres, sacerdotes que brincan alegremente, esqueletos asustados en una carretilla empujada por un cojo, plutócratas envarados y mineros exhaustos… En una de las salas del CCCB, los personajes saltan sin cesar de pantalla en pantallas (son ocho y ocupan 40 metros de longitud) hasta que al final una bailarina en zapatillas de punta, Dada Masilo, pone fin al carnaval recordándonos que si bien todos caminamos hacia la muerte, bailar nos hace sentir vivos. El mensaje, en tiempos de coronavirus, resuena extrañamente conmovedor y reconfortante.

Instalación inmersiva

‘More Sweetly Play The Dance’ nos recuerda que si bien todos caminamos hacia la muerte, bailar nos hace sentir vivos

Desde su estudio de Johannesburgo, donde ha estado recluido los últimos meses y ya felizmente recuperado del coronavirus, el artista explica a través de streaming que la pieza se inspira en la tradición medieval de la danza macabra, según la cual el baile mantiene a raya a la muerte. More Sweetly Play The Dance, espectacular pieza inmersiva que a partir de enero se exhibirá de formará permanente en una nave de Planta, el proyecto que impulsa la Fundación Sorigué en una gravera de Balaguer, forma parte de Lo que no está dibujado , la exposición con la que el CCCB trae de vuelta al creador sudafricano, una de las voces imprescindibles de la creación contemporánea, después de su memorable exposición del Macba en 1999.

Una visitante contempla uno de los tapices expuestos en la muestra
Una visitante contempla uno de los tapices expuestos en la muestra (Xavier Cervera)

La muestra, fruto de la colaboración del centro barcelonés con la Fundació Sorigué y el Eye Filmmuseum de Ámsterdam, presenta además once películas de su serie de dibujos Drawing for Projection, que inició en 1989 –“de haber sabido que tendría continuidad habría sido más cuidadoso con los personajes y el guión”, ironizó ayer– y en las que rescata algunos capítulos de la memoria traumática del apartheid, esas “cicatrices del pasado”, en palabras de Judit Carrera, la directora del centro, que le sirven para hablar de los conflictos y las violencias y del presente.

La exposición presenta por primera vez juntas las once películas de la serie Drawing for Projection
La exposición presenta por primera vez juntas las once películas de la serie Drawing for Projection (Xavier Cervera)

La exposición reúne algunas de sus obras más emblemáticas y estrena en Europa su último filme ‘City Deep’

Comenzó con Johannesburgo, la segunda ciudad más grande después de París , en la que abordaba el crecimiento desenfrenado de la ciudad gracias a la codicia capitalista y la explotación minera, y en City Deep , su última entrega, muestra las consecuencias de todo aquello a través de los zama zama, el fenómeno de los mineros que ahora hurgan en los restos de las excavaciones, cuyas figuras tristes entrelaza con las de un museo, la Johannesburg Art gallery, que se levantó con las donaciones de quienes hicieron inmensas fortunas con las minas y hoy se encuentra en un proceso de declive terminal. La película se estrena por primera vez en Europa y se acompaña de dibujos preparatorios de la serie.

La muestra arranca con unas jornadas de puertas abiertas este fin de semana
La muestra arranca con unas jornadas de puertas abiertas este fin de semana (Xavier Cervera)

La exposición, que arranca con unas jornadas de puertas abiertas (con reserva previa), se completa con nueve tapices de gran formato en los que sobre un fondo de viejos mapas superpone personajes escapados de sus películas y óperas. Paralelamente a la muestra, el CCCB ha organizado una programa de debates que comienza este sábado con un diálogo entre Kendtridge y Nalini Malani, artista que actualmente expone en la Fundació Miró, que puede seguirse desde el vstíbulo del centro o por streaming.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *