Zumalacárregui, Dios, patria, rey, fueros… y cojones

El carlismo tuvo en él a su mejor ‘guerrillero’, un hombre aguerrido que llevó hasta el final y con todas las consecuencias su fervor por…

PREMIUM
Actualizado

En la rica historia del cojonudismo hispánico ocupa puesto de honor el carlismo. Nació como una fracción monárquica empecinada en la lealtad a un rey que no lo era, explotando la oposición entre legalidad y legitimidad que tantos ríos de tinta y de sangre viene vertiendo desde que Esaú vendiera su primogenitura por un plato de lentejas. Fernando VII no había dejado heredero varón, sino a Isabelita II, así que derogó la prevalencia masculina en la línea sucesoria. Luego se arrepintió, presionado

Para seguir leyendo, hazte Premium

¿Ya eres Premium? Inicia sesión

Mensual

Oferta de verano

1€

/mes durante 2 meses

y después 7,99 €

Anual

4 meses gratis

59€

Gratis 1 año de Legálitas Estándar (valorado en 240€)

Descubre qué es Premium

Cancela cuando quieras

Consulta los términos y condiciones del servicio

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *